Peligro de los objetos que transportamos sin sujeción
photo_camera Peligro de los objetos que transportamos sin sujeción

Tendencias

El peligro desconocido de los objetos que transportamos sin sujeción en el coche

Cuidado con los objetos que llevas en el coche sin sujeción

El sector de los coches es probablemente uno de los que más está acusando la revolución tecnológica con la irrupción de sistemas más seguros como, por ejemplo, los que advierten de la somnolencia en el conductor. No obstante, de poco servirá todo este desvelo tecnológico si seguimos incurriendo en errores de libro como llevar objetos sueltos –algunos bastante contundentes– en el mismo habitáculo que en caso de colisión –o un simple frenazo– pueden convertirse en auténticos proyectiles para sus ocupantes.

Cuidado con los objetos que llevas en el coche sin sujeción

Lo cierto es que subestimamos la presencia de estos objetos en el interior del coche. Así, según destaca la Dirección General de Tráfico (DGT) no reparamos en el hecho de que llevar sin sujeción artículos aparentemente tan inofensivos como un móvil, una botella de agua (especialmente si está llena) o un bolso puede suponer que este “multiplique su peso por 40 a una velocidad de 50 km/h”.

Ten presente que este detalle no debemos pasar por alto. A esto se añade que el Seguro de Responsabilidad Civil de los seguros de coche suele ocuparse de los daños personales que hayan sufrido los demás pasajeros, pero nos los que sufra el conductor si el accidente ha sido por su culpa.

Sería como llevar una jirafa o un elefante en el coche

Pero volviendo a los riesgos que entraña transportar objetos sueltos en el coche, debes saber que es la inercia la responsable de este efecto. Su influencia ocasiona que cualquier artículo que no se encuentre correctamente amarrado sea capaz de multiplicar, debido a la velocidad, la fuerza de su peso unas cuarenta veces y eso a pesar de viajar a tan solo 50 km/h. 

En la DGT nos ponen el claro ejemplo de un niño de tres años cuyo SRI no estuviera bien anclado al asiento trasero. Así, en el caso de que se produjera un accidente, esta silla golpearía a los pasajeros de los asientos delanteros con la misma intensidad con lo que lo haría una jirafa (a 50 km/h) o en un elefante (90 km/h). Por esta misma razón, cualquier persona en el asiento trasero sin cinturón de seguridad puede convertirse en un importante riesgo para los que lo viajan delante. Por lo tanto, y como rezaba el eslogan de una campaña francesa: “No viaje con un elefante en el asiento trasero”.

En definitiva, los riesgos al volante pueden ser mucho mayores si no tomamos las precauciones debidas. De modo que recuerda que todo debe ir correctamente sujeto para evitar que durante una frenada o colisión acabe impactando de manera trágica sobre cualquiera de los pasajeros.

El vídeo del día

Ayuso cree que el nacionalismo catalán “se está hundiendo”.
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?