Ultima_hora

El ex director comercial de DEFEX niega dádivas o beneficios a funcionarios cameruneses para hacerse con contratos

Asevera que el presidente de la armamentística estaba al tanto de los contratos y que el agente en la zona implicado era de confianza

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El que fuera director comercial de la empresa semipública de armamento DEFEX Manuel Iglesias ha sostenido en su comparecencia como acusado en el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por las supuestas irregularidades para obtener contratos públicos en Camerún que nunca se ofrecieron dádivas o beneficios a funcionarios públicos de ese país africano a cambio de hacerse con adjudicaciones.

Iglesias, que se sienta en el banquillo junto a la propia DEFEX --ya en concurso-- por la presunta contratación y facturación desarrollada para conseguir esos contratos públicos a través del pago de comisiones ilícitas, que Fiscalía calcula en 15 millones de euros, a autoridades y funcionarios del país africano, ha aseverado, a preguntas de las diferentes defensas, que tampoco le consta --"y estoy convencido de que no"-- que agentes de DEFEX en el país o subcontratas hubieran ofrecido esas dádivas.

Así se ha pronunciado a lo largo de su interrogatorio, que se ha extendido durante dos jornadas, en las que ha explicado a preguntas de Fiscalía que su competencia en DEFEX era "promocionar productos de la industria española en países africanos y Oriente Medio" y que todo lo que negociaba con agentes externos contaba con la supervisión de sus superiores en la empresa. Así, ha especificado que de esas relaciones conocían tanto el director de Operaciones como el presidente de DEFEX.

Cabe recordar, que la Fiscalía Anticorrupción solicita que tanto Iglesias como altos cargos de empresas subcontratadas para esos contratos --el presidente de la mercantil Grupo Aresa Internacional, Óscar López, y el responsable de Desarrollo de Negocio de Deimos Space SLU, Francisco Luque-- sean condenados a penas de entre 18 y 23 años de cárcel.

Todos, al igual que las empresas como personas jurídicas, son juzgados por presuntos delitos de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales y falsedad documental en esta pieza del denominado 'caso Defex', que tiene pendiente la celebración de otros juicios por prácticas corruptas en Angola o Arabia Saudí.

EL PAPEL DE BOURCIER: "UN AGENTE CLAVE"

Gran parte del interrogatorio a Iglesias ha girado sobre la figura de Philippe Bourcier, el agente comercial en Camerún que para él era pieza clave para lograr esos contratos. Sobre él, Anticorrupción sostiene que hizo de intermediario entre 2005 y 2013 para abonar las presuntas mordidas a través de siete empresas 'fantasma' con cuentas en Suiza, Reino Unido y la república africana con tal de lograr los contratos.

Iglesias ha aseverado, sin embargo, que las comisiones que se llevaba Bourcier por lograr contratos estaban estipuladas y dependían de la complejidad de la asistencia que realizaba, y ha incidido que daba cuenta de las mismas a sus superiores y que nunca se abonaban en paraísos fiscales.

Preguntado por el fiscal sobre la razón de contar con sus servicios, Iglesias ha explicado que Bourcier vivía en Camerún, conocía cómo operar allí y "tenía relaciones a todos los niveles". Ha apuntado que trabajaron con él como agente desde 1989 y fue clave para hacerse con varias operaciones.

 

Sobre las distintas empresas del agente a las que realizaban pagos, el ex director comercial de DEFEX ha explicado que todas eran lícitas y ha quitado peso al hecho de que se firmara con unas u otras porque en el fondo todas ellas dependían la misma persona, con la que mantenía una relación de confianza plena.

NOTA INTERNA, LOS PAGOS ERAN "PROCEDENTES"

En cuanto a su responsabilidad en el pago de las facturas que se emitían por esas empresas de Bourcier, Iglesias ha sostenido que él hacía nota interna para el director financiero de DEFEX señalando que esos pagos eran "procedentes", aunque ha especificado que su firma no tenía validez.

En la jornada de hoy también ha comenzado la declaración de DEFEX como persona jurídica acusada, y a preguntas del fiscal, la letrada designada por la empresa ha indicado que todos los contratos con Bourcier propuestos por Iglesias efectivamente eran visados por el presidente y puntualmente al Consejo de Administración.

No obstante, y tras poner el foco en que las empresas del agente facturaron tanto a DEFEX como a las subcontratas Deimos y Aresa, ha señalado que se consideran "perjudicados" por ese doble pago.

Por su parte, el presidente de Aresa, Óscar López, ha defendido durante el interrogatorio del fiscal que cumplieron con las obligaciones del contrato de Camerún con DEFEX, y ha apuntado que el pago que realizaron a una empresa de Bourcier ---650.000 euros-- fue por un servicio de apoyo logístico en el país africano y no una comisión.

Además, ha negado, al igual que el resto de acusados, haber realizado algún pago a funcionario o autoridad de Camerún en concepto de dádiva por obtener contratos.

Este miércoles también ha declarado como acusado el responsable de Deimos Francisco Luque, quien ha aseverado que su participación en el caso de Camerún como responsable de desarrollo de negocio fue circunstancial y se ciñó a un análisis de la oportunidad de negocio y a un par de firmas en documentos no elaborados por él.

EL "RECAUCHUTADO" DE LA MUJER DEL CONTRALMIRANTE

A lo largo de las dos jornadas del juicio se ha hecho mención a determinados gastos que podrían ser susceptibles de encajar como dádiva a determinados funcionarios de Camerún.

Ya en el escrito de acusación, se destacaba el papel "decisivo" que tuvo para la obtención de los contratos el contralmirante Pierre Njine Djonkam, "destinatario de regalos, viajes, estancias hoteleras y gastos de cirugía estética" para su mujer.

En un correo obrante en la causa, el propio Iglesias hablaba de "recauchutado" para referirse en teoría a esas operaciones que corrían a cargo de la empresa semipública.

Pero este miércoles, el director comercial de DEFEX ha apuntado que con lo del 'recauchutado' se refería en realidad a una revisión de un problema de espalda de la mujer de Njine y por tanto "no tiene que ver" con una mamoplastia.

En esa línea se ha expresado también Óscar López, quien ha apuntado que si Aresa se hizo cargo de gastos médicos fue porque surgieron y lo normal era "darles cobertura". Aunque ha añadido que esos gastos se los pasaron a DEFEX.

El juicio continuará este jueves con la finalización del interrogatorio a DEFEX, que debe seguir respondiendo por los hechos investigados, que se centran en contratos sobre repuestos para vehículos, sistemas de vigilancia, material antidisturbios y armamento de patrulleras.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?