Te lo aclaro

A favor y en contra de los abucheos a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, abucheado el 12 de octubre de 2022
photo_camera Pedro Sánchez, abucheado el 12 de octubre de 2022

Pedro Sánchez recibió el día de la Fiesta Nacional una nueva pitada. Uno de los momentos del abucheo se produjo en pleno homenaje a los militares fallecidos en acto de servicio.

La celebración del 12 de octubre es uno de los pocos actos públicos que se celebran, al que pueden acudir libremente los ciudadanos que lo deseen.

La sonora pitada que recibió el presidente ha abierto un debate. ¿Se puede abuchear al presidente? ¿El acto del día de la Hispanidad es un momento para hacerlo?

Argumentos en contra

-- Respeto a los militares. La celebración del 12 de octubre es una celebración militar, que incluye el homenaje a personas que han dado su vida por España. Es exigible el silencio y el respeto. A los militares, pero sobre todo hacia los familiares que han perdido a un ser querido.

-- Honores al himno nacional. Los alborotadores deberían respetar los acordes del himno y cesar en sus protestas.

-- Sánchez no estaba solo. Los reyes y la infanta Sofía se encontraban presentes. Y la cúpula militar. Y los representantes de las altas instituciones. Los abucheadores podían haber escogido otro momento, en el que estuviera solo el presidente del Gobierno, para pitarle.

-- Se trata, por tanto, de un acto militar, en el que se coadyuvan dos factores: la vertiente religiosa (oración y ofrenda floral en honor a los caídos en combate) y su naturaleza institucional (ante la bandera española).

Argumentos a favor

-- Los ciudadanos son libres de expresar en cualquier lugar su disconformidad con la forma de gobernar del presidente.

-- Como los otros políticos, Pedro Sánchez lleva en su sueldo el someterse a estos ‘referendos’ populares sobre su gestión.

-- El pueblo tiene muy pocas ocasiones de gritar contra Sánchez. El presidente no se prodiga demasiado en espacios abiertos al público. Los evita, porque es muy sensible a las reprobaciones populares. De ahí que haya quienes acudan al desfile de la Fiesta Nacional para poder pronunciarse a voces contra el presidente.

-- No pasa nada porque la gente chille o silbe al presidente. Le ha ocurrido a todos los jefes de Gobierno: a Felipe González ya le pitaban hace veinte años, a José María Aznar le siguen gritando en la universidad (aunque algunas de sus reacciones, como la de la peineta, no sean políticamente correctas). Pedro Sánchez tendrá que aguantar, seguramente más incidentes parecidos.

En definitiva, abucheos a Sánchez, sí. Es un derecho constitucional. Pero no en cualquier momento. Y menos en pleno homenaje a los caídos. Porque varias familias que perdieron a sus seres queridos se merecen un mínimo respeto.

 

Hay que recordar que la ex ministra de Defensa con Zapatero, Carmen Chacón, llegó a proponer modificar el protocolo del desfile para evitar este tipo de pitadas. Pero la iniciativa nunca se ha llevado a cabo por el temor a ser calificada de excentricidad y hasta de muestra de cobardía.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes