Lavado de cirsternas
photo_camera Lavado de cirsternas

Tendencias

¿Cuándo lavar una Cisterna y Tinacos de agua potable y cómo hacerlo?

¿Cómo se lleva a cabo la limpieza?

Llevar a cabo el lavado de cisternas  es necesario cada cierto tiempo para encontrarlas en buenas condiciones. Tanto en las cisternas como el lavado de tinacos es recomendable hacerlo cada seis meses con el propósito de que no se acumulen bacterias dentro de los mismos o suciedad. Además, se trata de una cuestión de salud, ya que cuando se encuentran limpios, resulta evidente que el agua saldrá bastante más limpia.

A pesar de que el tinaco y la cisterna se encuentran en lugares diferentes, ya que el tinaco habitualmente se encuentra en la parte superior de las casas y las cisternas suelen estar en el suelo, el procedimiento de lavado es prácticamente el mismo. Para lavarlos necesitarás cloro comercial, detergente en polvo, varios trapos y equipo de protección. Dentro de este equipo de protección te recomendamos contar con guantes, gafas protectoras y mascarilla. Además de todo esto, necesitarás también un cubo y un recipiente en donde poder almacenar agua de tamaño mediano. Finalmente, un cepillo con el que limpiarás la cisterna o el tinaco.

¿Cómo se lleva a cabo la limpieza?

Lo primero que tienes que hacer es vaciar completamente de agua la cisterna o el tinaco. Es importante que se encuentre vacío del todo, por lo que deberás de asegurarte que no queda agua en el fondo, sacándola con los trapos si fuese necesario. Para facilitar el proceso de limpieza, te recomendamos que cierres la llave de paso del agua. De esta manera, te aseguras de que no caerá nada de agua al interior mientras te encuentras limpiando el mismo.

El siguiente paso es mezclar en el cubo 10 litros de agua con cloro y echar detergente. No te pases con el cloro y el detergente, de hecho, con tres tapones será más que suficiente. Mezcla bien todo el contenido, ya que se tratará de lo que utilizaremos para desinfectar la cisterna o el tinaco. Ahora simplemente sumerge el cepillo dentro de la mezcla y empieza a limpiar suavemente la superficie del tinaco o la cisterna. Cuando hayas cepillado bien todo, tendrás que dejar que el cloro actúe. Para esto, precisarás de unos 20 minutos, tiempo ideal para tomarte un descanso.

Una vez que haya pasado este tiempo y el cloro haya hecho efecto, usaremos agua limpia para aclarar todo aquello que hemos limpiado y usaremos los trapos para secarlo y dejarlo limpio. Una vez que hayamos hecho esto, ya podremos abrir la llave de paso y volver a llenar nuestra cisterna o tinaco. Como medida de seguridad te recomendamos que no pases más de 10 minutos dentro de la cisterna o el tinaco. Con esto evitaremos el riesgo de asfixia al utilizar estos productos, por lo que debes de tomar aire fresco cada cierto tiempo.

Si el procedimiento te parece complicado, te recomendamos que cuentes con una empresa de limpieza especializada. Estas empresas además de tener más experiencia utilizan productos biodegradables y cuentan con el equipo adecuado como para poder hacer un lavado a presión, así como llevar a cabo una inspección de grietas o fisuras en el caso de que tu cisterna o tinaco necesitase de una reparación.

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?