Paneles solares.
photo_camera Paneles solares.

Tendencias

¿Alquiler o compra? Descubre qué instalación fotovoltaica te interesa

Se está experimentando un espectacular auge del fenómeno fotovoltaico

La energía solar fotovoltaica constituye una solución cada vez más demanda para conseguir ahorros en la factura de la luz. La bajada del precio de este tipo de instalaciones y una legislación cada vez más propicia, han motivado un espectacular auge del fenómeno fotovoltaico entre personas que quieren invertir para reducir costes en su factura energética.

De igual manera, esta importante demanda ha provocado la aparición de muchas empresas, algunas especializadas en renovables como MySolarEnergy y otras creadas al calor de un sector claramente en crecimiento, que ofrecen diferentes modalidades de instalación y, por consiguiente, de relación entre ambas partes.

Las dos principales fórmulas que actualmente se disputan el favor de los clientes son la compra de los paneles y el alquiler, una opción esta última que, sobre todo, empieza a ser ofertada por las propias compañías eléctricas. Su funcionamiento es sencillo: el dueño de la vivienda adquiere los paneles en régimen de alquiler y paga una cantidad previamente acordada a la compañía eléctrica, que se ocupa de la instalación y que sigue siendo la dueña de los paneles, aunque estén en el tejado de la vivienda.

A priori, resulta una elección muy interesante, ya que el propietario del tejado no tiene que realizar una inversión previa y el alquiler que paga por el uso de los paneles solares queda compensado por los ahorros que obtiene en su factura eléctrica desde el primer día. Sin embargo, conviene detenerse en la letra pequeña de este tipo de acuerdos para valorar con toda la información si nos conviene más alquilar o comprar.

Alquiler de los paneles solares

Sin inversión inicial. La principal ventaja, al igual que sucede con el alquiler de una casa o de un coche, es que no requiere una inversión inicial. Únicamente hay que pagar una cuota mensual, generalmente muy baja, que, además, se ve compensada por la propia disminución que se consigue en la factura de la luz.

Mantenimiento gratuito. Además, al ser un alquiler, el mantenimiento es gratuito, por lo que tampoco supone un coste para el propietario de la vivienda.

Instalaciones sobredimensionadas. Eso sí, hay que tener en cuenta que en este tipo de instalaciones la producción de energía suele ser mayor que la que el usuario necesita en función de sus hábitos de consumo. Es decir, la instalación está sobredimensionada.

Beneficio para la compañía eléctrica. Como en este tipo de acuerdos no se incluyen baterías, los excedentes de energía que se generan y que el usuario no utiliza son vertidos a la red, con el consiguiente beneficio para el arrendador, que generalmente es la propia compañía eléctrica.

Además de estas cuestiones, al ser contratos de alquiler con vinculaciones a muy largo plazo, es preciso tener claras las respuestas a estas preguntas antes de firmar nada:

-¿Existe un periodo de permanencia obligatorio? ¿Hay penalización por cancelarlo antes de que termine? En definitiva, ¿cuánto cuesta cancelar el contrato?

-¿Qué ocurre si queremos vender la vivienda y al comprador no le interesa seguir con el contrato? Y si le interesa seguir, ¿en qué condiciones se le traslada el contrato?

-¿Puedo consultar, en cualquier momento, la producción y el rendimiento de la instalación?

-¿Qué permisos tengo que pedir si necesito reparar mi tejado? ¿Cómo se gestionan las averías de la instalación?

-¿Puedo ampliar la instalación si cambian mis hábitos de consumo?

Comprar la instalación fotovoltaica

imagen_cfd_2

La otra opción es la de comprar la instalación, ser el propietario y, por tanto, controlar todo el sistema, sacar el máximo rendimiento y disponer de todos los beneficios. Requiere una inversión inicial y asumir los costes de mantenimiento, pero los componentes tienen unas garantías muy amplias (hasta 30 años en paneles) y, generalmente, no dan problemas si se eligen productos de calidad.

Este tipo de instalaciones son las más ofertadas por las empresas especializadas en soluciones de energía fotovoltaica. De hecho, hay calculadores online que, introduciendo unos datos básicos, permiten realizar una estimación muy rápida de los costes de la instalación y los beneficios que se pueden obtener.

Las principales ventajas de la compra de una instalación de paneles solares son:

Todos los beneficios son para el usuario. Al alquilar el tejado, alguien aparte del usuario estará ganando dinero, por lo que este estará renunciando a una parte de la rentabilidad. Con una opción de compra, todo el ahorro será para él desde el primer minuto.

Financiación de la instalación. La mayor parte de las empresas instaladoras ofrecen una financiación a medida que permite cubrir la cuota con los ahorros generados.

Ampliación de la instalación en función de las propias necesidades. Si los hábitos de consumo cambian porque el usuario adquiere un vehículo eléctrico o porque quiere añadir un sistema de aerotermia, seguramente necesitará realizar una ampliación de la instalación. Al ser dueño de su instalación, el usuario podrá elegir libremente; si no, dependerá de lo que le interese a la empresa con la que tenga firmado el contrato de alquiler.

Instalación de batería. En las propuestas de alquiler, no se suelen incluir baterías. Esto se explica porque en muchos casos, a la compañía eléctrica, que es la que ofrece la instalación en régimen de alquiler, no le interesa la independencia energética del usuario.

Con una batería, en caso de que se generen excedentes, se almacenarán para cuando no haya sol y se necesiten, con lo que se reduce todavía más la factura eléctrica y se estarás más cerca de una verdadera independencia energética.

Hay que tener en cuenta que el valor del excedente inyectado en la red es muy bajo (0.04 €/kWh aprox.) mientras que el de la energía comprada es más alto (0.18€/kWh aprox.). Por tanto, si el horario de consumo del dueño no coincide con el horario de producción solar, las baterías son la opción de mayor rentabilidad.

En definitiva, conviene analizar con detenimiento las ventajas e inconvenientes de cada una de estas alternativas. El alquiler de los paneles solares para autoconsumo eléctrico es una solución que principalmente ofertan las compañías eléctricas. Mientras que la compra es ofertada por empresas especializadas en energía fotovoltaica ya que permite realizar instalaciones de placas solares a medida de las necesidades de los usuarios, maximizándoles el ahorro y reduciendo el tiempo de amortización de la inversión inicial.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?