Internet en la lengua española
photo_camera Internet en la lengua española

Tendencias

El impacto de Internet en la lengua española

El español y su uso en las redes sociales

Internet y las redes sociales han cambiado el mundo de los negocios, la educación, la forma de comunicar…  Su influencia en el lenguaje y en la ortografía ha sido muy significativa para la sociedad y, según los expertos, estos cambios han sido fabulosos y han permitido que nuestro lenguaje evolucione en el tiempo.

El español y su uso en las redes sociales

Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram cada vez se ven más influenciadas por el uso del español. Las personas de habla hispana ocupan el segundo lugar en el uso de estas redes sociales, y el español es el tercer idioma más utilizado en Internet. Algo sorprendente, considerando los cientos de millones de personas que hablan otros idiomas como el inglés y el chino.brett-jordan-fmqhTMu4IVU-unsplash

El uso del español en las redes sociales, canales donde la inmediatez es una cualidad muy valorada por la comunidad, ha favorecido el uso de expresiones, signos y abreviaturas que, para los profesionales más puristas del lenguaje, ha sido algo negativo. Sin embargo, para todos los lingüistas más flexibles, estos pequeños cambios representan una evolución constante del español.

Si se estudia el español del siglo X, el español del siglo XV y el español utilizado en la actualidad, se podrán apreciar cambios que representan una evolución magnífica del idioma. Muchas expresiones famosas utilizadas en España tienen significados curiosos. Frases como "estar piripi", "hablar por los codos" y "mucha mierda" provienen de situaciones y anécdotas que se han grabado en la memoria de las personas, y que pueden ser resumidas en pocas palabras. Babbel, una de las academias online de idiomas extranjeros más conocidas, recoge numerosas expresiones españolas y ha estudiado su origen de forma detallada. Estos cambios en el lenguaje y la creación de frases que resumen una situación compleja son una clara evidencia de la evolución de la lengua española.

Un lenguaje cada vez más oral

Según el filólogo español José Pazo Espinosa, la escritura en Internet se está "oralizando" de una forma imperceptible y dinámica. De hecho, en la comunicación en Internet, millones de usuarios escriben de la misma forma en que conversan en su día a día, dando cabida a errores, onomatopeyas, apócopes, anglicismos...

Los usuarios de la red desean escribir de forma inmediata textos simples y expresivos, por eso es normal que incluyan onomatopeyas como mua, guau, uff, tic tac, tuc tuc…

Las nuevas tecnologías mueven comunidades de millones de personas que se comunican entre ellas. Tan solo en Twitter se generan más de 8000 tuits por segundo: en este medio, como en el resto de las redes sociales, predomina la oralidad.

Los puristas ven con recelo como las personas cambian ciertas reglas tan solo por escribir un poco más rápido, y observan la degradación del idioma. La causa principal de esta degradación, según los puristas, es la forma de escribir de los miembros más jóvenes de las grandes comunidades digitales. De hecho, los jóvenes escriben una cantidad considerable de contenido que no respeta la norma común, pero la situación más preocupante para los puristas es que los jóvenes fijan este comportamiento lingüístico y lo mantienen incluso en su carrera profesional.

Los puristas consideran que, en estos casos, no existe una evolución del idioma español, sino un uso de un lenguaje no académico que no respeta las reglas por premura e inmediatez.

Internet ha cambiado el español, pero no para mal

Para expertos como la lingüista canadiense Gretchen McCulloch, Internet y las redes sociales no han sido factores negativos para la lengua española. Según McCulloch, cuando una persona redacta un mensaje en Whatsapp, Facebook o Twitter, analiza lo que quiere decir y busca recursos como signos de puntuación, emoticonos y stickers para expresar de forma concisa sus ideas. Para esta lingüista, el español no se degrada con el uso de Internet y de las redes sociales, ya que estos medios no crearon la comunicación informal o la oralidad, solo la hicieron más común y habitual.markus-winkler-qBw6Gy5zpVM-unsplash

Cuando se escribe un mensaje en las redes sociales, se debe tener en cuenta el número de caracteres permitidos y la velocidad de escritura para cumplir con el feedback en relación con otros usuarios: estas características hacen que el usuario redacte un mensaje de forma informal y, en muchos casos, este contiene vocablos, signos o expresiones que no se rigen por las normas de la lengua española, pero expresan todo lo que el usuario desea comunicar.

Al final, quizás, lo más importante es expresar lo que sentimos adecuándonos al contexto y al interlocutor. Sin embargo, no hay respuestas definitivas en este debate. Veamos cómo evolucionará el lenguaje en futuro.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?