Ultima_hora

Exteriores aclara que la marcha del embajador de Nicaragua se produce tras el rechazo al regreso de su homóloga española

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha aclarado que la salida del embajador de Nicaragua en Madrid, Carlos Midence, se debe a la negativa de Nicaragua de aceptar la vuelta a Managua de la embajadora de España, María del Mar Fernández-Palacios, llamada a consultas el pasado agosto.

Fuentes diplomáticas han explicado a Europa Press que el embajador ha sido convocado al Ministerio liderado por José Manuel ante la negativa de Nicaragua de aceptar el regreso de la diplomática española.

Tras ello, "dada la asimetría existente" puesto que Nicaragua mantendría su embajador mientras que España no podría contar con la suya, el Gobierno nicaragüense ha decidido retirarle sus credenciales como embajador "con carácter inmediato".

Con esta decisión el Gobierno nicaragüense se ha anticipado a la posibilidad que el Gobierno español pudiera optar por expulsar al embajador.

Este mismo jueves Nicaragua ha anunciado la retirada de su embajador en España esgrimiendo que habría recibido "continuas presiones y amenazas injerencistas", según ha informado el Ministerio de Exteriores del país centroamericano.

Las relaciones diplomáticas entre ambos países no pasan por su mejor momento, después de que España se haya sumado al resto de gran parte de la comunidad internacional que ha denunciado fraude electoral en las pasadas presidenciales de noviembre en las que el presidente, Daniel Ortega, salió reelegido.

El pasado 24 de febrero, el Gobierno de Ortega envió a España una carta protestando por las "insolentes, anacrónicas y desfasadas" declaraciones del ministro Albares sobre Nicaragua --aunque sin precisar cuáles-- y pidiendo que dejara de "interferir en las decisiones y acciones de un Estado soberano"

Asimismo, el 11 de agosto del año pasado, España llamó a consultas a su embajadora en Managua en respuesta a un duro comunicado del Ministerio de Exteriores nicaragüense en el que se denunciaban una "cínica y continua intromisión" en sus asuntos internos, recurriendo al "terrorismo de Estado" de los GAL o a la situación en Cataluña.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?