Ultima_hora

Terelu Campos confiesa que no está abierta al amor

MADRID, 14 (CHANCE)

Después de 10 años de estrecha colaboración, Terelu Campos repite como embajadora de la campaña con la que Ausonia y la Asociación Española Contra el Cáncer recaudan fondos para la investigación contra el cáncer de mama, que este año celebra su 15º aniversario bajo el lema "15 años más cerca".

Una causa solidaria en la que la presentadora está completamente volcada, intentando ayudar con su ejemplo a otras mujeres que se encuentran en el mismo caso por el que ella pasó en dos ocasiones: "Tengo una madre que todavía no pronuncia la palabra 'cáncer', pero creo que cada vez la gente ha perdido el miedo a pronunciar esa palabra. No siempre es igual a muerte, también hay esperanza y hay un 80% de mujeres que sobreviven al cáncer de mama" ha destacado, señalando que lo fundamental en estos casos es "tener confianza absoluta en tu médico, en tu familia, tus amigos y tu trabajo".

Echando la vista atrás, Terelu confiesa que para ella "fue peor el segundo cáncer de mama - que sufrió en 2018 - que el primero" y explica lo durísimo que fue para ella descubrir que volvía a estar enferma y tomar la decisión de someterse a una doble masectomía: "Fue un tsunami porque además no me lo esperaba, aquello me arrasó la vida en ese momento. Me vine abajo, comprendí que tener días malos es normal y no querer levantarte de la cama es normal, entendí que se me daban una serie de opciones y que al final era yo quien decidía sobre mi cuerpo". "Yo decidí la opción más agresiva. Es una operación terrible, la peor que he tenido en mi vida, cuando desperté pensé que mi vida se había acabado, en minutos, luego gracias a dios sabía que eso no era así. Yo tengo unas secuelas muy importantes, físicas y psicológicas, tengo dificultad para moverme, para cargar* pero bueno, que todo lo malo en la vida fuese eso" reconoce.

El cáncer ha estado demasiado presente en su vida, ya que como recuerda "lo he vivido como hija con mi madre, como hermana, como sobrina, como amiga, en primera persona...". De ahí su miedo a que su hija Alejandra Rubio pase por lo mismo que muchos de los pilares de su vida, por lo que Terelu insiste en la importancia de las revisiones: "Yo vivo siempre con esa preocupación, pero mi doctora me dijo que había que hacerlo tranquilita, poquito a poquito, ella se hace sus revisiones porque se las tiene que hacer, en eso está concienciadísima, sino la cojo de los pelos. No ir es jugarse la vida".

En un momento de gran estabilidad profesional en el que compagina 'Sálvame' con el debate de 'La isla de las tentaciones' - donde comparte plató con Alejandra, que es algo que admite que le "tensa un poco" - la comunicadora confiesa que no tiene ganas de enamorarse, aunque bromea con la posibilidad de "protagonizar un reality de mayores como tentadora, para divertirme y joderles la vida", apunta entre risas.

"El amor a mí no me interesa nada, el amor no es un tío, yo tengo amor por todas las partes" asegura tajante, dejando claro que el amor no va a llamar a su puerta porque "no doy la dirección".

Hablando de amor, hace unos días Edmundo Arrocet confesó que echa de menos a María Teresa Campos y se acuerda continuamente de ella. Unas declaraciones que Terelu afirma que "he tenido la suerte de no ver aunque lo que diga para mí no tiene ningún valor, me da lo mismo". "Tendrá muchas cosas de las que hablar que no sea mi madre, pero que diga y haga lo que quiera. No me duele, no me interesa, no forma parte de mi vida. No lo formaba cuando estaba con mi madre, imagínate ahora" añade.

Respecto a cómo se encuentra Teresa, la presentadora desvela que aunque "mayorcita" se encuentra bien: "no tiene nada de salud, eso es lo más importante, solo tiene unos cuantos años".

Por último, hemos preguntado a Terelu por las surrealistas declaraciones de Ortega Cano sobre la fuerza de su semen: "Debo ser hasta imbécil porque me ha dado hasta pena él. Primero una vergüenza que casi me muero desde mi casa y luego cuando suelta eso, me quedé sola y petrificada, pensé 'dios mío lo que ha dicho, no sabe la que se le viene encima'. Y a la vez pensé 'me da hasta pena'". "Como diría Juan Carlos, por qué no te callas. No he visto nada más desacertado en mi vida, ese momento de José Ortega Cano. A mí me ocurre algo así y hago un agujero y me meto bajo tierra. Las relaciones empiezan y se acaban, esto era una relación rota, lo tenía claro desde hace mucho tiempo. Hubo un momento que pensé que podía haber solución, pero no sé si es que no ha encontrado reclamo o que ha llegado tarde. Tampoco es un desastre una separación, es un desastre esas palabras" asegura

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?