Te lo aclaro

¿A quién beneficia la prohibición de circular con coches antiguos?

Paneles anunciando restricciones de tráfico en Madrid.
photo_cameraPaneles anunciando restricciones de tráfico en Madrid.

La lucha contra la contaminación en las grandes ciudades ya ha llegado a España. Ayuntamientos como el de Madrid y Barcelona han sido los primeros en imponer restricciones al tráfico en días puntuales, pero el siguiente paso será prohibir la circulación a los vehículos más viejos. Una medida que ya se aplica en capitales europeas como Londres, París y Bruselas, y que está generando un gran debate.

Hace justo un año, el gobierno municipal de Manuela Carmena anunció que el Ayuntamientoprohibirá la circulación por la ciudad a los vehículos más antiguos a partir de 2025. La medida afectará a los modelos de gasolina y a los diésel matriculados, respectivamente, antes de 2000 y de 2006, que además no podrán aparcar en la zona de de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) desde 2020.

Una decisión, ratificada el pasado mes de enero, que supone un antes y un después en España y que, a siete años vista, ya ha provocado protestas de diferentes asociaciones de conductores, y también alabanzas de los vecinos de la denominada “almendra central”. El debate sigue latente y otros ayuntamientos están expectantes a lo que ocurre en Madrid para aplicar o no esa medida en sus ciudades.

Menos contaminación, un beneficio global...

A priori, la prohibición de circular con coches antiguos es una medida necesaria para reducir la contaminación y, por tanto, beneficia a todos los ciudadanos, sometidos en los últimos años a los niveles más altos que se recuerdan, habitualmente por encima de los 40 microgramos por metro cuadrado de dióxido de nitrógeno.

Así, expertos y ecologistas han culpado en reiteradas ocasiones al tráfico de la contaminación existente en Madrid y coinciden en que es necesario reducir el millón de vehículos que entran cada día en la capital, según datos del Consistorio. Además, añaden, en España se producen 29.980 muertes prematuras al año por la contaminación y en toda la Unión Europea 520.000, según un informe de 2016 de la Agencia Europea de Medio Ambiente que analiza datos de 2013.

Por otra parte, el pasado mes de enero la Comisión Europea abrió expediente de incumplimiento por no respetar los límites de la calidad del aire de algunas áreas, a nueve países: son España, República Checa, Alemania, Francia, Italia, Hungría, Rumanía, Eslovaquia y Reino Unido. Todos ellos, además, recibieron la amenaza de ser denunciados ante el Tribunal Europeo.

Con todo lo expuesto anteriormente, resulta claro que reducir la contaminación se ha convertido una prioridad para España y las grandes ciudades del país, entre otras cosas, para evitar sanciones procedentes de Europa. Y el veto a los coches más antiguos parece la medida más efectiva para lograr esa meta a corto plazo.

En ese sentido, las experiencias positivas realizadas en capitales como Londres, París y Bruselasson un buen precedente, aunque ingleses y franceses siguen sin reducir todo lo que deberían sus índices de contaminación. La medida, por tanto, es positiva, pero los expertos y los ecologistas advierten que solo debe ser la primera de muchas otras, como la reducción de las emisiones de CO2 en las grandes fábricas.

… pero la medida tiene “víctimas”

Además de insuficiente, la prohibición de circular con coches antiguos es una medida que, pese a ser beneficiosa desde un punto de vista global, tiene una víctimas evidentes: los dueños devehículos comprados antes del año 2000 que no dispongan de fondos suficientes para costearse la compra de un nuevo coche.

Estos usuarios, a través de la Fedración Española de Vehículos Antiguos, ya han elevado una protesta contra esta medida, al considerar que es injusta y que, además, no soluciona el problema de la contaminación.

Sostienen, en este sentido, que si sus vehículos han pasado la ITV no tienen por qué ser vetados por los gobiernos municipales. Añaden, además, que “El mejor método de conservar el medio y no malgastar recursos es la reutilización, muy por encima del reciclaje”. Por ese motivo, se preguntan: “¿Acaso la fabricación de vehículos no contamina? ¿o éstos al ser desechados?”.

Relacionado con lo anterior, los mismos usuarios recuerdan que “el coste de las reparaciones en un vehículo moderno es muy superior al de uno más antiguo, a causa de la gran cantidad de electrónica que incorpora que hacen preciso el uso de herramientas especializadas, convirtiendo el mantenimiento de los vehículos modernos en un lujo que no todos podemos permitirnos”.

A la espera de planes de ayuda pública

Esa falta de recursos es el principal hándicap para muchos de los usuarios de coches con más de 20 años de antigüedad. Por ese motivo, esperan que el Gobierno aplique, en los próximos años, nuevas ayudas para la compra de vehículos.

El Ayuntamiento de Madrid, y el propio Ejecutivo central, no descartan alguna medida en ese sentido, aunque aún no se ha anunciado ninguna ayuda concreta. No obstante, usuarios y administración coinciden en señalar las “posibilidades” de que finalmente se apruebe un nuevo Plan Pive para beneficiar, entre otros, a los usuarios de vehículos antiguos.

Así las cosas, las fuentes consultadas coinciden en señalar que los verdaderos beneficiarios de esta prohibición por parte del Ayuntamiento de Madrid, y que también se aplicará en Barcelona y estudian otras grandes ciudades, serán los concesionarios. Éstos, y empresas como Uber, Cabify, y también las de alquiler de coches eléctricos, que “ya han tenido su auge con el inicio de las restricciones”.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo