Aire acondicionado
photo_camera Aire acondicionado

Tendencias

¿Qué hacer para que no nos pille la ola de calor?

La llegada de las olas de calor hace que tardemos poco tiempo en empezar a darle uso a nuestro aire acondicionado

El verano está a la vuelta esquina y eso significa que las olas de calor serán cada vez más frecuentes en nuestras regiones. En este momento es cuando dos electrodomésticos se convierten en los protagonistas fundamentales de una casa: el aire acondicionado y el frigorífico. Por ello, en el siguiente artículo se va a comentar los fallos más comunes en aires acondicionados y en frigoríficos y cómo prevenirlo o actuar cuando ocurren.

La llegada de las olas de calor hace que tardemos poco tiempo en empezar a darle uso a nuestro aire acondicionado. Sin embargo, muchas veces cometemos una serie de errores al utilizar estos aparatos que pueden promover al desgaste más rápido de los mismo, que puede que nos lleve a tener que llamar a un servicio de reparación de electrodomésticos en Madrid.

A continuación, y, en primer lugar, vamos a detallar cuáles son los cuidados que debes tener con tu aire acondicionado.

Limpiar los filtros del aparato

Los aires no requieren unos cuidados muy intensivos, pero una parte que se debe revisar de forma periódica son los filtros. Empresas como Unisafer Servicios, que dedican su actividad a la reparación del hogar, ofreciendo servicio técnico de calderas o para cualquier otro electrodoméstico, remarcan que se deben limpiar los filtros de un aire acondicionado al menos una vez al año y que se deben encender para comprobar su funcionamiento varias veces.

Pero, ¿cuál es la forma adecuada de limpiar un filtro? Los filtros de un aire acondicionado se encuentran en la parte frontal, justo detrás de la tapa. Se sacan con mucha facilidad. Normalmente, tienes una pestaña que se eleva y el filtro se saca hacia abajo.

Una vez sacados, se limpian con agua y con un cepillo hasta que queden impecables.

Controlar los malos olores

Una de las causas principales de que tu aparato de aire expulse mal olor nace de la acumulación de agua en el interior. Cuando el aire acondicionado se usa durante una época del año, en verano, sobre todo, es muy habitual que durante el resto del año el agua se haya ido condensando en la batería del aparato y haya formado moho. Esto provoca el mal olor y, sin embargo, es un problema difícil de solucionar, por lo que lo mejor es contactar con alguna empresa de reparación de aire acondicionado en Madrid para que se encarguen ellos de la reparación.

Vigilar los ruidos

Que tu aparato de aire haga ruidos puede ser por diversas causas. Por un lado, puede tratarse por la falta de aceite en el compresor; o, por otro lado, por la ausencia de gas en la línea de enfriamiento.

Por una cosa o por otra, hay que estar alerta ante la aparición de ruidos y contactar con un técnico, para poder evitar, así, un daño mayor.

El vídeo del día

PP asegura que la ‘Ley Celáa’ “nace muerta”.

Estos son los cuidados que van a hacer que la vida útil de tu aparato sea lo más larga posible. Ahora, en segundo lugar, comentaremos los cuidados para el segundo electrodoméstico al que más uso damos durante todo el año, pero en especial durante el verano: el frigorífico.

Los problemas en este electrodoméstico suelen estar siempre asociados al fallo en la condensación o a la falta de frío. Por ello, vamos a enumerar los cuidados que debe tener un frigorífico para que podemos mantenerlo mucho tiempo.

En primer lugar, se debe vigilar la temperatura, ya que lo ideal es que el frigorífico se mantenga entre las temperaturas de cinco a siete grado y el congelado nunca inferior a menos dieciocho grado. Hay que tener cuidado porque en verano tendemos a bajar más la temperatura pensando que no va a enfriar bien y puede ser peligroso para el motor, al verse más forzado.

En segundo lugar, se deben comprobar las gomas del frigorífico ya que si están deterioradas el cierre de la nevera no será hermético y puede provocar que los productos del interior no se enfríen de la manera correcta. Si ocurre, cualquier empresa especializada se puede encargar de sustituir estas gomas. Es un proceso muy sencillo.

En tercer lugar, conviene que las bandejas y los cajones del frigorífico estén limpios y ordenados, sin que esté a rebosar, ya que, además de evitar la aparición de bacterias puede que pierda frío al verse sobrecargado.

Y, por último, controla que la luz interior se mantenga en funcionamiento. Aunque es un problema bastante común, no tiene gran importancia y es posible sustituirla tú mismo. Simplemente se debe extraer la bombilla fundida y acudir a una tienda de electricidad a que te den una igual. El proceso es igual a cualquier otra bombilla.

Hay otro tipo de avería que son más difíciles de controlar, como los problemas con el compresor o el termostato. En este caso hay que acudir a servicios técnicos especializados.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?