photo_camera Bolsas de basura

Tendencias

Vuelve el debate de las bolsas de plástico: ¿es necesario prohibirlas?

Este tipo de productos tarda una media de 150 años en degradarse

Las bolsas de plástico son una de las herramientas más utilizadas a diario por todas las personas. Su función no es únicamente la de transportar objetos, sino también la de resguardarlos para que las condiciones climatológicas no les afecten, pudiendo sufrir defectos.

Las bolsas de plástico no son malas

Al igual que las bolsas de basura o las bolsas para envasar al vacío, las de plástico no son malas, lo que de verdad contamina el medio que nos rodea es el uso que los seres humanos le damos. La mayoría de las personas no saben que este tipo de productos tarda una media de 150 años en degradarse, puede parecer una cantidad minúscula si la comparamos con los 4.000 años que tardan las botellas de vidrio, motivo por el que es necesario que se reciclen correctamente estos materiales.

Todo esto hace necesario que necesiten ser recicladas correctamente y, en caso de necesitarlo, sustituirlas por otras desechables. El objetivo es que entre todos podamos contribuir y enseñar a las generaciones futuras a que el medio ambiente es el futuro, por lo que merece ser cuidado.

El origen del problema

En el siglo pasado, durante los años 40-50, el plástico tuvo un impacto ecológico positivo. ¿El motivo? Que se pudo dejar de utilizar tanto tejido natural, promoviendo que el desgaste de los recursos naturales estuviese mejor controlado.

Para aquel entonces, nadie pudo prever las dimensiones del problema ante el cual nos encontramos, ya que su precio tan bajo hace que su consumo aumente, elevando drásticamente las posibilidades de que se despilfarren.

Tan grave es el problema que desde su descubrimiento se han llegado a producir más de 8 billones de toneladas, acumulándose el 80 % en los vertederos. Lo que de verdad preocupa es que únicamente el 9 % de esta cantidad ha sido reciclada, significando que el 11 % restante ha acabado en la naturaleza y océanos, contaminando todo a su paso.

El mar recibe la escandalosa cantidad de 10.000 toneladas de plástico al año, siendo los países más desarrollados los principales precursores de que esto sea posible.

Hábitos de consumo: el principal problema a cambiar

Es cierto que hay que reducir el consumo de plástico dentro de lo posible, pero también lo es que todo el mundo necesita cambiar sus hábitos y adquirir conciencia de la importancia que tiene el medio que nos rodea, no solo para la vida de los millones de animales que están ahí fuera, sino para la nuestra propia.

Aunque las bolsas son las que han atraído el foco del debate, tan solo son una mínima parte de los usos que tiene el plástico. La diferencia de ellas es que cumplen una función que es necesaria. Mucha gente ha llegado a pensar en prohibirlas ¿Por qué? ¿Son malas? No, como dijimos al comienzo, las bolsas de plástico no son malas por sí mismas, los malos son los seres humanos que no las utilizan como es debido, causando que esta polémica gane cada vez más fuerza en nuestra sociedad.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?