trabajo-en-equipo-880
photo_cameratrabajo-en-equipo-880

Tendencias

Las habilidades transversales, la clave para el trabajo del futuro

El nuevo contexto laboral que está presente desde hace tiempo en el mercado ha propiciado que algunas habilidades sean más demandadas que otras por parte de las empresas y que los responsables de contratación pidan unos conocimientos y capacidades muy concretos.

Estas habilidades estarán también presentes de cara al futuro y los analistas señalan que tenderán a mantenerse en los próximos años en los futuros puestos de trabajo que vayan apareciendo. Una de las habilidades que más se tiene en cuenta es la de que el trabajador tenga capacidad para desempeñar tareas en conjunto para que los empleados puedan integrarse en departamentos formados por un grupo de profesionales que deberán trabajar en equipo para lograr los objetivos marcados.

La aplicación de herramientas relacionadas con el mundo de la publicidad y el marketing para lograr metas empresariales está a la orden del día y es otra capacidad que estará presente en los trabajos del futuro porque las empresas valorarán de forma muy positiva a una persona que demuestre ser capaz de gestionar la marca y la imagen de una mercantil y la posicione debidamente en el mercado. Los profesionales capaces de llevar a cabo estas funciones ya son considerados perfiles muy a tener en cuenta por parte de las empresas.

Otro rasgo que tendrá su importancia en el futuro será que los profesionales tengan iniciativa propia suficiente como para resolver problemas por ellos mismos y demuestren una capacidad de anticipación a las problemáticas que puedan surgir en su puesto de trabajo. Esto ahorra tiempo y esfuerzos a las empresas y es valorado por ellas de una forma muy positiva porque agiliza y dinamiza su trabajo. En las grandes empresas también se pondera mucho que sus empleados sean capaces de realizar con suficiencia y efectividad informes que recojan el trabajo realizado de forma clara y concisa. Este perfil se demandará en el futuro en contextos analíticos en los que cada paso y avance que logren las mercantiles deberá quedar registrado para su posterior evaluación y análisis.

Con la irrupción de la revolución digital y la eclosión que han experimentado las redes sociales el mundo de la comunicación ha entrado con mucho brío en el contexto empresarial y ha traído consigo la demanda de profesionales que demuestren la valía suficiente para comunicarse empleando todos los canales que tienen en la actualidad a su alcance. Este perfil estará muy presente en el futuro debido a la importancia que tendrán conceptos como el marketing y la comunicación digital. De forma paralela a las habilidades comunicativas, también están ganando terreno y estarán presentes sin duda en el futuro las relacionadas con el mundo de la informática. Los profesionales deben ser capaces de usar de manera experta los programas de software que les ayuden a desempeñar su trabajo. No basta con tener conocimientos de ofimática a nivel de usuario porque el mercado laboral demanda perfiles que estén mucho más profesionalizados.

Organización y práctica

En la jungla que supone el tejido empresarial también hay un concepto que estará presente en el futuro y ya en la actualidad se está demandando y es el de la capacidad de organización. Las empresas valoran mucho en sus candidatos que estos demuestren ser capaces de planificar tareas y darles salida de forma ordenada y priorizando las más urgentes para que los objetivos de las mercantiles no se vean afectados por las decisiones que tomen sus trabajadores. De igual manera, la formación práctica marcará mucho el camino para los trabajadores del futuro. Los contenidos teóricos tienen importancia en la fase inicial de la formación de los potenciales trabajadores, pero para el momento de aspirar a un puesto de trabajo los conocimientos de índole técnica serán los que marcarán la diferencia. Esta tendencia se agudizará de cara al futuro debido a la fuerte competencia que se prevé, lo que convertirá a los virtuosos de la técnica necesaria para llevar a cabo una determinada actividad en auténticos aventajados para poder entrar con mayor seguridad en el mundo laboral.

Otra habilidad que estará presente en el futuro será la capacidad de los trabajadores de discernir con acierto aquel contenido que resulte de mayor interés para las empresas. Un perfil capaz de procesar la información que le llegue y la analice para quedarse con lo más útil será básico para los trabajos del futuro porque muchos de ellos se caracterizarán por recibir muchos datos y solo algunos serán de interés para las empresas, por lo que valorarán tener trabajadores que actúen de filtro y eviten a la mercantil que pierda tiempo con procesos inútiles.

Al margen del desarrollo de la información y la comunicación, los datos y las cifras son otros componentes que estarán muy presentes en el futuro. Esta tendencia propiciará la demanda de empleados con un marcado perfil técnico para llevar a cabo análisis de datos cuantitativos. La actividad de cualquier empresa, por pequeña que esta sea, supondrá el trabajo con datos y cifras y por eso será de agradecer la existencia de trabajadores que tengan la capacidad de procesar esta información de una forma correcta y eficiente para los intereses de la mercantil en la que estén prestando servicio.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo