Te lo aclaro

Caso Pujol: ¿el independentismo justifica cualquier delito?

El ex president Jordi Pujol.
photo_cameraEl ex president Jordi Pujol.

En los últimos años se han destapado una gran cantidad de casos de corrupción en España. Pero son muchas las figuras políticas que, aun siendo condenados por la Justicia, siguen teniendo el apoyo de parte de la población. ¿Seguirá Jordi Pujol siendo un emblema del nacionalismo catalán? ¿Está el independentismo por encima de todo delito?

Jordi Pujol, presidente de la Generalitat catalana durante 23 años, confesó recientemente que había evadido dinero durante los últimos 34 años. No es el primer caso de corrupción en dirigentes políticos, y seguramente no sea el último. Sin embargo, con la consulta secesionista a la vuelta de la esquina, el borrón en la imagen de un emblema del nacionalismo catalán es innegable.

Por un lado, está la pregunta de si la fuerza de una ideología como el nacionalismo es tan grande como para justificar cualquier actuación de quien la defiende. Por otro, Jordi Pujol. Qué pasará con él, y cuál será la postura de la sociedad frente a su figura política y personal. Para intentar dilucidar el asunto, El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con Luis Cifuentes, catedrático de Filosofía, y José Miguel Fernández Dols, catedrático de Psicología Social en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Por qué defender a Jordi Pujol?

Jordi Pujol ha confesado su fraude fiscal, y aun así, hay gente que lo defiende. ¿Cómo es posible? ¿Cómo pueden razonar sus más fieles seguidores? José Miguel Fernández Dols habla de tres casos en los que un dirigente corrupto puede seguir teniendo apoyos:

-- En primer lugar, un dirigente corrupto suele dedicar gran parte de su vida política a crear una red clientelar lo más amplia posible. Aunque no sea directamente administrada por él, si está enormemente influenciada. Las personas comprometidas con esta red de influencias se sienten parte de un todo, y en la medida que para uno mismo siempre se encuentran justificaciones, se puede mirar para otro lado también con los demás.

-- Un político corrupto también puede recibir apoyo en el caso de que la gente perciba que las alternativas a él son todavía peores, ya sea porque se piense que son más corruptos, incompetentes... Y es que es común escuchar un razonamiento en la línea de “sí, roba, pero lo hace preocupándose por su gente”.

-- Por último, el argumento ethos. La táctica emocional rara vez falla. Cuando un político es identificado como “uno de los nuestros”, juego que en el nacionalismo se explota al máximo, se puede estar dispuesto a a perdonar por mantener el vínculo del que forma parte la propia identidad. Recordemos que Artur Mas declaró sentir pena y compasión por Jordi Pujol.

¿Puede el nacionalismo relativizar cualquier actuación?

Aunque el tema catalán está en pleno auge, el nacionalismo lleva décadas ocupando el centro del debate político en España. Son muchas las acciones realizadas en nombre de de esta ideología a lo largo de la historia. Fernández Dols explica que “el nacionalismo, llevado a sus últimas consecuencias, justifica cualquier actuación si se hace en bien de la Nación y su Destino en la Historia”. Por tanto, en muchos casos “se priorizan los derechos de la Nación como entidad abstracta supraindividual frente a los derechos individuales” asegura el catedrático.

Luis Cifuentes, doctor y catedrático de Filosofía, vivió muchos años en Cataluña, donde ejerció como profesor. Considera que el gran peligro del nacionalismo es el “régimen de exclusión de lengua y cultura” que defiende, por su “afán de conseguir una Nación única y pura”.

En esta línea, Cifuentes explica que “las identidades se construyen, y en el caso de Cataluña, se está manipulando esta construcción de identidad”. En esta forja identitaria, el ex presidente Jordi Pujol se identificó el mismo como Cataluña. Aunque el profesor Cifuentes cree que el símbolo Pujol se ha acabado, es posible la defensa de su figura “por elementos sentimentales como la compasión, por el hecho de que se ha identificado con una Nación”.

¿Se verá afectado el movimiento secesionista por el caso Jordi Pujol?

La consulta separatista catalana es el principal motivo del “otoño caliente” que se avecina. Aunque tras la última reunión entre Mas y Rajoy, parece que el gran órdago de la Generalitat se ha relajado, abriendo las puertas a una posible negociación de condiciones. Lo que no está claro es qué clase de efecto causará la corrupción de una figura política como Jordi Pujol en la consulta del 9 de noviembre, convocada todavía en este momento.

Luis Cifuentes cree que “Jordi Pujol no es un cualquiera, es un emblema del nacionalismo catalán. Ha confesado haber estado engañando a toda la sociedad española durante años. Aunque sea mínimamente, por la gran fuerza de la ideología nacionalista, sí que se verá algo mermada la consulta por culpa de este tema”.

José Manuel Fernández Dols considera importante esperar a saber “qué pasará con las personas que hasta le fecha no se atrevían a manifestar abiertamente su opinión contraria al secesionismo, ya que el nacionalismo había logrado crear la impresión de que era el único movimiento progresista y moralmente respetable”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable