Ultima_hora

Las Cortes rechazan pedir un 'mailing' electoral conjunto y encargar una fiscalización específica de los microcréditos

El Tribunal de Cuentas viene reclamando una nueva regulación sobre esta forma de financiación y prepara sus propias propuestas

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas ha rechazado este martes, con los votos de PSOE y Unidas Podemos, las propuestas de Ciudadanos y el BNG para que, en lugar de enviar por separado las papeletas y propaganda electoral de cada partido, se haga un envío conjunto de todos los que concurran a las elecciones. Tampoco ha salido adelante la iniciativa del PP para pedir al Tribunal de Cuentas una fiscalización exhaustiva de los microcréditos que Unidas Podemos y otras formaciones políticas utilizan para financiar sus campañas.

Estas eran algunas de las ideas planteadas por los grupos parlamentarios en las propuestas de resolución registradas a los informes del Tribunal de Cuentas relativos a las elecciones locales de mayo de 2019 y las generales de noviembre del mismo año.

El Tribunal de Cuentas viene avisando desde 2001 que "sería conveniente evaluar la eficiencia material y económica de los envíos directos y personales a los electores de sobres y papeletas o de propaganda electoral de forma generalizada, tal y como se realizan en la actualidad".

En sus informes, recuerda que está garantizada la disponibilidad de sobres y papeletas en las mesas electorales, por lo que sería aconsejable "diseñar e implantar un nuevo procedimiento" de 'mailing', "más acorde con el actual desarrollo de los medios y técnicas de información, que ofrezca las necesarias garantías en suejecución y que permita reducir los fondos públicos destinados a su financiación".

En sus resoluciones aprobadas, PP y Vox hacían suyas estas recomendaciones y, además, los de Santiago Abascal recogían la idea del fiscalizador de pedir a Correos que implante un registro telemático de las formaciones políticas, con su NIF y con el aval del Ministerio del Interior y del Tribunal, para al menos facilitar el control del envío directo y personal de sobres, papeletas y propaganda electoral.

Pero Ciudadanos y el BNG daban un paso más y apuntaban a un 'mailing' conjunto, peticiones que no han salido adelante por el voto en contra de PSOE y Unidas Podemos y la abstención del PP y Vox.

En concreto, el partido naranja reclamaba reformas para centralizar la distribución de papeletas y publicidad electoral en un único envío conjunto de todas las formaciones políticas que concurran a las mismas, con el fin de "ahorrar dinero a los contribuyentes y evitar gasto público superfluo".

 

Y los nacionalistas gallegos abogaban a su vez por "un envío único, centralizado de papeletas y sobres de votación, de todas las formaciones que se presenten en un proceso electoral con el fin de garantizar la igualdad y el ahorro de dinero de los recursos públicos".

EL BNG RECLAMA LA SUBVENCIÓN

El BNG añadía además otra resolución, también rechazada, exigiendo al Tribunal de Cuentas que diera vía libre al abono de la subvención por 'mailing' a los partidos pequeños que hayan constituido grupo parlamentario en el Congreso o en Senado de conformidad con los previsto en los reglamentos de la cámaras.

El diputado del BNG, Néstor Rego, ya trasladó su queja a la presidenta del fiscalizador, María José De la Fuente, en su última comparecencia parlamentaria, cuando denunció que su partido y otras formaciones nacionalistas como Coalición Canaria, Junts y Compromís no han recibido subvención pese a haber formado grupo parlamentario en el Congreso y acusó a la institución cambiar el criterio.

Pero la presidenta del Tribunal le replicó que no se ha cambiado de opinión, sino que viene aplicando este principio al menos desde 2015. Según recordó, la ley establece que sólo se abonará la subvención a quien tenga "el número de votos suficiente para formar grupo parlamentario en el Congreso", y eso no incluye a quienes, como el BNG, no alcanza ese mínimo, aunque hayan podido constituir grupo uniéndose a otros partidos, conforme al Reglamento.

Por otra parte, el PP tampoco ha logrado ver aprobada su iniciativa para instar al tribunal a fiscalizar los sistemas de financiación a través de plataformas digitales de financiación colectiva (crowdfunding) y de microcréditos, "mediante la verificación, de forma exhaustiva y continuada, del origen de los recursos, su cumplimiento y el reintegro efectivo de las cantidades", de manera que refleje "detalladamente" en sus informes toda la información sobre estos métodos de financiación que utilizan.

Asimismo, se ha rechazado la petición de los 'populares' y de Vox para que el Gobierno regule los microcréditos, de modo que, al menos, se establezca una cuantía máxima por prestamista "que no exceda del límite máximo previsto en la normativa electoral para las aportaciones privadas".

QUE NO SUPEREN LOS 10.000 EUROS

En su última comparecencia ante la comisión mixta, la presidenta del Tribunal de Cuentas avanzó que en las próximas semanas el tribunal aprobará una "moción relativa a la financiación, la actividad económico-financiera y el control de las formaciones políticas y de las fundaciones y demás entidades vinculadas o dependientes de ellas", en la que se hablará de los microcréditos.

Según recordó la presidenta, los microcréditos son una fórmula nueva de financiación de los partidos que no está regulada, pues no es una donación, ya que la aportación hay que reintegrarla, y tampoco es un crédito bancario, por lo que es inaplicable la normativa del sector financiero.

De momento, el Tribunal se ocupa de asegurar que estos microcréditos no exceden del tope de 10.000 euros establecido para las donaciones particulares y, más adelante, en el informe anual de cada partido, comprueba si efectivamente ese dinero fue devuelto al ciudadano.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?