Comida para cachorros.
photo_camera Comida para cachorros.

Tendencias

Comida para cachorros ¿qué es recomendable para cada edad?

Aprende todos los secretos para que tu cachorro crezca sano y fuerte

La alimentación de un cachorro durante sus primeras semanas de vida es un factor muy importante para su desarrollo y para que crezca fuerte y sano. Dedicar tiempo a consultar opiniones de expertos acerca de diferentes aspectos relacionados con la comida que aportaremos a nuestro cachorro nos puede ayudar de manera decisiva a seleccionarla correctamente, lo cual redundará sin duda en una mayor felicidad para toda la familia.

Alimentación de los cachorros según su edad

Durante sus primeras semanas de vida los cachorros son muy vulnerables, especialmente en los primeros días. Resulta muy conveniente que al menos durante sus primeras 48 horas de vida mamen de su madre, ya que ésta produce un tipo de leche rica en nutrientes y anticuerpos difícilmente sustituible de manera artificial.

Si esto no fuera posible, porque haya sido rechazado por la madre o por cualquier otro motivo, nunca debemos sustituir la leche materna por leche de vaca o de cabra, ya que contienen un exceso de lactosa que el cachorro no podrá metabolizar correctamente, además de carecer de ciertos aminoácidos esenciales para su desarrollo, entre otras deficiencias nutricionales.

Por este motivo, si durante esas primeras horas no puede mamar de su madre, lo más aconsejable es consultar con un veterinario para que nos indique de qué manera alimentar al cachorro durante sus primeras horas de vida, mediante algún tipo de leche maternizada artificial ayudándote de un biberón o un tubo gástrico, si está enfermo o demasiado débil para mamar.

Después de la toma con el biberón, puedes masajear al cachorro en la zona anal con una toallita o una pequeña bola de algodón humedecida con agua templada, como haría su madre al lamerlo. De esta forma evitarás problemas relacionados con el estreñimiento.

Primeros dos meses

Entre los primeros 15 y 20 días de vida del cachorro, si estuvieran en la naturaleza, la madre comenzaría a regurgitar alimento, en estado predigerido, en cantidades pequeñas y de manera puntual. Este sería el primer contacto de la cría con alimentos sólidos, de modo que, durante este plazo, podemos empezar a ofrecerle una toma diaria de alimentos blandos o muy triturados, en forma de papilla. Es importante observar el comportamiento del cachorro después de las primeras tomas para comprobar que puede digerirlas bien, vigilando la presencia de vómitos o diarreas.

Un método sencillo que nos puede ayudar a que el cachorro se interese por este alimento, nuevo para él, sería recoger una pequeña cantidad de papilla con los dedos y acercarla a su boca para que la olisquee y la vaya lamiendo poco a poco.

A partir de los 20 días, la alimentación en forma de papilla (comercial o casera) debe ir ganando peso respecto a la leche materna, que irá cumpliendo una función de complemento nutricional.

El cachorro seguirá alimentándose de leche materna durante unas 10 semanas, aunque este plazo puede variar en función del tamaño de la camada, el estado de salud de la madre y de la raza en cuestión. El destete debe darse de manera gradual, ya que, si se produce de manera brusca, puede acarrear dificultades en la digestión del cachorro y en su comportamiento. Para evitar estos problemas, no resulta conveniente separar a la cría de su madre antes de los 45 días.

Entre la cuarta y la sexta semana de vida del perro podemos empezar a aportarle alimentos más sólidos, comenzando por una papilla de transición comercial o casera, o bien mezclando pienso deshidratado especial para cachorros con agua o con algún sustituto de la leche materna.

Si optamos por una papilla de transición casera, debemos elegir alimentos de calidad y con los aportes nutrientes necesarios para esta etapa de desarrollo de nuestro cachorro.

Entre dos y seis meses de vida

A partir de la octava semana el cachorro estará preparado para comer alimentos sólidos.

En razas grandes es conveniente aportar alimentos que favorezcan un crecimiento lento, en algunas razas la etapa de crecimiento se puede prolongar hasta los dos años. Si gana demasiado peso en poco tiempo pueden aparecer problemas óseos, como displasias, ya que sus huesos serán demasiado finos para soportar la masa corporal. Por este motivo, debemos elegir piensos específicos para cachorros de raza grande, con niveles medios o bajos en proteínas y grasas.

En cuanto a las razas medianas, también propensas en problemas óseos durante la etapa de crecimiento, debemos aportarles una dieta baja en grasas y rica en proteína animal. Tienen un metabolismo ligeramente superior a las grandes y suelen mantener su crecimiento hasta el primer año de edad.

En proporción a su tamaño, los perros de razas pequeñas deben comer más cantidad de alimento que los de razas grandes debido a su metabolismo. La mayoría de estos perros alcanzan su tamaño adulto a los 10 meses de edad. Con los cachorros de este tipo de razas debemos vigilar el tamaño de la bola de pienso, ya que tienen bocas pequeñas y pueden tener dificultades a la hora de masticar y tragar el alimento.

Entre seis y doce meses

La mayoría de cachorros con más de seis meses se pueden alimentar de manera similar a los perros adultos, prestando atención a la variedad y vigilando sus digestiones (si encontramos diarreas o vómitos debemos consultar a nuestro veterinario). Hasta los doce meses podemos complementar su nutrición con suplementos naturales específicos para cachorros.

¿Cuántas comidas al día necesita tu cachorro?

Encontrar el equilibrio en las tomas diarias, para evitar que pase hambre y sobrealimentarlo, es importante durante el desarrollo del cachorro.

Lo más recomendable es no dejar todo el día el alimento en su comedero, sino aportarle varias tomas al día. De esta forma evitaremos el sobrepeso y le ayudaremos a adquirir hábitos vinculados a un horario de comidas.

Aunque el número de tomas diarias puede variar en función de la raza y del estado de salud del animal, la pauta general sería de entre 4 y 6 desde que empieza a probar alimentos sólidos hasta el destete, 4 entre los dos y los tres meses, 2 o 3 desde los cuatro a los seis meses y 2 a partir de este momento.

La cantidad de comida por ración también debe aumentar con la edad del cachorro, teniendo en cuenta que algunas razas, especialmente las más grandes, cuando llegan al estado adulto debemos reducir esta cantidad, ya que sus requerimientos nutricionales disminuyen a partir de este momento.

Comida casera para cachorros

En el mercado podemos encontrar alimentos comerciales de calidad específicos para cada momento del desarrollo de nuestro cachorro. Sin embargo, muchas personas optan por preparar este alimento con productos naturales que podemos encontrar en nuestra despensa. Si eliges esta opción, conviene que tengas en cuenta algunos factores.

Durante la primera etapa en la alimentación sólida del cachorro, es importante elaborar la papilla con cuidado. Debemos utilizar alimentos específicos para destete teniendo en cuenta no solo la calidad, también debemos vigilar el contenido en nutrientes de cada alimento.

La dieta del cachorro debe ser variada, evitando un contenido exclusivo de carne o de vegetales. Conviene recordar que algunos alimentos, muy saludables para nosotros, son tóxicos para los perros (como el ajo, el aguacate, las nueces, la cebolla o las uvas, entre otros). Asimismo, debes evitar la carne cruda, ya que puede contener bacterias dañinas para el sistema digestivo del cachorro.

Alimentar correctamente a un perro durante sus primeros meses de vida puede determinar su desarrollo como adulto. Debemos considerar la calidad del alimento, su contenido nutricional y la raza, adecuando la cantidad y el número de tomas diarias a cada etapa de su crecimiento. Tu veterinario te dará algunas claves que pueden resultar muy útiles para disfrutar de tu perro durante muchos años.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable