Ultima_hora

España mantiene el puesto 32 en el Ranking Mundial de Talento del IMD

View of an african american and caucasian man collaborating on two laptops
photo_camera View of an african american and caucasian man collaborating on two laptops

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

La economía española ocupa por cuarto año consecutivo la trigésimo segunda posición de la clasificación de talento mundial elaborada por la escuela de negocios IMD (Institute For Management Development), que evalúa anualmente los métodos utilizados por un total de 63 países para desarrollar, atraer y retener el talento profesional, y que en su edición de 2022 está encabezada por Suiza, Suecia e Islandia.

De este modo, la clasificación, que evalúa a los países en función de los factores de atractivo, preparación e inversión y desarrollo, vuelve a poner de manifiesto el liderazgo de Europa Occidental, cuyos representantes copan las diez primeras posiciones de la lista.

España (32) logra así conservar en 2022 la posición de las tres ediciones anteriores y se sitúa en la mitad del ranking. Entre los países de la eurozona, sin embargo, únicamente Italia (36), Grecia (37) y Eslovaquia (48) se sitúan por detrás de España.

En el caso del factor relativo a I+D, el país gana cuatro puestos y asciende a la posición 26, continuando con la trayectoria ascendente desde el año 2018, gracias a la efectividad de las infraestructuras sanitarias (10), así como la elevada participación laboral femenina (14) y la ratio profesor-alumno en la etapa de educación secundaria (19).

Sin embargo, los resultados del estudio también evidencian que la formación de los empleados no se encuentra entre las prioridades de las empresas españolas (50).

En lo relativo al atractivo, segundo factor analizado en el estudio, España pierde dos posiciones y se sitúa en el puesto 26, debido fundamentalmente a la falta de motivación de los empleados (48) y aspectos relacionados con la atracción y retención de talentos, que no parecen ser un elemento prioritario en las empresas (52).

No obstante, el país sí obtiene buena posición en subindicadores tales como la exposición a la contaminación por partículas (13), la calidad de vida (13), la remuneración de los directivos y del sector servicios (puesto 20 en ambos casos), así como la atracción de trabajadores extranjeros altamente cualificados por el entorno empresarial (23).

Por último, el factor referido a la preparación refleja la pérdida de un puesto con respecto al pasado año (42), con asignaturas pendientes entre las que se encuentran las habilidades lingüísticas (53), la experiencia internacional de los directivos (46) y el nivel de la educación universitaria, así como de primaria y secundaria para responder a las necesidades de una economía competitiva (44 en cada caso).

En este sentido, Arturo Bris, director del Centro de Competitividad Mundial del IMD, apunta que "a pesar de la caída en determinados indicadores, hay que tener en cuenta que existe una tendencia general hacia una menor competitividad del talento de los países impulsada por la crisis económica mundial y la incapacidad de los países para atraer y retener talento por las condiciones de vida. En ese sentido, España lo hace 'menos mal' que el resto de países".

Asimismo, Bris advierte de que "en el futuro, los sistemas educativos nacionales serán menos importantes para determinar la calidad de la reserva de talento", señalando que, de manera indirecta, la calidad de vida y la sostenibilidad económica determinarán también la calidad de la reserva de talentos.

 

SUIZA SE MANTIENE AL FRENTE DEL RANKING.

A nivel global, el informe que evalúa 63 economías con el fin de medir la madurez de estos países para fomentar la creación de valor a largo plazo para sus empresas y la economía en general, vuelve a colocar a Suiza en primera posición gracias a la buena puntuación en los tres indicadores principales, por delante de Suecia, que también repite puesto.

De este modo, los países de Europa occidental continúan liderando la clasificación al ocupar las diez primeras posiciones y liderando en los tres factores analizados: Inversión y Desarrollo, Atractivo y Preparación.

De su lado, las economías de Asia oriental obtienen buenos resultados en los factores de Inversión y Desarrollo, así como en Preparación, prueba de la importancia que estas economías otorgan a la educación y al desarrollo del talento local.

América del Norte, por su parte, ocupa el segundo lugar en el factor Atractivo, destacando el atractivo de EE.UU. y Canadá para el grupo de talentos internacionales de profesionales altamente cualificados que la región logra retener.

Por contra, América del Sur y la antigua CEI, así como Europa Central presentan los peores resultados en general en los tres factores. La primera tiene problemas con el desarrollo del talento local y la preparación de su reserva de talento, mientras que la segunda no consigue atraer talento extranjero para apoyar sus economías.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?