Ultima_hora

Marta Chávarri, decidida a permanecer en el discreto segundo plano que ha "abandonado" tras la muerte de Fernando Falcó

MADRID, 29 (CHANCE) La muerte de Fernando Falcó, el pasado 20 de octubre, ha convertido en protagonista involuntaria de la actualidad rosa a Marta Chávarri. La primera esposa del Marqués de Cubas y madre de su único hijo, Álvaro, fue una de las grandes ausentes en el último adiós al empresario.

MADRID, 29 (CHANCE)

La muerte de Fernando Falcó, el pasado 20 de octubre, ha convertido en protagonista involuntaria de la actualidad rosa a Marta Chávarri. La primera esposa del Marqués de Cubas y madre de su único hijo, Álvaro, fue una de las grandes ausentes en el último adiós al empresario.

Una ausencia que, sin embargo, no extrañó a los que conocen a Marta, que cansada del interés que suscitaba su persona, decidió retirarse de la vida pública y de los medios de comunicación hace casi 25 años. Desde entonces, la exmujer de Alberto Cortina lleva una existencia tranquila y anónima en su céntrico piso madrileño.

Marta, que ya ha cumplido 60 años, mantiene la espectacular belleza que, en los años 80-90 la convirtió en una de las mujeres más deseadas y envidiadas del país. Sin embargo, algo ha cambiado en ella, y nada queda de la atrevida joven que se mostraba encantada de estar rodeada de cámaras. Ahora, la madre de Álvaro Falcó, se muestra seria, tímida y cabizbaja cuando le preguntamos por el fallecimiento de su primer marido. Apresurada, da la callada por repuesta y prefiere no hablar de la muerte del Marqués de Cubas que, según aseguran fuentes cercanas a la socialité, le ha afectado mucho.

Acompañada por su hermana Isabel y con gafas de sol y mascarilla para ocultar su rostro, Marta llega a su casa decidida, ahora sí, a recuperar el discreto segundo plano y la vida tranquila y anónima que el fallecimiento de Fernando Falcó le ha hecho perder.

El vídeo del día

Ayuso anuncia que farmacias y clínicas dentales podrán hacer test.
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes