Te lo aclaro

¿Para qué sirven los asesores del Gobierno?

Palacio de La Moncloa.
photo_cameraPalacio de La Moncloa.

Pedro Sánchez comunicará este domingo al rey la lista completa con los ministros de su Gobierno, que tomarán posesión de sus cargos el lunes y el martes participarán en el primer Consejo de Ministros para diseñar después cada uno de ellos sus respectivos equipos. Pero, ¿para qué sirven realmente los ayudantes del presidente y sus ministros?

A la espera del anuncio oficial, el goteo de información por parte de La Moncloa acerca de los nombres que conformarán el futuro Ejecutivo ha sido incesante. El pasado jueves conocimos que, por primera vez en la historia de España, habrá cuatro vicepresidentes: Carmen Calvo, como vicepresidenta primera y ministra de Relaciones con las Cortes; Nadia Calviño, que ascenderá y ocupará la Vicepresidencia Tercera, encargada de Economía y Transformación Digital, y finalmente Teresa Ribera, al frente de Transición Ecológica y Reto Demográfico. Más Pablo Iglesias, segundo vicepresidente.

Pero todo esto tiene un coste relevante: 1.861.444,48 euros es lo que recibirán exactamente como sueldo Sánchez, sus cuatro vicepresidentes y los 20 ministros que presumiblemente tendrá el nuevo Ejecutivo. El Gobierno más amplio de la historia. Un récord de vicepresidentes y ministros que tendrá también un gran impacto en las arcas públicas. Mantener este Ejecutivo costará en sueldos 454.163,76 euros más con respecto al gobierno anterior. La diferencia se basa principalmente en que se pasa de una vicepresidencia a cuatro y de 17 ministerios a 21.

Todo esto, con datos hechos públicos en junio de 2019 por la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos dependiente del Ministerio de Hacienda, según los cuales, la vicepresidenta Carmen Calvo, percibió durante 2019 un salario anual de 78.087,12 euros, tan solo 4.000 euros por debajo de Pedro Sánchez, al que se le asignaron 83.080,02. Con esos datos en la mano, los tres vicepresidentes añadidos ahora al gobierno que se está formando, le costarán al erario público 234.261,36 más de lo que costaba una sola vicepresidencia.

En lo que respecta a los ministros, la Secretaría de Estado estipulaba una retribución de 73.300,80 euros que multiplicados por los cuatro ministerios que Sánchez e Iglesias han añadido a los de la legislatura anterior, suponen un gasto de 219.902,4 euros; en total, 454.163,76 euros anuales más, a los que hay que sumar los de todos los altos cargos y asesores que cada uno designe en sus correspondientes vicepresidencias o ministerios.

Pero, ¿para qué sirven realmente los asesores del Gobierno?, ¿qué hacen?, ¿son necesarios?, ¿cobran demasiado?...

Los asesores deben asegurar la materialización del programa de Gobierno a través de apoyar, coordinar y definir la implementación de las decisiones. Destaca que resulta clave estructurar los mecanismos de evaluación de manera que permitan la actualización de las políticas según su progreso, la incorporación de nueva información, cambios en las circunstancias y establecer grados de impacto político.

Los altos cargos requieren informes sobre “cuellos de botella”, tensiones entre organismos o problemas que requieren atención en la implementación de políticas prioritarias ya definidas o que haya que definir porque surge un nuevo problema.

Sus ayudantes son, por tanto, necesarios para la coordinación de la gestión gubernamental de interés y establecer mecanismos de supervisión general.

Los asesores del Gobierno tienen que ser independientes de las restantes estructuras del Estado y, especialmente, de aquellas que han preparado propuestas, no deben poseer puestos de alto nivel en el partido para garantizar la independencia de criterio y un alto compromiso con el Gobierno.

Se les considera concienciados para el tratamiento de información confidencial, lo recomendable es que tengan un bajo perfil mediático, un conocimiento avanzado de técnicas de investigación y capacidad de trabajo en equipo y autonomía de pensamiento.

Deben ser capaces también de prever escenarios de conflicto, riesgo y oportunidad y sus respectivas respuestas de negociación o intervención. Es importante que los asesores aseguren la coordinación entre prioridades de políticas y las restricciones o prioridades presupuestarias, y que influyan en que existan tiempos de dedicación exclusiva al análisis, seguimiento y evaluación de políticas públicas prioritarias como estrategias.

No tener asesores supone hipotecar el futuro

Es entendible que haya división por los costes que implican para los Gobiernos tener asistentes. Sin embargo, no se puede recortar en conocimiento y en la aplicación de ese conocimiento a los gobernantes de los países.

Hay tendencias que apuntan a recortar en todo, también en número de asesores, pero eso implicaría que las políticas de las administraciones se resintieran. En España, de hecho, se necesitan bastantes asesores, tal y como se está demostrando.

Por ese motivo, es fundamental para todos que los mejores estén asesorando a los gobiernos, tanto nacionales como locales, porque luego se ven los resultados. Recortar en asesores es como recortar en investigación, ya que tiene las mismas consecuencias: se hipoteca nuestro futuro.

Esenciales en la cadena de toma de decisiones

Este tipo de personal es esencial en la cadena de toma de decisiones. En primer lugar, por su condición de independientes, ajena a consideraciones políticas que puedan afectar a las cadenas de mando más elevadas.

El debate no debe centrarse en si son muchos o pocos, sino en si son los necesarios para el correcto funcionamiento de la administración, por lo que la cuestión debería analizarse caso por caso e institución por institución.

En relación a los salarios, hay que resaltar el hecho de que la mayoría de ellos hayan renunciado a trabajos en la empresa privada, donde los sueldos suelen ser más elevados que en la administración.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?