Cesta de Navidad
photo_camera Cesta de Navidad

Tendencias

Los empleados necesitan más que nunca su cesta de Navidad

Por qué una Cesta de Navidad es una buena idea

En un año conflictivo para todos los sectores de la economía, la cesta de Navidad se presenta como un estímulo para trabajar juntos hacia la recuperación. Además, es una oportunidad para reforzar la imagen de la empresa ante sus empleados.

Aunque la pandemia del Covid-19 ha cambiado nuestra forma de saludar, de celebrar y de comer, no se ha llevado nuestro deseo de brindar por un futuro de salud y prosperidad para todos.

Sin lugar a dudas, estas serán unas Navidades atípicas. Pero no hay Navidad sin cestas y los empleados las necesitan más que nunca para recuperar su optimismo: han atravesado ERTES, incertidumbres, teletrabajo y tal vez la pérdida de algún compañero de trabajo, amigo o familiar. Un gesto de generosidad y solidaridad puede hacer mucho en este contexto.

Hemos consultado las diferentes opciones de los lotes de navidad de Cestas-Originales, para comprobar la variedad de precio y contenido de cada una. Es posible configurarlas a medida según el presupuesto disponible (desde 10 €), el formato, con y sin alcohol, etc. Ya no hay excusas: las empresas disponen todas las facilidades para dar un motivo de alegría a sus empleados en estas fechas tan especiales.

Por qué una Cesta de Navidad es una buena idea

Las buenas costumbres no deben perderse y la Cesta de Navidad es una tradición desde la Antigua Roma, aunque en nuestro país nació a finales del siglo XIX cuando se empezó a generalizar la costumbre de obsequiar cestas llenas de productos navideños a los empleados públicos y poco después se extendió al sector privado.

Cada año, los trabajadores generan expectativas sobre la cesta de Navidad, ya que les permite compartir brindar y compartir los buenos sabores junto a sus familias o amigos.

La costumbre ha sobrevivido otras epidemias y crisis y España es uno de los países donde más se obsequian cestas a los trabajadores para Navidades. Estas son algunas de las razones:

Es una señal de agradecimiento.

Favorece una relación más abierta y sincera con los empleados.

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

Es una forma de mostrar resiliencia ante la crisis.

Permite fomentar valores como la familia, la celebración, la generosidad, etc.

Muestra fortaleza institucional y despierta confianza en los trabajadores.

Es una manera de demostrar que la empresa se preocupa y atiende sus necesidades.

Genera empatía y comprensión.

El presupuesto destinado a las cestas puede adaptarse a la situación financiera de cada empresa, sin comprometerse en deudas.

No es necesario disponer de recursos humanos propios para regalar cestas, ya que existen firmas especializadas capaces de crearlas a medida y distribuirlas.

Otras maneras de apoyar al equipo en tiempos difíciles

La cesta de Navidad es una de las mejores formas de brindar apoyo a los trabajadores y sus familias. Pero existen otras buenas ideas que pueden implementarse durante todo el año para mantener el buen clima de trabajo aun en épocas de crisis, en las que es tan importante mantener una actitud proactiva.

Una opción es ofrecer coaching y asesorías. Se trata de instancias de apoyo guiadas por un especialista, en las que los trabajadores pueden encontrar una mejor forma de sobrellevar pérdidas personales o materiales y encaminarse a objetivos positivos.

Otra posibilidad es brindar mayor flexibilidad horaria y tiempo libre. A pesar de la importancia que tiene el trabajo para sacar adelante el sistema económico, muchos trabajadores necesitan más tiempo libre y flexibilidad para poder atender a familiares enfermos, conciliar la vida familiar, etc.

También es importante naturalizar el tema de la crisis y abordarlo en las reuniones y encuentros, ya que en un equipo de trabajo nadie puede ser ajeno a los problemas del otro y solo con el apoyo de todos podremos salir adelante.

Las bonificaciones, incentivos y, por supuesto, las cestas de Navidad, serán siempre bienvenidos por los trabajadores en este panorama desafiante que nos ha tocado vivir. 

Se trata de ponerse en la piel de los trabajadores y generar empatía con ellos ya que está comprobado que un mayor bienestar contribuye a mejorar la productividad de su trabajo.

¿Un merecido regalo o un derecho de los trabajadores?

Lo que a veces se entiende como obsequio o acto de generosidad, puede ser también considerado como un derecho.

Así lo ha determinado el Tribunal Supremo cuando llevó adelante procesos de muchas empresas que han debido afrontar consecuencias por no dar cestas a sus empleados, considerando que la cesta de navidad es un derecho de los trabajadores

En estas ocasiones, el Supremo aseguró que si existe una permanencia continuada en el tiempo del disfrute de este obsequio, el empresario no puede decidir unilateralmente suprimirla sin el consenso de los trabajadores. Esto salió a la luz en el 2016  cuando algunas empresas reemplazaron las cestas por cócteles, para el disgusto de sus empleados que no tardaron en quejarse al respecto.

Asique como obligación o como acto voluntario, con proceso judicial o sin él, la cesta de Navidad permanecerá entre las buenas costumbres empresariales.

Para clientes y proveedores también

Es claro que durante la crisis, mantener el empleo se ha vuelto una prioridad para todos los trabajadores. Pero, ¿cuál debe ser la prioridad para los empresarios?

Además de proteger a sus trabajadores, quienes están al frente de una empresa tienen otras consideraciones y, una de las más importantes es cuidar a sus clientes y proveedores para crear relaciones comerciales más sanas y fluidas.

Regalas cestas o lotes navideños a clientes y proveedores es también un gesto que contribuye a mejorar la imagen de la empresa y favorece vínculos positivos.

En definitiva, un gesto de este tipo será siempre bienvenido con una sonrisa, especialmente necesaria en un año que nos ha dado tantas malas noticias. Que sea esta la primera de muchas señales hacia un tiempo más próspero para todos.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes