Te lo aclaro

¿Son los coches diesel tan peligrosos?

Surtidor de gasolina.
photo_cameraSurtidor de gasolina.

Ciudades prohibiendo la circulación de vehículos en el centro, restricciones al uso del coche para reducir la contaminación, nuevas normativas más exigentes en el control de emisión de gases... Europa le ha declarado la guerra al diesel, pero ¿es tan peligroso como dicen?

Los Gases de Efecto Invernadero y el denominado calentamiento global son los fenómenos a los que se agarran los grupos ecologistas para solicitar a los poderes públicos una agenda mucho más restrictiva en cuanto al diesel, los considerados más contaminantes de todos.

Riesgo para la salud: Según un estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente, la contaminación medioambiental es uno de los mayores riesgos para la salud de las personas, y según sus informes se estima que está relacionada con la muerte prematura de cerca de medio millón de personas en toda Europa. La cifra para España son 20.000, 20 veces más que los accidentes de tráfico.

Según ese estudio, el tráfico rodado es el responsable del 80 por ciento de los óxidos de nitrógeno y óxidos de azufre que se emite a la atmósfera de las ciudades. De toda esa cifra, el 80 por ciento de esas mismas emisiones son generadas por motores diesel. En 2012, la OMS concluyó que el humo del diesel contiene partículas carcinógenas de nivel 1, el más elevado.

Reducción de emisiones: La reducción de gases, y por tanto la disminución del riesgo para la salud, es el objetivo prioritario de la Unión Europea en materia medioambiental. En 1997 comenzaron las primeras restricciones al diesel. Se fijaron límites de emisiones máximas de gases para estos motores, conocidos como normas Euro. En 2015 estalló en Europa el denominado ‘Dieselgate’, descubriéndose que muchos fabricantes habían manipulado los sistemas de escape de los vehículos para que ofrecieran lecturas hasta 10 veces inferiores a las reales y que saltaban significativamente las normas Euro de emisiones. Así nació la nueva normativa Euro 6, la más restrictiva de todas cuantas ha habido y que amenaza con complicar el futuro a los vehículos que no la cumplan -aunque estén fabricados antes de 2019, cuando entra en vigor-. Las emisiones con el EURO 6 pasarán de 180 mg/km a 80 mg/km.

--La gasolina, más dañina para el ozono: En cuanto a la degradación de la capa de ozono y, por tanto, el aumento del denominado ‘efecto invernadero’ que genera el calentamiento global, las emisiones de CO2 de un motor gasolina son superiores a las de un vehículo diesel. Una regla que depende del fabricante y del combustible utilizado.

--El futuro de los coches diesel: En vista de los resultados y conclusiones más o menos generalizadas de los estudios realizados en todo el mundo sobre el diesel, se puede concluir que efectivamente sus emisiones son perjudiciales para la salud. Más de lo que lo son los vehículos gasolina. De hecho, las partículas en suspensión que emiten los diesel son en buena parte responsables de la famosa ‘boina’ de contaminación que se forma sobre las ciudades tras una temporada sin lluvias. Y esas partículas, que contienen sustancias cancerígenas, caen a la superficie cuando se producen finalmente las precipitaciones. Por ello, los expertos del sector automovilístico auguran que los vehículos diesel que se rigen por directivas Euro anteriores a la nueva -la 6, que entra en vigor en enero de 2019-, empezarán a depreciarse y es posible que las autoridades municipales de grandes ciudades implanten restricciones a su circulación por el centro de estas.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo