Dieta BARF.
photo_camera Dieta BARF.

Tendencias

Te contamos todo sobre la dieta B. A. R. F. para tu perro

Descubre las ventajas y componentes de esta dieta y mucho más

Si eres de las personas que tienen en su hogar a un amigo peludo, habrás oído hablar de un tipo de dieta llamada BARF, que consiste en alimentar a los perros con huesos y con comida cruda. Su origen procede de la defensa de construir una dieta con elementos de los que se alimentaban sus antepasados.

Los dueños que deciden optar por este tipo de alimentación para sus mascotas creen que de esta manera estarán mejor y que recibirán todos los aportes de nutrientes necesarios que no les da el pienso. La dieta BARF pretende que los alimentos que proporcionas a tu mascota no estén cocinados, pero sean adecuados para el correcto funcionamiento de su organismo. BARF significa en inglés Biologically Appropiate Raw Food, que en español es Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada.

El veterinario que investigó sobre este modelo de alimentación y la puso de moda centraba su estudio en que los perros no están preparados para tomar alimentos preparados, sino crudos. Aparte de alimentarse de proteínas animales, también se le puede proporcionar pequeñas cantidades de fruta y verdura.

Componentes de la dieta BARF

Esta alimentación se compone principalmente de:

  • Huesos de animales que conserven la carne y el músculo.
  • Carne sin huesos. No solamente tiene por qué ser de animales terrestres, sino que también pueden consumir muchos tipos de pescado.
  • Un pequeño porcentaje de verduras, frutas, vísceras y huevos.

Si vamos a empezar a darles este tipo de dieta a nuestros perros tenemos que contar, para un kilo, unos 150-200 gramos de carne, 350-400 gramos de huesos que contengan carne y músculo, 100-150 gramos de vísceras, 100 gramos de verduras y 150-200 gramos de fruta. Es muy aconsejable que cuando se vaya a realizar la compra para los perros se haga en cantidades más grandes, ya que se puede guardar en bolsas de un kilo y congelarse, al igual que ocurre con la comida humana. De esta manera estarás más tiempo sin tener que realizar esta mezcla.

Al ser alimentos puramente naturales, la dieta BARF no contiene ningún tipo de conservantes ni tampoco cereales.

Ventajas de una dieta basada en lo que comían los ancestros de los perros

Los perros que, por parte de sus dueños, han adoptado un modelo de vida basado en la práctica de ejercicio diario y una dieta BARF, tienen más energía. Los pequeños que han crecido desde que son cachorros con este tipo de alimentación no son tan propensos a tener mal aliento, ya que si algún perro tiene este problema es porque la comida que se le está administrando tiene bacterias en su interior. Otro beneficio es que la masa muscular se incrementa de una manera que con otro tipo de dieta no se podría, el hecho de tomar huesos y comida cruda hace que se produzca este aumento.

En el caso de los perros que tengan problemas musculares u óseos y empiecen a tomar la dieta BARF, puede que desaparezcan para siempre o que mejoren. No tendrán esa ansiedad por beber agua, ya que al tomar diferentes tipos de carne o de pescado crudo obtendrán la hidratación necesaria para beber agua solamente en momentos oportunos.

Las heces no serán tan abundantes como si no se alimentaran de esta manera, esto significa que la absorción de nutrientes es casi completa y solamente desechan lo que de verdad no les sirve. Con otro tipo de alimentación basada en cereales y comidas de calidades muy bajas, son propensos a una defecación muy seguida y en grandes cantidades, debido a que no necesitan la mayoría de nutrientes que comen, por lo que el organismo debe deshacerse de ellos.

Preparación de la dieta BARF para perros

Uno de los pasos principales a seguir para comenzar con este tipo de dieta es que no se le debe añadir ningún tipo de salsa o sal a su comida, tampoco es necesario echarle aceite ni ningún otro aditivo. Los huesos tienen que incluir carne y músculo para que no se le astillen en el estómago. Muchas personas también optan por triturar bien todos los huesos y añadirlos a la mezcla, pero si el hueso no está previamente cocinado y cuenta con carne en su interior, no hay ningún problema en dárselo entero.

En el caso de las frutas, al igual que debemos hacer cuando nos las comemos nosotros, se tienen que lavar bien y quitarles todos los huesos que tengan en su interior. Las verduras también hay que lavarlas previamente para su correcta digestión, ya que si hay algún bicho pequeño puede provocar daños en nuestra mascota, por lo que debemos asegurarnos de que quedan bien limpias de bacterias o parásitos.

En la dieta BARF también puede incluirse el huevo, y la mejor manera de añadirlo es cocido. De esta manera las bacterias desaparecerán. En el momento que ya sepamos cuál es la cantidad perfecta para nuestro o nuestros perros, podemos ir haciendo diferentes bolsas para congelar y no tener que realizar todo el proceso a diario.

Alimentación completa

Tras una alimentación BARF continuada, los dueños suelen acudir al veterinario para comprobar si con esta dieta sus perros están satisfechos al completo. Todo depende de la manera en que se realice: si los pasos que sigues son los correctos y el perro responde con las ventajas descritas, es señal de que todo va bien.

Al igual que en las personas, no todos los perros tienen las mismas preferencias ni el mismo metabolismo. Dentro de la dieta BARF hay varios menús a seguir, por lo que, si algún nutriente no está siendo bien asimilado, un veterinario puede ayudarte para que lo cambies o lo elimines.

Perros con salud dañada

Muchos perros tienen algún problema muscular o de salud crónico y es esta dieta la mejor para este tipo de problemas, aunque ante algunas enfermedades específicas como alergias o problemas de estómago, se debe tener cuidado con ciertos alimentos. Una combinación perfecta entre huesos, vísceras, frutas, verduras y carne o pescado crudo, es uno de los factores que va a hacer que nuestro perro levante el ánimo y aumente sus ganas de divertirse.

Si en algún momento se atraganta con algún hueso, verdura, huevo o trozo de carne, no debes asustarte. Son problemas que pueden pasar, al igual que en humanos, con cualquier comida. También ha ocurrido con cereales pequeños de baja calidad, ya que es algo que no se puede prevenir.

En los casos de perros que ya tienen una edad y no tienen su dentadura completa o es más débil, es recomendable hablar con un nutricionista para saber qué se puede triturar y qué alimentos serían más aconsejables.

¿Cuándo pasar a la dieta BARF?

Si quieres que tu perro siga este tipo de dieta, no es recomendable que lo hagas de un día a otro. Poco a poco se va a ir acostumbrando a la comida que quieres que sea su dieta durante toda su vida, por lo que lo primero que se debe hacer es mezclar los dos tipos e ir incluyéndola poco a poco. Así su estómago se irá haciendo a este tipo de comida e iremos notando las mejoras.

Es aconsejable empezar por pescado fresco de buena calidad, congelado para evitar infecciones bacterianas, y diversos alimentos BARF para que su sistema inmunológico se vaya haciendo a este tipo de alimentación.

El vídeo del día

Errejón rechaza que la imagen de España dependa de un paseo con Biden
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable