Ultima_hora

Las restricciones provocaran un lucro cesante de 430.000 millones a empresas de alimentación y bebidas

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Las restricciones, prohibiciones, sanciones e impuestos a determinados productos como alcohol, dulces, bocadillos salados y bebidas azucaradas podrían provocar que las empresas dejen de ingresar unos 521.000 millones de dólares (unos 437.000 millones de euros) a nivel mundial, según un estudio elaborado por Brand Finance Marketing.

En este estudio, para el que se ha consultado a más de 6.000 consumidores (500 en España) se ha realizado una estimación basada en la contribución de marca, es decir, el impacto potencial que se produciría en el valor empresarial debido a la reducción potencial en el valor agregado que las marcas contribuyen al negocio.

El grueso de las pérdidas lo acumularían las nueve grandes marcas de alimentos y bebidas (AB InBev, The Coca-Cola Company, Diageo, Heineken, Mondelez International, Nestlé, PepsiCo, Pernod Ricard y Treasury Wine Estates) que perderían 267.000 millones de dólares (224.000 millones de euros).

PepsiCo es la marca que más perdería en términos absolutos entre todas las compañías estudiadas, con una pérdida potencial de casi 62.000 millones de dólares (52.000 millones de euros). Se estima que la marca insignia de PepsiCo, Pepsi, es la que más sufriría dentro de su cartera, con 19.000 millones de dólares en juego (15.000 millones de euros). Sin embargo, la marca insignia de The Coca-Cola Company, Coca-Cola, perdería 43.000 millones de dólares (36.000 millones de euros), considerablemente más que Pepsi y cualquier otra marca analizada.

De media, estas empresas podrían perder casi una cuarta parte de su valor empresarial y más del 50% de la contribución de la marca. En este aspecto, la empresa que más sufriría sería Treasury Wine Estates, que perdería un 38,9% de valor de marca.

RECHAZO A LAS RESTRICCIONES DE COMERCIALIZACIÓN

Además, la encuesta muestra que, a nivel mundial, los consumidores generalmente no buscan restricciones en los canales de comercialización más frecuentes, independientemente de la categoría de producto. En toda la muestra global, menos del 10% de los consumidores consideraron que debería prohibirse la publicidad en televisión, en vallas publicitarias, las demostraciones de producto en la tienda o el empaquetado distintivo, con poca variación entre la categoría de producto.

"Los consumidores son muy conocedores de las marcas, pero no renunciarán a sus propios intereses influenciados por el marketing o la publicidad. Los consumidores son conscientes de que las marcas están ahí para ayudarlos a tomar decisiones de forma informada", han explicado desde Brand Finance Marketing.

 

Por otra parte, tanto vendedores como consumidores desconfían de la sobrerregulación, ya que las restricciones de comercialización, en particular el empaquetado simple, pueden facilitar el fraude y presentar un peligro para los consumidores.

Muestra de ello es que entre el 80 y el 90% de los consumidores, según el mercado, han señalado el papel que juegan las marcas en el apoyo a los canales legales de ventas, además de ayudar a navegar entre productos reales y falsos. "Esta alfabetización de marca ayuda a explicar por qué la mayoría acepta que las marcas deberían promocionarse de manera responsable", han subrayado desde la firma.

España ha realizado más de 61 millones de pruebas diagnósticas de COVID-19

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable