Ultima_hora

Marta Ortega hace gala de su sencillez disfrutando de un sabroso 'hot dog' en la hípica

MADRID, 24 (CHANCE)

Demostrando una vez más su sencillez y su cercanía a pesar de tratarse de la heredera de uno de los grandes imperios de la moda, Inditex, Marta Ortega ha disfrutado este fin de semana en familia del concurso hípico celebrado en el Club de Campo Villa de Madrid y, además de grandes looks, nos ha dejado imágenes para el recuerdo.

Y es que, relajada como hace tiempo que no la veíamos, la hija de Amancio Ortega no compitió en esta ocasión pero sí disfrutó del torneo acompañada de sus dos hijos, Amancio y Matilde, y de Carlos Torreta, con quien atraviesa el momento más dulce de su relación dos años y medio después de su inolvidable boda en A Coruña.

Además, Marta charló amigablemente con su exmarido, Sergio Álvarez Moya - una de las principales figuras del concurso hípico y padre de su hijo Amancio, de 8 años - demostrando la buenísima relación que mantienen desde su separación, y presumió de complicidad con sus suegros, el diseñador Roberto Torreta y su mujer Carmen Echevarría, con quienes también se lleva a las mil maravillas y con quienes disfrutó de un fin de semana único en familia.

Convertida en un icono de estilo y en la mejor embajadora de Inditex, Marta enamoró luciendo el pasado sábado un original vestido túnica edición limitada de Zara en tonos ocre y berenjena, mientras que el domingo apostó por un look total denim con pantalón ancho y sobrecamisa con cinturón en lazada también en vaquero y gran bolsillo en el pecho.

Pero, dejando a un lado sus acertados looks para disfrutar de un fin de semana en la hípica, si algo nos ha llamado la atención ha sido ver a Marta demostrando una vez más que, pese a ser la heredera del imperio de Inditex, es una chica normal y corriente que disfruta comiéndose un perrito caliente en compañía de su hijo mayor y de unas amigas. Así, pasando completamente desapercibida, la 'it girl' compró varios 'hot dogs' en uno de los puestos de cómida rápida del torneo hípico, que poco después se comía tranquilamente en la mejor de las compañías, la de su pequeño Amancio.

 

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?