Ultima_hora

Los testigos del crimen de Velilla (Madrid) declaran que Iván no pudo defenderse y que recibió "un pisotón" en el suelo

La exnovia del detenido manifiesta que Alberto no se entregó a la Guardia Civil al estar en shock y a base de Lexatin

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Los menores que presenciaron el crimen de Iván Vaquero, el vecino de Velilla de San Antonio que murió el 15 de noviembre de 2020 de una paliza mortal, han declarado en el juicio que la víctima no pudo defenderse por la rapidez del ataque y que el acusado le remató en el suelo con un pisotón en la cabeza.

El juicio contra Alberto Jurado, de 26 años, arrancó ayer con un jurado popular en la Audiencia Provincial de Madrid tendrá que determinar si el crimen encaja en un homicidio intencionado, imprudente o en un asesinato, como pide la familia del fallecido. Mañana será la prueba pericial.

Iván Vaquero, de 40 años, falleció en el Hospital de La Princesa tras recibir una paliza por parte del acusado. La pelea se inició después de que el homicida le recriminara unas pintadas que había hecho en su portal contra el exmarido de su pareja, con quien había roto días antes.

La primera en comparecer en la sesión ha sido Maite, exnovia del acusado. Entre lloros, ha relatado que en el transcurso de una discusión, su exnovio propinó a Iván una patada en el costado y dos puñetazos. "Cayó entre dos coches y nos fuimos. No le siguió pegando", ha dicho.

Tras el ataque, subieron a casa de Alberto y él estaba paralizado. "Vi por la ventana que esta persona estaba tirada y bajé. Le escuché roncar y se lo llevó la ambulancia. Alberto tenía miedo y estaba blanco, en shock", ha narrado la joven.

Según su relato, quiso entregarse a la Guardia Civil pero le dio miedo "decir lo que había pasado". "Estuvo días tomando Lexatín esperando a que alguien fuera a por él", ha contado. Fue detenido tres días después.

"UN PISOTÓN" EN EL SUELO

Los menores que presenciaron el ataque han narrado al tribunal la secuencia de los hechos desde que Iván y Alberto se encaran por las pintadas de amor en el portal del encausado. Tras los golpes, de los que no pudo "reaccionar", Iván cayó de plomo contra el pavimento.

Los jóvenes han manifestado que el fallecido iba en mal estado y "estaba bebido", sin poder reaccionar a los golpes del agresor, una patada en el costado izquierdo y dos puñetazos, por su rapidez.

 

"Su novia le decía que parase, que se calmara. Él se quitó la chaqueta y le golpeó. Corrió y le dio una patada con fuerza", ha relatado uno de los testigos.

Dos menores sostienen que, tras caer la víctima entre una furgoneta y un coche, Alberto le propinó un pisotón. Uno mantiene que le dio en la cabeza y otro que le pisó la espalda al estar boca abajo contra el suelo. Un tercero afirma que el acusado dio un salto y le propinó una patada, dejando en el aire si fue o no cuando la víctima se encontraba ya en el suelo.

El abogado José Luis Vegas, que defiende a la familia, solicita una petición de cárcel de 25 años por un delito de asesinato al considerar que el fallecido no tuvo opción de defenderse, dado que el asesino le remató en el suelo con una patada en la cabeza.

La defensa de Albero solicita que se le condene a 2 años y medio por un delito de lesiones dolosas e concurso ideal con un homicidio imprudente. Alega que su cliente tenía intención de lesionar y no de matar, por lo que tiene que "pagar por lo que hizo y no por lo que no hizo".

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?