Te lo aclaro

Qué es el consentimiento informado que Madrid y Galicia piden para la segunda dosis de AstraZeneca

astrazeneca
photo_camera Vacuna de AstraZeneca

El 20 de mayo la Xunta de Galicia anunciaba que pediría el consentimiento informado a todas las personas menores de 60 años que quisieran continuar su tratamiento contra el Covid-19 con AstraZeneca. Todos aquellos que hayan recibido una primera dosis de esta vacuna y quisieran completar su pauta con este mismo fármaco deberán dejar su decisión por escrito.

Seis días más tarde, Isabel Díaz Ayuso anunciaba que la Comunidad de Madrid aplicaría el mismo procedimiento, y que sería necesario firmar un consentimiento informado específico para terminar la pauta con AstraZeneca.

Este gesto ha sido interpretado como un intento de ambos gobiernos autonómicos de quitarse responsabilidades ante lo que pueda pasar. Es visto como un mecanismo legal por el que las administraciones derivan la responsabilidad sobre el paciente ante los posibles efectos adversos que sucedan en un futuro.

Responsabilidades jurídicas

Gabriel González Tirado, subdirector de Lex Abogacía y especialista en Derecho Sanitario, desmiente esta teoría. Explica que el consentimiento informado es el procedimiento por el cual un paciente expresa su voluntad de someterse a un tratamiento médico una vez haya recibido toda la información sobre el proceso al que se va a someter.

El abogado afirma que el consentimiento informado no exime de responsabilidad a los gobiernos autonómicos ni a ninguna de las partes implicadas si luego se derivan daños o perjuicios durante el proceso de vacunación ya que “no es una patente de corso, no se puede hacer lo que quiera”. En el caso de producirse lesiones de algún tipo habría que analizar la conducta y el procedimiento de los médicos y las autoridades pertinentes y, si se hallan indicios de negligencia o mala praxis, se podría interponer una denunciar.

Aun así, el abogado matiza que si estos daños son producto de los efectos secundarios o síntomas adversos que se especifican en el consentimiento informado no se podría llevar la causa a los tribunales, ya que estábamos avisados de los riesgos del tratamiento y hemos tomado la decisión de vacunarnos conforme a ello.

Al no eximir de responsabilidades a las autoridades implicadas, Gabriel González asegura que este consentimiento informado requerido por Madrid y Galicia para la segunda dosis de AstraZeneca es uno como otro cualquiera y no tiene nada en especial, solo que ha sido anunciado por ambas administraciones para dar una apariencia de seguridad. Estaría pensado “de cara a la galería” ya que el consentimiento informado es requerido en todos los procedimientos médicos y, por lo tanto, este en específico no supondría ningún cambio respecto a los demás.

También afirma que el proceso de informar al paciente generalmente es realizado por un médico de manera oral y con un lenguaje claro para el paciente. Aun así la Comisión de Bioética de España señala que, en circunstancias excepcionales como las que vivimos y debido a la improbabilidad de efectos secundarios, este procedimiento podrá hacerse por escrito como excepción.

El que se haga de esta forma en vez de manera oral plantea algunas cuestiones, como, por ejemplo, si el ciudadano de a pie estará influido por la desinformación y las fake news, a pesar de haber recibido toda la información necesaria.

 

Consentimiento informado y desinformación

José Ramón Banegas, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Publica de la Universidad Autónoma de Madrid, cree que todos estamos influenciados por las noticias falsas y bulos que circulan por internet en mayor o menor medida. Asegura que, aunque la mayoría de la ciudadanía no se los crea, hay una mayor percepción del riesgo y una gran incertidumbre, pero aclara que esto es normal en esta situación y que “casi todos los procesos de medicina son así y se confía en las autoridades responsables y en los médicos”. 

También asegura que, aunque no haya obligación de firmar el consentimiento informativo ya que la ley no contempla la vacunación como obligatoria, es conveniente hacerlo y no habría problemas con recibir una segunda dosis también de AstraZeneca. Si ya de por sí los riesgos del  fármaco son bajo (la probabilidad de desarrollar trombosis venosa cerebral es de menos de 0,5%), desarrollar síntomas adversos con el segundo pinchazo es todavía más improbable, afirma el catedrático. Además, los estudios sobre la combinación de varios fármacos son muy prematuros y escasos.

El profesor también advierte de otro de los inconvenientes que puede suponer que el ciudadano elija su propia inyección. Que se haya tomado esta decisión desde el gobierno de Galicia y Madrid hace que resulte imposible calcular el número de dosis de cada marca, ya que la decisión final depende del ciudadano. Esto puede dificultar la capacidad de planificación y la logística de ambas administraciones. Sin embargo, la mayoría de las personas quiere completar su  pauta con la misma vacuna por lo que la planificación apenas se ha visto afectada por el momento.

El profesor Banegas recuerda que no hay que bajar la guardia y que hay que seguir cumpliendo las indicaciones frente al Covid-19. Añade que los españoles estamos respondiendo bien a la vacunación y recalca la importancia de que todos sigamos haciéndolo ya que “la seguridad pública se compra al precio de la solidaridad de cada uno”.

Tom Holland y Mark Wahlberg protagonizan Uncharted

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?