Te lo aclaro

¿Cuándo hay que declarar a Hacienda los aguinaldos de Navidad para evitar una multa?

Regalos.
photo_camera Regalos.

Las Navidades siempre vienen acompañadas de regalos. Y cuando los juguetes ya no son la primera opción, muchos familiares -especialmente las abuelas- optan por obsequiar con esa “paguita”, envuelta en un sobre, perfectamente sellado y acompañado de la frase: “para que te compres algún capricho”.

De hecho, los aguinaldos son un acierto para ambas partes. Facilitan la vida del que lo entrega y contribuyen a la economía del que lo recibe. Aunque este donativo tiene otra cara menos conocida. Ante los ojos de la Agencia Tributaria, el dinero regalado en efectivo “es una forma de  que el Gobierno pierda el rastro”, como avisa apunta Elisabeth Ruiz Dotras, profesora de Economía y de la Empresa de la UOC, experta en finanzas. 

Durante los últimos años, se ha ido persiguiendo con fuerza el blanqueo de capitales en España, pero, ¿cuál es la cantidad mínima a declarar? 

Dos impuestos: el IRPF e impuesto de sucesiones

Ante la Ley, como subraya Dotras, “cualquier dinero que recibas, ya sea una transferencia o en efectivo, es una cantidad que se tiene que tributar en un impuesto u otro. IRPF si es por la recompensa de tu trabajo o un rendimiento del capital, o bien impuesto de sucesiones si recibe a través de donaciones”.

Ahora bien, como recuerda esta experta, son dos impuestos distintos y también gestionados por diferentes organismos: “el IRPF lo gestiona el Estado, mientras que el de Donaciones o Sucesiones lo determina cada comunidad autónoma”, comenta.

No obstante, a juicio de Dotras, toda donación en metálico ante la ley debería declararse. ”Y no hace falta que sea un aguinaldo de Navidad, sino que todos los regalos de bautizos, aniversarios o bodas también son susceptibles a tributarse” , incide.

La trazabilidad del dinero: más de 3.000 euros el banco informa

Así, el aguinaldo se debería tributar. Y es indiferente si la persona lo recibe en efectivo o vía transferencia bancaria o Bizum. “Si te lo dan en efectivo y lo guardas en tu casa no hay trazabilidad, es como el dinero negro no declarado. Pero a la que si lo ingresas en el banco, ya empieza a haber un registro y es cuando Hacienda llama podría llamar a la puerta”, indica Dotras.

De hecho, si se ingresan o retiran 3.000 euros o más, el banco está obligado a informar a Hacienda. Con la cual cosa, si el aguinaldo es de menos de 3.000 euros “no tienen por qué informar y puede pasar más desapercibido, aunque eso no quiere decir que no te lo encuentren”. Así que todo aquel aguinaldo de 3.000 o superior puede ser más perceptible ante los ojos de Hacienda.

¿Qué pasa con los aguinaldos de 50 euros?

Los aguinaldos de 50 o 100 euros que, de hecho, son los más comunes, también se deberían declarar ante la ley: "la normativa estatal no hace distinción de cantidades, sino que estipula que todos se deben declarar”, asevera Dotras.

Pero también reconoce que “nadie lo hace, ni Hacienda lo persigue, porque sería muy complicado tener este control tan exacto”.

Los billetes de 500 euros

Otro punto de vista que hay que tener en cuenta con este tipo de regalos son los billetes de 500. “Los billetes de 500 están controlados, por ejemplo si pides cambio en el banco apuntan tú DNI antes de darte el dinero, con la cual cosa Hacienda sabe quien utiliza estos billetes y dónde”, explica esta experta.

 

Por lo tanto, en este caso, aunque el aguinaldo sea menos a 3.000 euros, pero compuesto de billetes de 500, “tiene mayor riesgo a ser perseguidos por la administración”, concluye Dotras.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?