Instalaciones de un gimnasio ecológico, Green Gym.
photo_cameraInstalaciones de un gimnasio ecológico, Green Gym.

Tendencias

Así funcionan los gimnasios que transforman el ejercicio físico en electricidad

El campo de las energías renovables acaba de añadir a su lista una nueva forma de abastecimiento: el ejercicio físico. Los nuevos hábitos de vida saludable han hecho proliferar en los últimos años una gran cantidad de centros de deporte y gimnasios. Pero, ¿y si se pudiera transformar el esfuerzo en energía? Ahora es posible.


Esto es lo que plantea el Green Gym, un innovador concepto de gimnasio que aprovecha la fuerza física y mecánica de los clientes de sus instalaciones durante sus rutinas de ejercicio para generar energía eléctrica 100% limpia.

Según explican desde la empresa que ha puesto en marcha el proyecto, en base a sus estudios, en un gimnasio ecológico se puede generar un promedio de 37.000 kilovatios a la hora a pleno rendimiento.

Lo que se traduce en cantidad más que suficiente para cubrir las demandas energéticas de una de estas instalaciones. Es decir, gracias a los clientes, el gimnasio es capaz de autoabastecerse energéticamente de forma sostenible gracias al esfuerzo de sus socios llegando a ahorrar hasta un 85% de energía en comparación con lo consumido por un gimnasio convencional.

El responsable de este proyecto es un entrenador personal estadounidense. Adam Boesel, muy sensibilizado por la ecología y el respeto al medio ambiente, inició su andadura en 2010 con la apertura de tres centros oficiales en el estado de Oregón, en Estados Unidos. Ahora, el modelo de negocio se ha extendido a Europa, donde recientemente se ha abierto el primer centro Green Gym en Berlín.

Cómo funciona el gimnasio ecológico

El sistema es muy básico. Consiste, sencillamente, en conectar tanto las cintas de correr como las bicicletas de spinning y elípticas a un generador central, con el objetivo de transformar la energía cinética generada durante el pedaleo en electricidad.

Toda esa energía es posteriormente inyectada a la red general del local para alimentar de forma autónoma todas las instalaciones del centro, independizándolo casi por completo de la red eléctrica general.

De media, un usuario medio puede generar entre 50 y 150 watts en una sesión de 30 minutos de ejercicio.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo