Te lo aclaro

Vuelta al cole: ¿Deben ser presenciales las clases?

Sindicatos, educadores, padres y directores exigen una vuelta a las aulas “responsable” y segura para todos

Profesor dando clase.
photo_cameraProfesor dando clase.

A falta de una semana para que empiece el curso, aún impera la incertidumbre sobre cómo será la vuelta a las clases. Tanto personal docente como madres y padres están indignados por la ausencia de un plan claro y de información sobre cómo se pondrán en práctica las medidas sanitarias en los centros. 

El descontento de los profesionales docentes se ha cristalizado en la convocatoria de una huelga en Madrid, a comienzo de curso, por parte de los sindicatos CCOO, UGT, CGT y STEM. Tanto ellos como madres, padres y directores exigen una vuelta a las aulas “responsable” y segura para todos. 

¿Puede y debe ser presencial el regreso a las aulas?

La Plataforma Regional por la Escuela Pública expone en un comunicado que “el curso debe ser presencial, siempre que la situación sanitaria lo permita, y garantizando que las medidas higiénico-sanitarias estarán disponibles”. Exigen implementar una serie de medidas como la distancia de seguridad, la higiene individual de los alumnos y de las instalaciones, disminuir el ratio de alumnos, incrementos de las plantillas de profesores y personal de limpieza…

El sindicato independiente de profesores ANPE también defiende una vuelta a las aulas presenciales y con todas las garantías en cuanto a salud se refiere. Afirman que “solo la enseñanza presencial garantiza una buena educación cuyo objetivo, además de impartir conocimiento, es el de transmitir valores o permitir la socialización del alumno, entre otras cosas. Además, también se resiente la parte del contenido. La educación online ha dejado mucho déficit en el rendimiento educativo.”

Por otra parte, “la educación online es más aplicable cuando ya se tiene una autonomía: en bachillerato o la universidad. En infantil, primaria e, incluso, secundaria la enseñanza online supone menor aprendizaje” señala ANPE.

La Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (FEDADI) explica que, aún siendo muy importante la presencialidad en la educación, dadas las circunstancias es algo muy complicado de gestionar, puesto que reducir el ratio de alumnos y ampliar los espacios de las aulas es costoso. Así que, una solución por ahora podría ser la semipresencialidad, que puede permitir la reducción de los alumnos en las aulas evitando el gasto en el aumento de la plantilla y la remodelación de las instalaciones. Aunque, la semipresencialidad es preferible en etapas como bachillerato o FP, porque en cursos con niños más pequeños se hace complicada la conciliación familiar. 

Quique Royuela, doctor en microbiología fisiología y genética, especializado en virología, también ve complicada la vuelta presencial. “Estoy totalmente de acuerdo con las asociaciones y profesores que creen que de esta manera no se puede volver a las aulas. Creo que hay que poner muchos más medios, sobre todo de protección para alumnos y profesores”. 

En los centros pondrán en práctica las medidas sanitarias que las autoridades estimen oportunas

Respecto a la adopción de medidas la ANPE recuerda que “los profesores son expertos en educación, pero no en salud. Las medidas sanitarias tienen que venir dadas por las autoridades. Debería haber un protocolo claro y concreto para todas las comunidades, centralizado y homologado.” 

FEDADI asegura que ellos se encuentran “a la espera de instrucciones que concreten cómo deben organizar los centros para empezar el curso”. La responsabilidad de la dirección y el personal docente se reduce a seguir las instrucciones a la hora de poner en práctica las medidas sanitarias. “En términos generales, podría decirse que se ha eximido a la dirección de los centros de la responsabilidad sanitaria. Los gestiona la administración educativa de cada territorio” aclara la federación. 

De entre todas las medidas que se van a aplicar en los centros en su apertura, el virólogo Royuela cree que la higiene, tanto individual como de las instalaciones, es la más imprescindible, porque, una vez la mascarilla y la distancia de seguridad han cumplido su función, es importante eliminar el virus mediante la limpieza y evitar tocarse ojos y boca.

Sindicatos, profesores, madres y padres reclaman la presencia de una figura sanitaria en los centros

“El personal directivo y docente de los centros no estamos cualificados en temas sanitarios, sólo académicos. Por eso, una de las reivindicaciones de cara a la vuelta a clase es que se incorpore, de alguna manera, personal sanitario en los centros” explican los directores. 

En este sentido surge la propuesta del “coordinador Covid”, pero existe una polémica a su alrededor puesto que no sería necesariamente un experto sanitario. Desde ANPE prefieren la introducción de enfermeras escolares “ya que son personas expertas en sanidad que pueden hacer mucho mejor el seguimiento y el cumplimiento de las medidas”. FEDADI también piensa que es mejor personal sanitario antes que un profesor con un “curso” cuya labor se reduce a “supervisar”. 

“Creo que nombrar coordinadores Covid en los centros es darle a los profesores una responsabilidad que no les corresponde. Se debe atribuir la competencia de evitar contagios y preservar la salud dentro del centro a personal con formación y experiencia en el ámbito de la salud.” sentencia Royuela. 

Según esta federación, la solución más común que se ofrece desde las CCAA no es la incorporación del coordinador Covid ni personal sanitario en los centros, sino la adhesión a los centros de salud donde haya sanitarios de referencia. Aunque los directores dudan de su efectividad si la proporción no es adecuada. Es decir, que depende de cuántos alumnos tenga que encargarse cada sanitario. 

Por su parte, enfermeras de la Asociación Nacional e Internacional de Enfermeria Escolar (AMECE), han elaborado un protocolo denominado “Plan estratégico de enfermería escolar para la prevención del Covid-19 en los centros educativos” que implementarían las enfermeras escolares en el momento del retorno de los alumnos a las aulas, con objeto de conseguir en la medida de lo posible, una mayor protección y reducción del riesgo. Sin embargo, no todos los centros educativos tienen a estas profesionales de la salud incorporadas en su plantilla.

Para organizar la vuelta a las aulas la Administración debe contar con la opinión de educadores y expertos en salud

ANPE se queja de que la Administración Central ha contado poco con ellos. Y en el caso de las CCAA aunque en cada una es diferente, echan en falta más diálogo. FEDADI por su parte cree que falta concreción, o sea, más claridad en cómo llevar a cabo las medidas que se anuncian. Royuela explica que se debería dialogar y escuchar más a quién mejor sabe cómo deben gestionarse las aulas que son los educadores y, en temas de salud, a profesionales como virólogos, epidemiólogos y expertos en salud pública, así como enfermeras escolares.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?