Ultima_hora

Fuentes Gago asegura que en la cúpula le dijeron que Villarejo usó sus empresas "en alguna ocasión" para la Policía

Ratifica que el informe debía estar listo para una comparecencia del ministro de Interior en el Congreso por el comisario

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El inspector José Ángel Fuentes Gago ha declarado este jueves, durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional por los negocios privados de José Manuel Villarejo, que validó la actividad empresarial del entonces comisario porque en "la dirección" le dijeron que esas sociedades se habían usado "en alguna ocasión" para la Policía Nacional.

"Me lo manifestaron en la dirección. Me dijeron que esas empresas en alguna ocasión se habían usado para actividades policiales", ha dicho, al ser preguntado por la defensa de Villarejo sobre el contenido del informe que elaboró en marzo de 2015 acerca de la compatibilidad de las funciones privadas y oficiales del ahora comisario jubilado.

De esta forma, ha venido a refrendar la tesis de Villarejo, que a lo largo de la vista oral ha defendido que su grupo empresarial, CENYT, era en realidad una tapadera que usaba para dar cobertura a sus servicios de Inteligencia para Policía Nacional y CNI. En las primeras sesiones, el fiscal anticorrupción Miguel Serrano ya avisó de que, aunque eso fuera así, lo "intolerable" es que se lucrara con ello.

El interrogatorio a Fuentes Gago, que está procesado por 'Kitchen' pero en este primer juicio por 'Tándem' ha comparecido como testigo, se ha centrado en ese informe de 2015, donde concluyó que el hecho de que Villarejo tuviera un entramado societario no interfería en su trabajo policial porque CENYT se dedicaba únicamente a la gestión del patrimonio personal del comisario.

A preguntas de la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, el inspector ha reconocido que fue "una conclusión excesiva" porque se limitó a plasmar la información que le había dado el propio Villarejo, acreditaba por una serie de documentación, como declaraciones fiscales, sin hacer ninguna "gestión" en el Registro Mercantil para comprobar cuál era el verdadero objeto de CENYT.

En este punto, Serrano le ha reprochado que ni siquiera hiciera una mínima búsqueda en Internet, lo que le habría permitido ver --ha recalcado el fiscal-- que las empresas de Villarejo llevaban a cabo investigaciones privadas y anunciaban como un valor añadido sus vínculos institucionales con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

"ME SIENTO UTILIZADO"

 

Fuentes Gago se ha escudado en que no tuvo tiempo. "Me dijeron que necesitaban el informe ya porque tenían que comparecer el ministro y el secretario de Estado en el Congreso por esa información (periodística) y que tenía que hacer el informe como estuviera", ha expuesto.

A este respecto, ha añadido que el DAO de la época, Eugenio Pino, le indicó que lo redactara hasta donde supiera, transmitiéndole que podía estar tranquilo porque ya había encargado él, por otro lado, "una serie de actividades en el ámbito penal". "No te preocupes", le habría señalado.

Según ha contado, el entonces director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, le encomendó que hiciera esa "información reservada", como paso previo a decidir si se abría un expediente disciplinario contra Villarejo, después de que se filtrara a la prensa una investigación sobre el comisario que se estaba desarrollando en la Unidad de Asuntos Internos.

La encomienda de Cosidó fue "simplemente verificar si era compatible que tuviera empresas y que fuera policía" y, para ello, solo contó con la noticia publicada y con las aportaciones del mismo Villarejo.

Su esfuerzo investigador se limitó a preguntar en la Dirección Adjunta Operativa (DAO), donde estaba adscrito el comisario, si cumplía su trabajo. "Me dijeron que sí, que Villarejo tenía encomendadas unas funciones, que a mí no me interesaban, y que por ese lado no fuera, que no había nada que hacer, que todo estaba correcto", ha narrado.

Con esos mimbres, Fuentes Gago concluyó que, si como le había afirmado el comisario, no percibía remuneración alguna de CENYT porque las ganancias se reinvertían en el grupo empresarial, "era compatible". "Pues eso, pon eso", le alentaron.

"Me siento utilizado", ha aseverado el inspector, apostillando que no entiende cómo una "información reservada" elaborada en "un estricto marco administrativo" ha dado "la vuelta al mundo".

"Es que a mí nunca se me ordenó investigar al señor Villarejo", ha justificado, para hacer hincapié en que era una simple valoración de uso "doméstico" que "no tiene ninguna validez porque no ha habido ninguna actuación del director que la valide" posteriormente.

¿Qué derechos reconoce el anteproyecto de la Ley Trans?

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?