Te lo aclaro

¿Adiós a la corbata?

Corbata de la firma SOLOIO
photo_cameraCorbata de la firma SOLOIO

Desde que llegó el ‘Casual Friday’ a España la vestimenta para trabajar es mucho más relajada. Esto ha hecho que el hombre deje a un lado la corbata en la oficina. Pero, según los expertos, por esta misma razón las ventas de este accesorio van en aumento. La corbata sigue siendo el complemento estrella en los 'looks' más formales y el accesorio más recurrente para eventos de etiqueta. Además, los emprendedores también han provocado que se pueda combinar con todo tipo de prendas. Parece que las corbatas de diseños más atrevidos están saliendo a la luz.


Hace seis años llegó la libertad del ‘dress code’. Dockers, una marca de chinos (pantalones), habían inventado un nuevo tejido, que no era ni pantalón de traje ni vaquero, si no de otro tipo y necesitaban darle salida. La empresa hizo una estrategia comercial y se inventaron el Casual Friday. A raíz de este nuevo invento, más de 700 empresas de Estados Unidos propusieron que los viernes se vistiera de una manera más “informal”.

Y aquí nació la tradición del Casual Friday, una forma de que el viernes nos “liberáramos” de la rigidez del traje al menos un día a la semana. Lo cierto es que esa forma de vestir en el trabajo, a medio camino de lo formal y lo informal, es cada vez más habitual. Hay muchas empresas en las que el código de vestimenta se relaja y se vuelve indefinido.

El Casual Friday surgió también a raíz de que los jóvenes emprendedores abrieron start ups de ropa más casual, enseñándonos cómo poder vestir elegante sin necesidad de accesorios como la corbata o los tacones.

Lo cierto es que hay complementos que cada día vemos menos y la corbata es uno de ellos. Y es que desde que surgió el Casual Friday las empresas “se relajaron” en la etiqueta laboral y ahora la corbata se sustituye por pañuelos o simplemente, desaparece.

Código de vestimenta de las empresas

Desde Auditorías hasta Start Ups, El Confidencial Digital ha tenido acceso a distintos códigos de vestimenta de las empresas para ver de qué manera la corbata ha dejado de ser indispensable.

En la auditoría Grant Thorton dividen su vestimenta en “Executive Presence” y “Casual Business”. El primero es para cuando tienes que estar de cara al cliente y es estrictamente necesario de lunes a jueves: tacones, pantalones, faldas y blusas sin tonos llamativos para las mujeres y para los hombres incluye zapatos, traje y la corbata como “requisito indispensable”. El segundo se implanta solo los viernes: los hombres con zapatos y pantalones de vestir, camisa clara y americana sin necesidad de corbata y para las mujeres igual que de lunes a jueves pero sin necesidad de tacones.

De todos modos, la empresa deja claro que “aunque no vayáis a salir a reuniones, ni tengamos previsto recibir visitas, nuestro aspecto tiene que ser adecuado porque estamos en una oficina y nuestra profesionalidad y respeto a nuestros compañeros así lo exige”.

Fuentes de Grant Thorton explican a ECD que en las auditorías suelen ir con corbata porque trabajan mucho día a día de cara al cliente, pero que si no van sin ella y tienen una en el cajón guardada “por si surge algo importante”.

Por otro lado, en algunas empresas como consultoras u otros despachos, llevan corbata cuando trabajan de cara al cliente, pero hay otros que nunca la llevan y la tienen de repuesto en el cajón de su mesa. Y en los bancos, por ejemplo, igual. Eso sí, el traje sigue siendo indispensable aunque no lleves corbata.

Sin embargo, en las multinacionales, empresas tecnológicas, redacciones o start ups, aunque tengas una reunión con algún cliente, el traje no es necesario. Con chinos, camisa y americana es sufiiciente. 

Hablan los expertos

Para que quede más claro a dónde ha ido a parar la corbata y por qué cada vez la vemos menos, El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con SOLOIO, una empresa de moda que dedica gran parte de su producción a las corbatas.

Fuentes de marketing de SOLOIO explican que, a pesar de que actualmente el código de vestimenta para trabajar es mucho más relajado y que el hombre no tiene que llevar corbata como un complemento obligatorio, ha hecho que las ventas de este accesorio crezcan. Pero, ¿por qué?

Aquí viene el quid de la cuestión. Y es que aunque parezca que vemos menos corbatas, cada día hay más. Mucha culpa la tienen esos emprendedores que optaron por abrir una start up vendiendo corbatas de colores combinándolas con chinos e incluso con vaqueros. Ese ‘boom’ hizo que muchas marcas optaran por diseñar corbatas de colores y con diseños más originales. Un hecho que ha provocado que la gente la utilice en los ‘looks’ más informales.

La empresa de moda SOLOIO opta por este tipo de corbatas. Sus diseños son muy atrevidos, se decantan por colores llamativos y dibujos extravagantes. Explican a ECD que precisamente es eso lo que ha hecho que sus ventas hayan aumentado un 5% más durante el 2017, con respecto al año anterior. Esto ha supuesto el 25.62% de sus ventas, llegando a vender más de 45.000 corbatas. “Ahora el hombre busca diferenciarse y vuelve a reivindicar la corbata como un accesorio que le aporta elegancia”.

Asimismo, la empresa de moda explica a ECD que esto fue un ‘boom’ para que los hombres que llevan traje se sintiesen más liberados. A raíz de esto, las empresas también se relajaron y decidieron incorporar dentro de su código de vestimenta el poder ir sin corbata a la oficina y solo llevarla de cara al cliente.

Desde SOLOIO aseguran que ellos siguen teniendo su gama clásica. Corbatas lisas, de rayas o más discretas para trajes y ceremonias. Pero que aún así las que más venden son las más llamativas, sobre todo como regalo. 

El accesorio “multiusos”

Fuentes de SOLOIO explican a este digital que, aunque en el trabajo ya no sea un complemento estrictamente necesario, la corbata sigue siendo un producto muy elegido para los ‘looks’ más formales. Estas fuentes aseguran que a un hombre siempre le va a gustar llevar corbata de vez en cuando, como es el caso de un joven que está empezando a trabajar “de prácticas” en una empresa. “Vendemos mucho a chicos jóvenes que se están adentrando en el mundo laboral. Les gusta ir con corbata”. Y es que la forma de vestir a la hora de trabajar marca la diferencia. “Cuando vas más elegante la forma en la que trabajas es distinto, sobre todo cuando estás empezando”, sostienen estas fuentes “y aunque no vayas arreglado, te pones una corbata y todo cambia”. El público más juvenil y arriesgado apuesta por estas nuevas corbatas.

Además de para trabajar, la corbata se vende mucho para eventos y ceremonias. Aquí las empresas también le sacan partido, porque la mayoría tienen eventos cada semana en los que, al menos una vez, tienen que llevar corbata como código de vestimenta.

La corbata es el complemento fetiche del hombre. Un complemento que puede hacer incluso que tu actitud cambie. Muchos dicen que es un equivalente a los tacones de una mujer. Son complementos que, aunque el tiempo pase, siempre van a estar dentro de tu armario a pesar de que no sean el accesorio de tu día a día.

Las lisas y de rayas siguen ahí, pero está claro que las que triunfan son los nuevos diseños más atrevidos. Ahora cada vez vemos menos corbatas pero, ¿y si con el paso del tiempo aparecen más? Está todo en manos de estos nuevos diseños. 

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo