Carta de presentación
photo_camera Carta de presentación

Tendencias

Cómo escribir una carta de presentación

¿Por qué usar una carta de presentación?

Al momento de aplicar para una posición de trabajo, cada vez es más común el uso de lo que llamamos “carta de presentación”, también conocida como ‘cover letter’ en inglés. Esta carta no es otra cosa que una breve introducción a tu perfil profesional y tus logros laborales, además de incluir una explicación simple y sencilla de por qué serías la persona indicada para el puesto.

A continuación, te explicaremos de manera sencilla cómo escribir una carta de presentación y exactamente cuáles son las cosas más relevantes que debes tomar en cuenta para hacerla efectiva y concisa.

¿Por qué usar una carta de presentación?

Además de ser un modo formal de presentarnos, permite a quien evalúa la posibilidad de ver nuestros logros y rasgos más puntuales que pueden llamar su atención.

A pesar de que no todos los empleadores suelen solicitar una, actualmente se han tornado una práctica natural del proceso de introducción a la selección laboral. Esto ha sido con el objetivo de agilizar el proceso de reclutamiento a la hora de contactar a la persona más adecuada.

¿Cómo es una carta de presentación?

Como su nombre lo dice, es un breve mensaje que tiene el objetivo de presentarte. Querrás escribirla en estilo de carta, haciendo uso de los respectivos elementos presentes en una y de manera consistente. Utilizar plantillas como estas puede ser de mucha utilidad al momento de escribir tu carta de presentación.  Esto será lo que debes incluir:

Tu nombre y tus datos de contacto: incluyendo dirección, email, número de teléfono y perfiles relevantes de plataformas laborales (LinkedIn por ejemplo)

Los datos de contacto destinatario, es decir, quien contrata.

Tu presentación/introducción: con un cordial saludo previo a expresar tu interés en la posición y quizá incluso el cómo llegaste a ellos.

El cuerpo de la carta: donde relatarás algunos de tus logros laborales, tu experiencia y dominio en el puesto/área al que aplicas, así como también el por qué eres la persona indicada para la posición, e inclusive, cómo puedes ser de provecho para el espacio laboral y la compañía.

Cierre: Donde efectivamente concluyes la idea y puedes establecer un posible horario de entrevista o señalas tu disponibilidad para un futuro contacto.

Despedida:  Breve y educada.

A continuación, presentamos un ejemplo:

Imagen4

Como se puede ver, es una carta de presentación con la estructura apropiada que al mismo tiempo habla sobre las capacidades de quién se presenta. Sobre todo, es muy importante recordar que una carta de presentación NO es un sustituto de tu currículum.

A menudo algunas cartas de presentación indagan demasiado en detalles, y si bien puede ser necesario para algunas posiciones o puestos de trabajo muy exigentes o formales, no será el mismo caso para todos.

Imagen3

Otra cosa a tener en cuenta al momento de realizar una carta de presentación es prestar especial atención a qué posición estás aplicando y tomarlo en cuenta al momento de hacer tu carta. Por ejemplo, un asesor de ventas es una persona con la capacidad de ser muy convincente y persuasivo, mientras que un chef debería demostrar entusiasmo en el arte culinario.

Por lo que:

En el caso de ventas o gerencia, probablemente sea más adecuado redactar una carta de presentación en estilo amigable, educado y convincente.

Para un especialista en contaduría, lo mejor sería señalar algunos logros muy precisos y tu área de experiencia.

Y en caso de ser un ilustrador gráfico, puedes hacer uso de tu habilidad para crear una con un modelo menos formal por uno más creativo y que se ajuste al perfil.

Todo está en el para qué y el cómo. Por otra parte, es recomendable mantener una postura fresca para cada postulación, por lo que una carta de presentación personalizada para cada situación es cuánto menos, deseable.

Una carta de presentación genérica, inclusive dentro de las mismas áreas de trabajo, puede resultar en un rechazo, ya que es posible que noten lo general de la misma.

También puede que seas una persona que ha realizado diversos trabajos y, por ende, adquirido experiencia en áreas completamente diferentes. Seamos realistas: poco o ningún beneficio tendrá realizar una carta de presentación que no apunte a tu postulación del momento.

Otra posibilidad es que seas un FreeLancer con intenciones de aplicar a diferentes tareas de corta duración. De ser así, es necesario que tengas una carta de presentación para cada oportunidad de trabajo. También puede que tengas diferentes conocimientos aplicables a dos (o más) posiciones diferentes de trabajo y, desde luego, querrás demostrarlo en cada postulación.

Imagen1

Otros tips:

Usa solo una página

Sé conciso, es decir, no añadas palabras por alargar el contenido.

Usa un formato consistente. Por ejemplo: mismo tipo de fuente, tamaños de letras, entre otros.

Asegúrate de leerla un par de veces.  Algunas personas prestan especial atención a tus errores, por mínimos que sean.

No necesariamente debe ser solo para una oferta publicada, también puedes hacerla para postulaciones espontáneas.

Puntualiza tu interés en una entrevista. Aunque pueda parecer obvio que la entrevista es lo que prosigue naturalmente, la proactividad y toma de iniciativa son bien recibidas. Todos queremos un empleado motivado.

Toma una plantilla y trabaja a partir de allí para personalizar la tuya propia. De este modo conoces mejor tu carta y le puedes dar un toque de tu propio estilo, lo cual es importante al momento de resaltar y captar el interés del empleador.

En general, las cartas de presentación suelen seguir un mismo patrón que adaptamos según la situación. Sin embargo, no dejes que esto limite tu propia creatividad e iniciativa.

Cada oportunidad de trabajo, reclutador y empleador son diferentes. Cada uno tiene criterios generales, específicos y personales que influenciarán su proceso de selección.

En algunos casos inclusive podrías toparte con ofertas donde incluyen qué es lo que desean ver en tu carta de presentación. Esto bien puede significar mayor o menor libertad al momento de la redacción, ya que es un modo de filtrar rápidamente lo que puede interesarles de lo que no cumple con sus requerimientos esenciales.

Por supuesto que también existen modelos de cartas de presentación para personas sin experiencia. Todos comenzamos igual, sin experiencia. Pero no por eso dejaremos de necesitar una carta de presentación. Al contrario, puede dar indicios de que seguimos apropiadamente los protocolos.

Sin importar si apenas estás comenzando a emprender tu vida laboral o si tienes años de experiencia, una carta de presentación hará más fácil entablar una relación con tu futuro empleador y darte a conocer de una forma breve y sencilla. Sigue los tips que te hemos dado en este artículo y conseguirás una excelente carta de presentación.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?