Te lo aclaro

¿Son fiables los exámenes que se realizan telemáticamente?

Examen de oposición a profesor.
photo_cameraExamen de oposición a profesor.

Estamos a mitad de julio y los colegios, universidades y resto de centros de enseñanza están echando el cierre después de uno de los años más peculiares y difíciles de los últimos tiempos. La crisis provocada por el coronavirus ha afectado a todos los sectores de nuestra vida, y uno de ellos es sin duda la educación. Un sistema que se ha visto totalmente afectado y que ha cambiado radicalmente la forma de evaluar y enseñar a los alumnos durante los últimos meses.

La prueba de acceso a la universidad ha terminado y los alumnos ya han recibido sus respectivas calificaciones. Al igual que en la mayoría de las universidades españolas también se ha terminado de realizar los exámenes. Sin embargo, la situación es totalmente diferente, la mayoría de las pruebas, por no decir todas, excepto selectividad, se han realizado de manera telemática. Algo a lo que ni los alumnos ni el propio profesorado está acostumbrado. Por lo que, ¿son fiables los exámenes que se realizan telemáticamente?

Aprendizaje de los alumnos

Una de las principales dudas que plantean los exámenes telemáticos es comprobar realmente si el alumnado ha conseguido asimilar el temario de las asignaturas y poder así, aprender al igual que se hace en una clase presencial.

“Hay que tener en cuenta que, por motivo del COVID, se suspendieron las clases, y los profesores tuvieron que adaptar la docencia hasta ese momento presencial, a una nueva metodología online. Eso supuso que sobre los contenidos teóricos pesaran más los prácticos, de forma que fundamentalmente los alumnos tuvieran que focalizarse en trabajos y ensayos, de forma que los profesores evaluaron más sobre estos que sobre el examen, que en muchas asignaturas se suprimió”, asegura José María Benito, profesor de la Universidad Villanueva.

Por otra parte, Carlos Gómez de Dios, profesor de Lengua del Colegio el Prado afirma que esta situación ha puesto a prueba el sacrificio y el compromiso de los alumnos: “Un buen número de los alumnos serios y responsables han seguido bien el temario y lo han conseguido. Los alumnos menos trabajadores, responsables o estudiosos, en general, no lo han logrado”, concluye.

¿Es igual de fiable un examen telemático que uno presencial?

Muchas son las personas que han asegurado durante estos meses que estas dos formas de evaluar son totalmente opuestas y que obviamente los resultados son completamente diferentes.

Por un lado, existe la indudable desconfianza de parte del profesorado hacia los alumnos a la hora de realizar los exámenes telemáticamente, ya que las posibilidades de utilizar un libro, apuntes o cualquier ayuda es mucho más alta que en una prueba presencial. “Hay muchos que han sido leales y los exámenes han mostrado realmente los conocimientos que tienen, pero también hay alumnos que, dadas las circunstancias, tenían ayuda para resolverlos: libros, compañeros a través de las redes, padres...”, afirma Gómez de Dios.

“Para que un examen de ese tipo reduzca al mínimo las posibilidades de fraude, debe ser tipo test y con un tiempo de respuesta muy ajustado; y los exámenes tipo test, telemáticos o no, no pueden medir los conocimientos de un alumno”, reflexiona José María Benito.

Además, en estos casos la mayoría de los docentes está de acuerdo, especialmente los profesores de ciencias sociales, ya que parte importante de sus pruebas exige una redacción, expresión, análisis y reflexión muy importante que en estos casos no se ha podido valorar de ninguna manera.

Métodos utilizados para la realización de exámenes

Los profesores han tenido que buscarse la vida estos meses para preparar un sistema seguro y que favorezca el aprendizaje del alumno a la hora de realizar las pruebas.

José María Benito cuenta que “hay diversas aplicaciones informáticas; unas permiten un sistema de prueba con preguntas aleatorias y tiempo reducido, con cámara del alumno en modo reunión; otras, además, bloquean el dispositivo del alumno de modo que no pueda más que realizar el test en un tiempo muy ajustado. Además están las que permiten realizar un examen de desarrollo, con cámara del alumno activa; otros que ponen a disposición del alumno las preguntas para que las desarrolle en un tiempo determinado y las suba a una plataforma con cierre y bloqueo horario, pero sin control de cámara ni altavoz; y otros permiten el examen oral, pero son mínimamente utilizados”.

¿Qué prefieren alumnos y profesores?

Con esta nueva forma de realizar las pruebas es importante conocer la opinión del profesorado y los alumnos. Obviamente las preferencias de ambos son totalmente diferentes.

Los profesores, por su parte, prefieren los exámenes presenciales porque se mide mejor el conocimiento del alumno y se aseguran, la mayoría de las veces, de que los alumnos no cometen fraude. Además de que pueden poner los exámenes a su medida.

Sin embargo, por parte de los alumnos los profesores están seguros de que prefieren estas pruebas. “Aunque las preferencias son diversas, pienso que muchos alumnos prefieren este tipo de pruebas, ya que no tienen que desarrollar las respuestas y no tienen que estar pendientes de la redacción, caligrafía y ortografía”, apunta Gómez de Dios.

Además, el profesor de Comunicación Audiovisual, José María Benito asegura que “los alumnos que realizaron sus exámenes de modo presencial en el primer cuatrimestre, antes de que se suspendieran las actividades académicas presenciales, piensan que se ha dado un agravio comparativo, pues han tenido que superar una mayor exigencia que aquellos que con el sistema online han obtenido una misma o mejor nota que ellos”.

Exámenes telemáticos en el futuro

Ahora mismo existe la duda o la posibilidad de que se puedan adaptar pruebas en colegios y universidades de una forma telemática. De momento, la fase de prueba ha ocurrido durante estos meses. En este caso, las opiniones de los dos profesores distan una de otra.

Por su parte, Gómez de Dios piensa que ojalá no se implante. “Está muy bien este tipo de pruebas, siempre y cuando se realicen en presencia del profesor, pero no a distancia”.

Sin embargo, José María Benito asegura que “las nuevas tecnologías y la enseñanza no presencial han llegado para quedarse, no como un mero instrumento para superar una determinada situación puntual como la que hemos vivido. Cómo se vayas incorporando a la presencialidad es algo que veremos a partir de ahora; pero, efectivamente, todo indica que la docencia compartirá enseñanza presencial con la telemática; pero en las universidades con enseñanza presencial, y más si es personalizada, dudo que desaparezcan los exámenes presenciales”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes