Ultima_hora

Kiko Rivera y su situación más agridulce: el cumpleaños de su hijo sin hablarse con Isabel Pantoja

MADRID, 6 (CHANCE) Kiko Rivera está pasando por el peor momento de su vida. Después de haber pasado por una época complicada en la que tuvo que saber vivir sin las adicciones que tenía, el dj ha tenido que hacer frente a una situación que jamás hubiese pensado: enfrentarse públicamente a su madre. Parece que el hijo de Isabel Pantoja no se fía de su madre y quiere saber toda la verdad sobre el testamento de su padre, ya que desconfía de que la cantante se haya llevado lo que no le pertenece.

MADRID, 6 (CHANCE)

Kiko Rivera está pasando por el peor momento de su vida. Después de haber pasado por una época complicada en la que tuvo que saber vivir sin las adicciones que tenía, el dj ha tenido que hacer frente a una situación que jamás hubiese pensado: enfrentarse públicamente a su madre. Parece que el hijo de Isabel Pantoja no se fía de su madre y quiere saber toda la verdad sobre el testamento de su padre, ya que desconfía de que la cantante se haya llevado lo que no le pertenece.

En medio de este contexto, Francisco Rivera Bueno cumple hoy 8 años y lo hace, como bien hemos confesado, en el peor momento de la vida de su padre, cuando se ha llevado una desilusión que jamás hubiese imaginado con su madre.

Si hay algo que siempre nos ha encantado de Kiko Rivera es la buena relación que mantiene con la madre de su hijo, Jessica Bueno, de la que se enamoró en Supervivientes y con la que ha sabido llegar a buen término una vez separarse.

Por eso, estamos seguros de que Kiko Rivera va a sacar todas las fuerzas que tiene dentro para celebrar por todo lo alto, cuando pueda, el cumpleaños de su hijo Francisco, al que adora. Y es que aunque sean momentos difíciles para él y para su mujer, sabemos que el dj se desvive por sus tres hijos y esto es lo que ahora le da felicidad.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes