El despido
photo_camera El despido

Tendencias

El despido: Tipos, Características y Requisitos del proceso

¿Cuáles son los tipos de despido?

No existe un único tipo de despido. De hecho, atendiendo a la forma en la que se realice podríamos hablar de diferentes grupos o tipos de despido. Veamos cuáles son y cómo son sus requisitos y desarrollo.

En primer lugar la extinción de un contrato (aunque pueden existir otros modelos marginales) generalmente se da en tres situaciones:

Finalización de contrato temporal

Cese voluntario por parte del trabajador

Despido

Como hemos indicado no existe un único tipo de despido, y, dependiendo de cómo sea, las consecuencias también son diferentes. Pueden afectar a aspectos como las indemnizaciones, el cobro de subsidios o, como veremos, incluso a la readmisión.

¿Cuáles son los tipos de despido?

Fundamentalmente distinguimos tres tipos de despido que vamos a analizar a continuación:

Despido Procedente

En este despido existen causas justificadas que la empresa alega para poder ejecutarlo. Las causas pueden ser de diferente orden, pero, generalmente, suelen ceñirse a los siguientes grupos:

Despido disciplinario: motivado por incumplimientos en el entorno del trabajo (no fortuitos)

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Despido por causa objetiva: contempla situaciones que van desde la situación económica de la empresa hasta los cambios organizativos o productivos, que eliminan la necesidad del puesto de trabajo.

Los despidos disciplinarios conllevan que el trabajador despedido no va a recibir ninguna compensación. En el caso de un despido objetivo existe una indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. En caso de no haber alcanzado un año se prorratea la indemnización.

El proceso para cualquiera de estos dos tipos de despido debe ser realizado por la empresa. La empresa debe probar en el caso del despido disciplinario que efectivamente el incumplimiento o la irregularidad han existido. En el caso del despido objetivo, también debe mostrar que los supuestos que hemos citado anteriormente se han dado. Si no se puede demostrar por parte de la empresa esta situación de despido pasa a ser improcedente.

Despido improcedente

Un despido improcedente es el que se da cuando no existe una causa de despido objetivo o cuando no se puede acreditar dicho despido objetivo.

La principal característica del despido improcedente es que obliga a la empresa a elegir entre dos opciones:

Pagar una indemnización de 33 días por año trabajado (45 días para los años anteriores a febrero de 2012)

Readmitir al trabajador abonando el salario acumulado desde el despido hasta que este se declaró improcedente

Es un despido muy común, y que habitualmente concluye con el pago de la indemnización por parte de la empresa.  

Despido nulo

Se denomina despido nulo a aquel en el que se puede demostrar que se ha generado en situaciones de discriminación. Aquí se contemplan aspectos como puede ser la vulneración de los derechos de los trabajadores, pero también otras situaciones como sexismo, racismo, etc.

Cuando un despido se determina como nulo la empresa tiene la obligación de la readmisión del trabajador. Además, junto a la readmisión, debe abonar los salarios que se denominan de tramitación. Esto salarios se corresponden al dinero que el trabajador debería haber cobrado desde la fecha del despido hasta que es readmitido tras declarar en despido nulo.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?