Ultima_hora

Guardia Civil ve un patrón para culpar a los jefes de ETA del asesinato de Blanco: Detrás de cada orden estaba la cúpula

Señala los casos de Ortega Lara, Ordóñez o Múgica para ilustrar el 'modus operandi' de ETA y concluir que pudo evitar el asesinato

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil aprecia un patrón común en algunos de los asesinatos y secuestros más destacados de la banda terrorista ETA que permitirían a la Audiencia Nacional incriminar al comité ejecutivo --la Zuba-- de la organización terrorista por el asesinato del concejal del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco en julio de 1997.

En un informe remitido al Juzgado Central de Instrucción Número 6, al que ha tenido acceso Europa Press, los agentes repasan, entre otros, el 'modus operandi' seguido por ETA en los asesinatos de Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica o en el secuestro del funcionario de prisiones José Ortega Lara para llegar a una conclusión: "detrás" de cada "orden estaba la dirección" de la banda.

"ETA era una organización perfectamente estructurada, donde cada uno de sus componentes tenía una misión, y se encontraba sometido a la disciplina y las órdenes que el comité ejecutivo dictaba. Este comité o estructura directiva se mantuvo sin cambios con una forma de trabajo siempre colegiada", explican.

El magistrado había solicitado este informe después de reabrir la investigación sobre el caso Miguel Ángel Blanco el pasado mes de marzo, a raíz de una querella presentada por la Asociación Dignidad y Justicia (DyJ), para determinar si la idea de su secuestro y asesinato salió del comité ejecutivo de ETA de esa época.

En su informe la Guardia Civil señala a los exjefes de ETA José Javier Arizcuren, alias 'Kantauri'; Mikel Albisu, 'Mikel Antza'; Ignacio Gracia Arregui, 'Iñaki de Rentería'; y María Soledad Iparraguirre, 'Anboto', como responsables de planear y controlar el secuestro y posterior asesinato de Blanco al considerar que una orden suya podría haber frenado el crimen.

Los autores materiales, Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', e Irantzu Gallastegui ya fueron condenados en 2006 a 50 años de cárcel por este crimen, mientras que en 2003 Ibon Muñoa fue sentenciado a 33 años de prisión como cómplice de los anteriores.

PUDIERON ORDENAR LA LIBERACIÓN DE BLANCO

 

En el caso del asesinato de Ordóñez y Múgica, la orden habría partido del propio 'Kantauri', "uno de los integrantes" de la Zuba. Así, y "en su calidad de principal responsable de los comandos", habría sido el encargado de pedir al comando Donosti que acabase con la vida de sendos dirigentes políticos.

Con ese repaso a varias de las acciones de la banda terrorista, entre los que se encuentran varios intentos frustrados de terminar con la vida del rey Juan Carlos I, el Instituto Armado traza una línea que les lleva a contestar a una pregunta: si los integrantes del comité ejecutivo pudieron haber impedido el asesinato de Blanco.

Se trata, detallan, de "acciones terroristas consumadas en fechas inmediatamente anteriores al secuestro y asesinato de Blanco" en las que se exponen "los elementos de los que se desprendería responsabilidad del comité ejecutivo de ETA, incluso de algunas de las personas que formaban parte del mismo, en el proceso de la toma de decisión, transmisión de órdenes y facilitación de medios".

Así las cosas, la Benemérita asevera que "los integrantes del comité ejecutivo de ETA disponían de capacidad y medios para poder haber ordenado el cese, en cualquier momento, tanto de la situación de privación de libertad del Miguel Ángel Blanco como el de la evitación de su asesinato". En síntesis, "el asesinato pudo ser evitado por los dirigentes de la organización terrorista que en ese momento tenían el control y la dirección de la actividad del citado comando" Donosti, afirman.

Y es que, según recoge el informe, el secuestro y su posterior asesinato "no pudo ser una acción terrorista cuya materialización decidiesen de forma individual o de motu propio los integrantes de un comando de acción de ETA, sino que respondió a una acción cualificada con un marcado valor estratégico" para la organización.

En concreto, la "ideación, planificación y decisión sobre su resolución final debió necesariamente ser tomada y ordenada por los militantes de ETA que ejercían en esas fechas el mando de la organización y el poder necesario para tomar una decisión de ese calado mediático y estratégico".

LA ZUBA, POR ENCIMA DE TODO

En este contexto, la Guardia Civil apunta que la Zuba era en última instancia la encargada de establecer "la fuerte jerarquía existente dentro de la organización terrorista", de diseñar, planificar y ordenar la estrategia terrorista a seguir en cada momento y, por encima de todo, "sobre los elementos necesarios que debían producirse en toda acción terrorista".

Más concretamente, añaden, en el asesinato de Blanco hubiese bastado "simplemente con haber dado directamente o indirectamente a través de un enlace, una orden clara y concreta a los integrantes" del comando "para poner en libertad al concejal del Partido Popular que habían secuestrado".

Por último, el informe concluye destacando que "el análisis de las acciones terroristas de carácter relevante llevadas a cabo por ETA, por la importancia del objetivo elegido y por el impacto y repercusión que su materialización tendría en el ámbito político y social, pone de manifiesto la necesaria participación en las mismas del comité ejecutivo de ETA, en cuanto a su ideación, planificación, coordinación, facilitación de información y de medios materiales, y finalmente autorización para llevarlas a cabo".

Este último documento remitido por la Guardia Civil se suma al ya enviado a García Castellón por la Ertzaintza que, en la misma línea, se apoyaba en diferentes cartas y comunicados de ETA para señalar a la Zuba de la época como la responsable de la muerte de Blanco. El instructor aún está pendiente de recibir un tercer dossier de la Policía Nacional.

El FBI registra la mansión de Donald Trump de Mar-a-Lago

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?