Te lo aclaro

¿Por qué crece el porcentaje de ninis en España?

España vuelve a situarse a la cabeza en paro juvenil. Tras el estallido de la pandemia del coronavirus y sus consecuencias a nivel socioeconómico, los jóvenes españoles encabezan mes a mes los rankings de Eurostat, la Oficina Europa de Estadística. 4 de cada 10 jóvenes que desean trabajar en este país no pueden hacerlo, un 40% del total. 

Dentro de ese enorme colectivo, se ha popularizado desde la anterior crisis económica un término, utilizado en muchas ocasiones de forma peyorativa, para aquellos adultos jóvenes que no continúan con su formación académica o profesional pero que tampoco trabajan. Son los denominados ninis

Según la Encuesta de Población Activa, la pandemia y la crisis ha hecho que cada vez haya más jóvenes que ni estudian ni trabajan en España. De hecho, el porcentaje creció un 2,4% en 2020. ¿A qué se debe esto? 

El vídeo del día

Los zombis protagonizan la cartelera de este 23 de abril

¿Qué está fallando en el sistema?

"Hay una clarísima correlación con el aumento del desempleo en los jóvenes, que es una lacra desde los años 90 aunque la década posterior fuese un espejismo", señala José Antonio López, investigador de la Universidad Pontificia Comillas y experto en sociología y jóvenes. "Por otro lado, los ninis son solo un conjunto de los jóvenes que no trabaja: con un desempleo del 40% la mitad no están en educación o formación", apunta. "Si hay un mayor enganche de los jóvenes en la educación superior y tenemos menor abandono escolar,  el problema no está tanto en ellos como en el mercado laboral. Tenemos que preguntarnos por qué estos jóvenes no optan por más formación". 

La hipótesis del sociólogo indica que la sobrecualificación de este colectivo les cause rechazo a la hora de seguir formándose, ya que ellos tenían las expectativas -no cumplidas- de poder trabajar una vez concluidos sus estudios universitarios o de posgrado. "Si se les ofertara otros modelos de formación no tan reglados si podría ser un gran paso adelante, pero no estamos preparados para ofrecerlo".

¿Corresponde esta realidad a un determinado entorno socioeconómico?

"No habría análisis actuales para poder demostrar esto, tendríamos que afinar mucho con los datos y actualmente no los tenemos", rechaza José Antonio López. "Tendríamos que estudiarlo, escuchar a los jóvenes y hacer un estudio específico sobre el tema". Los datos que nos muestra el ministerio de Educación van en esa dirección: comunidades ricas como Cataluña tienen una tasa de ninis (18,2) superior a la de la media, mientras que otras más desfavorecidas, como Murcia (15,2) no la sobrepasan.

¿Cómo se relaciona la salud mental con este colectivo?

"Hay menos expectativas de igualar los niveles de vida de sus padres. Eso crea ansiedad: han completado una formación alta que no les ha servido de nada, y no quieren continuar este camino", explica el experto. La última estadística del CIS muestra que tras la pandemia esto puede haberse agravado. Los encuestados admiten que la pandemia ha supuesto cambios en los menores y hasta un 72,7 por ciento dice que sus hijos o nietos han sufrido "cambios de humor", un 78,6 por ciento "cambios en los hábitos de vida" y un 30,4 por ciento, modificaciones en el sueño.

¿Se criminaliza a los nini desde que se popularizó el término?

"El término es peyorativo: se culpabiliza y se juzga a los jóvenes por ello, y hay que reflexionar que no está ofreciendo la sociedad para poder darles respuesta a sus expectativas. Hay que analizar la temporalidad del empleo juvenil, que duplica o triplica la población de más edad", concluye José Antonio López.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?