Fotografía: Clara de Ramón
photo_cameraFotografía: Clara de Ramón

Tendencias

El talento imparable

Jóvenes investigadores como Begoña quienes, con su esfuerzo diario, están luchando para hacer del mundo un lugar mejor.

 

ALMA una mirada a la  Obra Social "la Caixa"

Alma, la red social social es una nueva manera de hablar de lo social. Con actitud y optimismo. Desde la diversidad. Y a partir de las historias de la Obra Social “la Caixa. Alma quiere ser también un punto de encuentro de las infinitas realidades sociales de nuestro mundo.

Hace tres años que tengo “el cangrejo” y siempre he hablado de ello de la forma más natural posible, incluso con humor. Así mis colegas de enfermedad se ríen un poco. Al fin y al cabo es algo surge de la naturaleza, y no se merece que le tengamos tanto miedo. Como digo en mi canción Humo, yo ya no tengo ni miedo ni fe. Aunque debo reconocer que mis enfermeras me han devuelto la fe en la humanidad.

Begoña Cánovas siempre ha tenido aptitud para la ciencia y tiene claro que su vocación es la de investigar y querer ir más allá.

Una beca de ”la Caixa” premió su talento.

Gracias a ella, pudo cursar un máster en Bioingeniería en el Institut Químic de Sarrià (IQS), unas prácticas en el MIT de Boston y un doctorado en el Institut de Recerca Biomèdica de Barcelona (IRB), donde ahora forma parte de un equipo de investigación sobre el cáncer que está haciendo historia.

El día que me dieron la primera beca casi no me lo creía. Sentí una gran felicidad y mis padres saltaron de alegría cuando se enteraron. 

Cuando ves todas las solicitudes, te sientes como si fuera una lotería y crees que nunca te va a tocar, pero vale la pena intentarlo”, recomienda.

Y es que, de no haber confiado un poco en sí misma, jamás hubiera podido compartir los pasillos del MIT con algún que otro premio Nobel. “Allí aprendí muchísimo como científica y como persona”, nos cuenta.

Pero, sobre todo, de no intentarlo, puede que jamás hubiera contribuido al gran hallazgo científico del que ha formado parte durante su posdoctorado: su equipo de investigación descubrió que cancelando la acción de la proteína p38, una especie de salvavidas encargado de proteger las células tumorales en el cáncer de mama, las terapias son mucho más efectivas.

En el estudio, combinando la quimioterapia clásica con fármacos capaces de bloquear esta proteína, los tumores humanos implantados en ratones se han visto considerablemente reducidos.

Para Begoña, todos estos años de estudio han valido la pena porque, con ellos, se ha ganado la libertad de escoger su propio camino, algo difícil hoy en día para los investigadores científicos.

“Hay gente que escoge la carta que le dan. Pero el estudio de tantos años, el esfuerzo y un poco de suerte te permiten tener en tu mano la baraja entera”, afirma.Y su satisfacción no es solamente personal.

“Sabemos que no vamos a encontrar la cura al cáncer hoy mismo”, dice, “pero entender que puede que tu granito de arena acabe ayudando a millones de personas dentro de 20 años ¡es increíble!”.

“Las becas me han permitido hacer cosas que nunca había imaginado poder hacer y trabajar de lo que más me gusta rodeada de un equipo de grandes profesionales”.

Sus logros son los nuestros y su futuro, también. Porque son jóvenes investigadores como Begoña quienes, con su esfuerzo diario, están luchando para hacer del mundo un lugar mejor. 

Por eso, darles la oportunidad de seguir estudiando es, si no más, darnos la oportunidad de avanzar como sociedad.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?