Ultima_hora

Montilla llama a rehacer el consenso sobre el catalán y exige evitar su politización

Niega un conflicto en la sociedad y que catalán o castellano tengan un problema en la escuela

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El expresidente de la Generalitat José Montilla ha apostado este viernes por rehacer el consenso sobre el catalán y ha exigido evitar politizar esta cuestión: "Lo peor que le podría pasar al catalán es convertirse en un argumento de confrontación en la batalla política".

"No será politizando el debate como conseguiremos mejoras en este terreno y desgraciadamente la cuestión lingüística puede convertirse en un objeto de confrontación política", ha alertado en las Jornadas para Renovar el Consenso por la Lengua en Cataluña, organizadas por la Fundació Rafael Campalans, vinculada al PSC.

Montilla ha dicho que se han encendido las alarmas por quienes quieren limitar el uso del catalán o del castellano a un reducto doméstico, y ha garantizado: "Si en los años 80 fuimos capaces de impedir la división de la escuela por motivos lingüísticos, también ahora lo seremos de contribuir decisivamente en la renovación del consenso".

"UN SOLO PUEBLO"

"Este consenso se basa en que somos un solo pueblo, tengamos el origen que tengamos"; en que nadie se puede apropiar de la lengua, que ésta requiere protección especial, y que el uso del catalán y el castellano no debe ser motivo de confrontación, ha agregado Montilla, que sostiene que este consenso se han debilitado y está en riesgo.

El también presidente de la fundación considera que "la retórica de algunos independentistas provoca en no pocos ciudadanos el alejamiento del compromiso" con el catalán y, aunque descarta que el llamado proceso independentista haya provocado los problemas de esta lengua, ha sostenido que la agitación generada los últimos años ha hecho más mal que bien, en sus palabras.

Ha apostado por "un cambio en la orientación de la política lingüística de Cataluña que busque la máxima complicidad ciudadana y evite que las medidas se conciban como impuestas", y ha advertido de que la vía para resolver los problemas del catalán no es ir en contra del castellano.

 

CATALÁN EN LA ESCUELA

Montilla ha negado que el catalán y el castellano tengan un problema en la escuela, "si colectivamente se es capaz de ser flexibles en el desarrollo de los proyectos lingüísticos en las escuelas y nadie se empeña en convertir la inmersión en un método de aniquilamiento del castellano".

Montilla, que cree que "nunca se debería haber producido la judicialización de este tema", ha subrayado que la escuela cumple con los objetivos de aprendizaje tanto del catalán como del castellano, y ha enmarcado los problemas que ve en el catalán en los mismos que los del resto de lenguas minoritarias de Europa, que deben competir con las mayoritarias.

"La buena salud del catalán necesita que lo hablemos con naturalidad y con normalidad, sin estridencias, y un mayor apoyo de los poderes públicos, porque vive en inferioridad de condiciones respecto al castellano", ha añadido Montilla, que ha recordado que llegó a Cataluña desde Córdoba y que se siente catalán de adopción.

COLABORAR CON EL GOBIERNO

Ha defendido que "las instituciones españolas deben ser capaces de introducir cambios más ambiciosos en su política lingüística", que cree que deben fomentar todas las lenguas españolas en un marco de colaboración entre el Gobierno central y las Comunidades Autónomas con lenguas propias, y evitando que sean un arma arrojadiza.

Montilla ha asegurado que la encuesta sobre usos lingüísticos del Idescat demuestran la buena salud del catalán, la lengua habitual para el 36% de los encuestados en 2018: "Es un éxito colectivo indiscutible que no permite hablar del riesgo de supervivencia de nuestra lengua ni de conflicto lingüístico en nuestra sociedad".

Ha avisado de que "la sociedad catalana es bilingüe y lo quiere seguir siendo, y quien no se da cuenta vive al margen de la realidad", aunque ha insistido en que el catalán está en una situación de inferioridad respecto al castellano que requiere y justifica la intervención de las administraciones públicas para compensarla.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?