Te lo aclaro

¿Sufren ahora los niños más enfermedades mentales?

Chatalle Booysen
photo_cameraChatalle Booysen

Según los últimos datos más del 20% de los adolescentes de todo el mundo sufren trastornos mentales. El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 19 años. Y, alrededor del 15% de los adolescentes de países de ingresos medios y bajos se ha planteado el suicidio.

Además, el coste de los trastornos mentales no es solo personal, sino también social y económico. Sin embargo, la salud mental de los niños y adolescentes ha sido ignorada a menudo en los planes de salud nacionales y globales.

“Muy pocos niños tienen acceso a programas que les enseñen a gestionar emociones difíciles”, afirma el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. “Muy pocos niños con enfermedades mentales tienen acceso a los servicios que necesitan. Esto debe cambiar”.

Las tasas de autolesiones, suicidio y ansiedad entre niños y jóvenes de todo el mundo son alarmantemente altas; por ello, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se están reuniendo con algunos de los principales expertos a nivel mundial para abordar esta amenaza creciente.

“Demasiados niños y jóvenes, tanto pobres como ricos, en todos los rincones del mundo, están experimentando enfermedades mentales”, explica Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF.

Además añadía: “Esta crisis inminente no entiende de fronteras ni de límites. La mitad de los trastornos mentales empieza antes de los 14 años, así que necesitamos estrategias urgentes e innovadoras para prevenirlos, detectarlos y en caso necesario tratarlos, a una edad temprana”.

Por ello, UNICEF preparó a comienzos de mes un evento dedicado a la salud mental de los jóvenes que tuvo lugar entre el 7 y el 9 de noviembre en Florencia (Italia). Este acontecimiento se enmarcó en Leading Minds, una nueva serie de conferencias de UNICEF para poner de manifiesto algunos de los asuntos que más afectan a niños y adolescentes en el siglo XXI.

La conferencia también formó parte de las celebraciones en torno al 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, y de ella salieron  recomendaciones para la acción decisiva basadas en lo que digan investigadores, científicos, gobiernos, filántropos, empresas, sociedad civil y los propios jóvenes.

Algunas de las conclusiones que pudieron sacarse en estas conferencias las resumió una joven activista llamada Chantelle Booyse.

Ella denominó " Ganancias rápidas ", a aquellas medidas que los gobiernos pueden implementar con la orientación y presión de la OMS y el UNICEF:

--Asegurar la participación plena y directa de los jóvenes y las personas con experiencia vivida  al comienzo, a la mitad y al final de las políticas e iniciativas relacionadas con la salud mental de adolescentes y niños;

--Aumentar la inversión en prevención e intervención temprana , y esto lo hemos visto en forma de intervenciones directas, implementar políticas sociales efectivas que aborden los factores sociales que influyen en la salud mental durante los períodos sensibles al desarrollo, como la pobreza, la discriminación de género y la violencia;

--Mejorar y apoyar la alfabetización en salud mental, promover el autocuidado y conectar el acceso a los servicios de emergencia en todos los sistemas educativos. Esto se puede hacer centrándose en la capacitación de habilidades, la detección de jóvenes en riesgo y la educación de maestros, médicos de atención primaria y medios de comunicación. Los programas integrados de salud mental juvenil o de salud cerebral deberían integrarse de la misma manera que los programas físicamente activos.

En definitiva, los jóvenes actualmente sufren más enfermedades mentales. Esto es así por los cambios sociales que la humanidad ha sufrido en los últimos años.

Según explicaba  Chantelle Booysen   “Nuestro crecimiento de la población también tiene un costo devastador: dañamos el planeta y el medio ambiente; desarrollamos enfermedades que se vuelven cada vez más difíciles de curar; y terminamos en espacios sin esperanza que son inmensamente difíciles de navegar”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?