Ultima_hora

Miguel Bosé habla de su libro, 'El hijo de capitán trueno'

MADRID, 10 (CHANCE)

Miguel Bosé está en nombre de todos por la publicación de su libro 'El hijo de capitán trueno'. Unas memorias donde vamos a descubrir la faceta más personal del artista y todo lo que ha sufrido en la vida para poder llegar a ser quien siempre ha soñado. Hoy, ha presentado este trabajo y ha hablado alto y claro sobre lo que cuenta y todo lo que le ha costado expresar sus recuerdos.

Miguel Bosé nos ha relatado algunos de los episodios más duros de su infancia: "En mi capacidad de dramatizar en algún momento falla porque siempre salgo por la tangente con algo de humor. Es una forma de escapatoria que yo creo que me viene de muy atrás porque cualquier drama siempre intenté aligerarlo saliendo por la tangente".

El cantante confiesa qué momento de su vida ha sido el más difícil de escribir: "Contar el episodio de mi madre durmiendo en la calle no sabía si contarlo, ya no está y eran cosas que no sabía si tenía el derecho de intrusión. Pedí señales, me las dieron y tiré para adelante, pero son cosas que calan muy hondo. Esa imagen caló y de las que está en el libro fue de las que más calaron, fue terrible, devastador y así fue durante días. Esas cosas hurgaron muy hondo".

Miguel Bosé asegura que no tiene nada que perdonar a su padre, Luis Miguel Dominguín: "Lógicamente, tampoco había que perdonarle No hay que perdonar a nadie porque uno crece y hace cosas peores de las que pensaba que iba a ser capaz, al final esa genética se traslada y se multiplica por la cantidad de libertades de tu convivir de la juventud en adelante. Entonces entendí que lo que tanto me había dolido de él yo lo estaba repitiendo o multiplicando porque había heredado su genética y entonces es mucho más fácil decir ahora entiendo todo y respeto".

El hijo de Lucía Bosé confiesa que le da todo el amor a sus hijos que a él le faltó: "En este momento estoy viviendo en esa casa. Esa casa de hoy, mi casa, es una casa que justamente tiene todo aquello que de alguna manera me faltó, esos abrazos, ese cariño, ese casi empalagoso Mis hijos me dicen ay, papi, de verdad, eres un pulpo, pero es como que tengo que recuperar los abrazos perdidos, ese cariño perdido y probablemente de haber vivido en una casa diferente yo no hubiese sido quien soy. Probablemente no tendría el mismo carácter, creo que en las dificultades se forjan los caracteres mucho mejor que en la bonanzas".

El artista asegura que el traumático episodio del safari junto a su padre le sirvió para liberarse: "Fue el liberatorio completamente y ya dije para qué pelear más porque además al año siguiente se separan. Todo tuvo que ver y de alguna manera esto me hace pensar si la actitud que tuvo conmigo en el safari no fue una especie de prolongación que buscó en el trato que luego tuvo con mi madre. En la canción digo hijo de su madre, hijo de puta también y él probablemente tenía ya esa cosa que cuando me veía a mí, veía a mi madre. Probablemente sí porque al año siguiente se separan y a los pocos meses pasa todo, se acelera todo y todo tuvo que ver... Yo creo que el trato, la enfermedad, la relación con el doctor que corta con él, le desprecia y se va del bando de mi madre y en aquella época era o conmigo o contra mí. Yo creo que eso es una lectura buena, da por pensar y ahí es donde yo solté".

El hijo de Luis Miguel Dominguín cuenta la anécdota que marcó un antes y un después en la relación que mantenía con su padre: "Hay una anécdota que marca el antes y el después de lo que es Luis Miguel Dominguín y es un día que él va en un taxi y el taxista que era un chico joven está mirando por el retrovisor, él se da cuenta que le está mirando y le dice el chico taxista yo a usted le conozco. Mi padre dijo, claro, y él le dijo usted es el padre de Miguel Bosé. A partir de ese momento se salió de él una especie de querer recuperar el tiempo y se sintió avergonzado porque no supo ver en su momento lo que yo iba a ser porque no podía verlo, no podía saberlo y quizás si lo hubiese entendido o lo hubiese sabido yo no hubiese sido quien soy porque en esos conflictos Miguelito creó el carácter de Miguel Bosé".

En mitad de la rueda de prensa, Bosé no dudaba en pedirle a los periodistas que se retiraran las mascarillas a pesar de haber sido muy criticado por su negacionismo de la pandemia: "Es que esto de las mascarillas es terrible porque te la pegan y parece que tengo a cinco asaltadores delante y resulta que tengo a varios conocidos".

 

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?