Te lo aclaro

¿Aguantará Pedro Sánchez hasta el final de la legislatura?

Pedro Sánchez.
photo_cameraPedro Sánchez.

En poco más de cuatro meses, Pedro Sánchez ha cambiado hasta en tres ocasiones de discurso sobre la convocatoria anticipada de elecciones. Durante la moción de censura anunció que disolvería las Cortes nada más acceder al Gobierno pero, una vez en La Moncloa, afirmó que su intención era agotar la legislatura. Un plan que ahora vuelve a estar en cuestión.

Todo ello porque, en los últimos días, el Ejecutivo ha padecido una serie de varapalos que dificultan la continuidad de Pedro Sánchez al frente del Gobierno. El rechazo de PDeCAT y de ERC a aprobar los Presupuestos, y el anuncio de Pablo Iglesias de unas primarias en Podemos ante un posible adelanto electoral, han levantado ampollas en el Consejo de Ministros.

Por si fuera poco, desde la Comisión Europea ya han advertido al Gobierno que el proyecto de Presupuestos presentado en Bruselas por Pedro Sánchez no se ajusta a la actual situación de desaceleración económica y, además, provocaría que el déficit de España se disparara de nuevo.

Con todo en contra, ya han empezado a aparecer declaraciones, de miembros del Ejecutivo, que no descartan, ni mucho menos, el adelanto electoral. El más explícito en este sentido ha sido José Luis Ábalos, ministro de Fomento, que no ha descartado un “súper-domingo electoral” el próximo 26 de mayo, haciendo coincidir las generales con las europeas, las autonómicas y municipales.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, sin embargo, afirmó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que “nuestra obligación es mantenernos”, aunque tampoco explicó cómo pensaba Pedro Sánchez agotar la legislatura.

Por último, el propio presidente del Gobierno ha asegurado esta semana, durante la conferencia organizada por el diario ‘The Economist’ en Madrid, que “sin Presupuestos, mi vocación de llegar al final de la legislatura se ve acortada”, dejando entrever que ya no descarta el adelanto electoral.

Ultimátum a sus socios…

Este cambio de discurso ha tenido dos interpretaciones: una a nivel interno –en Moncloa y en Ferraz- y otra a nivel externo, para los partidos de la oposición.

Así, en el PSOE y en el Gobierno se han entendido estas palabras de Sánchez y dos de los ministros del Ejecutivo como un “aviso a navegantes” sobre lo que puede pasar si hay se mantiene la actual situación de bloqueo: “Se ha querido dejar claro que estamos abiertos a convocar elecciones, aunque nuestra voluntad sea agotar la legislatura”.

A nivel externo, no obstante, la mayoría de formaciones considera que el “globo sonda” sobre una convocatoria inmediata de elecciones responde a una estrategia del Gobierno para amenazar a sus socios en la moción de censura.

Los defensores de esta tesis explican que, de convocarse ahora nuevas elecciones generales, los partidos independentistas, especialmente el PDeCAT, perderían escaño en el Congreso de los Diputados. De hecho, en el caso de la antigua Convergència, su representación podría reducirse a menos de cinco parlamentarios.

Ambas formaciones son conscientes de esa perspectiva electoral y por tanto, al menos sobre el papel, no les interesaría un adelanto de las generales. Por tanto, afirman las fuentes consultadas, podrían verse forzadas a mantener el Gobierno, bien aprobándole los Presupuestos, o bien respaldando todos los decretos-ley que presente en el próximo año y medio.

En el Gobierno admiten, en ese sentido, que las malas perspectivas electorales para los independentistas pueden jugar a su favor en los próximos meses, aunque también afirman que aprobar los Presupuestos es, a estas alturas, prácticamente imposible.

Pese a ello, dentro del Ejecutivo, muchos altos cargos creen que Sánchez está buscando un acercamiento a PDeCAT y ERC para blindar su apoyo hasta el final de legislatura. Y ponen como ejemplo de esta ofensiva dos decisiones recientes: el cese de Edmundo Bal, el abogado del Estado partidario de mantener el delito de rebelión en la causa del procés; y la filtración de la candidatura de Josep Borrell a las elecciones europeas después de que los independentistas pidieran su cabeza.

... con una opción real de adelanto

El Gobierno, por tanto, va a darse todavía unas semanas para intentar blindar apoyos estables para agotar la legislatura, haya o no Presupuestos. No obstante, en Moncloa son conscientes de que, si Sánchez no puede sacar adelante los decretos-ley que tiene pensados aprobar antes de convocar elecciones, el adelanto de las generales será inevitable.

Así las cosas, tanto en el Ejecutivo como en el PSOE se están preparando ya para el “Plan B”, consistente en celebrar elecciones generales si los socios de la moción de censura se enrocan y peligran las medidas sociales que Sánchez quería poner en marcha a base de decretazo.

Si se confirma el bloqueo político, en Moncloa ven con muy buenos ojos celebrar elecciones anticipadas el próximo mes de octubre.

Teniendo en cuenta que el 26 de mayo son las municipales y autonómicas, en el entorno de Sánchez se apunta que, después de esos comicios, “pasarán semanas, e incluso meses”, para que haya pactos de Gobierno en diferentes regiones y ayuntamientos. Por tanto, “meter ahí las generales puede ser un peligro”.

Así las cosas, y también con el fin del curso político en julio, las elecciones podrían convocarse ya en las primeras semanas de otoño. De esta manera, afirman las fuentes consultadas, Sánchez habría cumplido al menos un año en La Moncloa, y, además, prácticamente habría acabado la legislatura.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo