Te lo aclaro

2012 va a ser peor que 2011

Lo peor está por llegar. Las previsiones macroeconómicas condenan a España. Al moderado optimismo de principios de año le sustituyen ahora unos últimos pronósticos que recortan cada vez más las estimaciones de crecimiento para 2012, que los expertos ya consideran que será aún peor que 2011. Le explicamos algunas claves.

La situación cada vez más degradada de las finanzas públicas en los países periféricos del euro es la responsable de los pesimistas vaticinios de los expertos. El abultado déficit público y la creciente deuda amenazan el crecimiento, y la posibilidad de una nueva recesión es cada vez más cercana. Estos son algunos de los datos que lo muestran:

-- Crecimiento negativo en los primeros meses del año: Algunos indicadores de la economía española apuntan ya hacia algún trimestre de crecimiento negativo en 2012. Es el caso del Indicador Sintético de Actividad (ISA), que concentra una serie de datos que permiten predecir en el corto plazo la evolución del crecimiento.

Según los datos del Ministerio de Economía, el ISA ya muestra claros signos de desaceleración al situarse en el 0,4% de crecimiento interanual en el tercer trimestre frente a un crecimiento del 1,2% y del 0,9% en los periodos anteriores.

-- El drama seguirá estando en el elevado desempleo. Según el consenso de los analistas, la tasa de paro rozará el 23% en 2012. La escasa actividad de la que gozará la economía el próximo año seguirá golpeando la creación de empleo. Además, los anunciados recortes obligarán con toda probabilidad a prescindir de un elevado número de empleos en el sector público. Algo que, por muy necesario que pueda ser, elevará el número de parados en el corto y medio plazo.

Todas las previsiones nacionales e internacionales confirman que España contará en el 2012 con el mayor número de parados de su historia, más de cinco millones -de hecho, con arreglo al cómputo que hace la Comisión Europea (Eurostat), ya lo hizo al cierre del pasado septiembre, con 5.218.440 personas sin trabajo y una tasa del 22,6%-.

Hasta el próximo verano, al menos, no se vislumbran cambios, según los analistas, ya que se seguirán destruyendo puestos de trabajo. Y, peor aún, hará falta que pasen entre dos y tres años para que la economía española vuelva a crear empleo. Todo dependerá de si la población activa desciende, una opción que parece más que probable, ya que en casi todas las proyecciones se considera que una gran cantidad de emigrantes retornarán a sus países de origen ante la falta de puestos de trabajo en España.

-- La economía española adolece de una fuerte debilidad interna. Sólo el sector exterior contribuye al crecimiento. La demanda nacional ya cayó el 1,9% en el segundo trimestre y podría desplomarse aún más en los primeros meses de 2012.

-- La venta en las grandes empresas sufrió una caída del 10% en junio, la mayor desde 2009, y el comercio minorista también amplió su descenso al 4% en agosto.

-- Los sectores industriales y de construcción, hasta hace poco motores del crecimiento, seguirán en negativo.

-- El consumo en España en 2012 también será peor que en 2011: El ligero crecimiento que preven los expertos será debido a la inflación, por lo que los consumidores mantendrán su nivel de gasto y primarán los precios bajos a la hora de realizar sus compras.

Según las previsiones de los analistas, en 2012 sólo subirá el consumo en droguería (un 0,6%) y en alimentación (un 0,1 por ciento), especialmente en alimentos saludables, dieta y preparados. El consumo en ropa se mantendrá estable, mientras que el consumo de productos de perfumería y belleza caerá un 0,5% y el consumo de ‘impulso’ -que recoge el gasto en comida y bebida fuera de casa- caerá un 0,6 por ciento.

En cuanto al gasto medio por hogar según el tipo de consumidor, los únicos que aumentarán ligeramente su gasto son las parejas con hijos, en especial las que tienen hijos mayores (con un 1,8 por ciento más de gasto que en 2011), seguido de los hogares monoparentales con hijos (1%). Los consumidores independientes -tanto los jóvenes como los mayores- recortarán su gasto medio en un 3,3 por ciento; los retirados reducirán su gasto en un 1,3%, un dato que destacan los expertos ya que este grupo de consumidores había resistido muy bien la crisis hasta el momento, pero ahora también va a caer.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes