Te lo aclaro

¿Vamos a seguir pasando frío este verano?

<p><span id="docs-internal-guid-466d123c-adff-6f2f-e066-f17a74c865cf">&nbsp;</span></p><p dir="ltr"><strong>Es momento de empezar a hacer planes de cara a las vacaciones. ¿Has pensado ya en ello?</strong></p><p><br></p>

Las temperaturas de lo que llevamos de verano de 2021 están siendo muy irregulares. Por un lado, a partir del mediodía la temperatura media suele subir drásticamente, alcanzando puntos de más de 30 ºC. En cambio, a partir de las 22:00 la temperatura comienza una bajada rápida, que nos lleva a temperaturas incluso inferiores a 20 ºC, es decir, un desnivel de más de 10 grados.

Para mostrar un ejemplo, la temperatura más alta registrada en la Comunidad de Madrid por la AEMET fue de 41,5 ºC en la estación de Arganda del Rey, a las 16:40 de la tarde. Ese mismo día, la temperatura mínima de la estación de Arganda fue de 19,6 ºC, un poco más de 21 grados de diferencia.

Estos cambios de temperatura tienen una explicación, tal como ha contado Beatriz Hervella, Portavoz de AEMET a Confidencial Digital: “El episodio de altas temperaturas que se cerró prácticamente el pasado martes se vio propiciado por dos factores: un anticiclón que favoreció una gran insolación y por tanto temperaturas en ascenso, y la presencia de una baja térmica que ayudó a impulsar aire muy caliente africano que terminó por calentar aún más España”.

Esta masa de aire cálido, que según indica la portavoz era de por sí más cálida de lo habitual, llegó muy reseca al mediterráneo y posteriormente se vio desplazada por una borrasca posterior: “la llegada de esa borrasca y su frente asociado se vincula a fuertes descensos térmicos que, en este caso, no fueron excepcionales”.

Pero la subida de las temperaturas no es solo una situación que ocurra en España, sino también en otros países mediterráneos: “Es una tendencia que también se observa en el Mediterráneo europeo, en donde este año sabemos con mucha certeza y elevada probabilidad (más que otros años) que en media hará más calor de lo normal”.

La irregularidad de la temperatura tiene un motivo

Los cambios bruscos de la temperatura, y sobre todo la subida progresiva cada año tiene su punto de partida en el calentamiento global. Si bien los países están realizando estrategias para tratar de frenarlo: “La gestión del cambio climático se apoya en dos conceptos: la mitigación, que es la reducción de gases de efecto invernadero; y la otra sería la adaptación, realizar cambios para hacernos a las situaciones nuevas que genera el cambio climático”, indicaba Pedro Dorta Antequera, doctor en Geografía Física por la Universidad de La Laguna.

La Ley de Cambio Climático (Ley 7/2021, de 20 de mayo) española llega de la mano de las estrategias de mitigación, que llegan tarde: “El Acuerdo de París buscaba conseguir que la temperatura planetaria no subiera más de dos grados a finales del siglo XXI. Las publicaciones que trabajan sobre esto muestran que esto ya es casi imposible, de hecho hay una que muestra que las posibilidades son de un 1%, la batalla está perdida”. Pero aquí entra la segunda parte de la estrategia: “No se debe parar la mitigación, porque cuanto más hagamos y más nos movamos menor será el impacto al que tendremos que adaptarnos”.

Estas leyes están cumpliendo su cometido, ya que la contaminación por persona de los países europeos está descendiendo. Ahora son los países en vías de desarrollo en los que más está creciendo la contaminación: “Aun así, los niveles de contaminación de estos países siguen siendo mucho más bajos. Aquí entramos en un problema de ética: ¿Hasta qué punto podemos obligar a países como la India o Nigeria, que están intentando crecer, a no llegar a los niveles de contaminación a los que hemos llegado nosotros en nuestro desarrollo?".

Aun así, el cambio climático no es solo calentamiento global: “El calentamiento es innegable, pero hay otras cosas, como la lluvia, que son más difíciles de medir. Las temperaturas pueden ir subiendo de máximos y se ve, pero los máximos de la lluvia son más irregulares”. Pero ambos forman parte del mismo sistema: “En el clima cuando tu cambias la temperatura, el resto de cosas se mueven, y por lo tanto las precipitaciones también se están moviendo”.

Esta es la causa de la temperatura tan irregular que se está viviendo en gran parte de España, el cambio climático. Las precipitaciones, que tan irregulares están siendo, están enfriando el ambiente, que con la llegada de la noche da un cambio drástico. Por suerte desde AEMET concluyen que la temperatura, si bien estaba variando, este verano será alta: “las predicciones estacionales indican que el trimestre de julio-agosto-septiembre será más caluroso que la media de otros años en toda España”.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable