Ultima_hora

Testigos dicen que la acusada de matar a una mujer al quemar una chabola sabía que estaba dentro y alardeó

ALICANTE, 1 (EUROPA PRESS)

Varios testigos han afirmado que la mujer sin hogar acusada de asesinar a otra al quemar una chabola en Alicante en 2019 tenía intención de hacerlo y que, tras alardear de los hechos, se fue con otras personas a "beber cerveza": "Ya está, ya he matado a la rusa". También han declarado que consumía pastillas, alcohol y marihuana de manera habitual y "cuando se lo podía permitir".

Así se han pronunciado dos testigos este martes en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial por un tribunal de jurado, durante la cual han desmentido la versión ofrecida por la mujer en la que aseguró ayer que "no sabía que la víctima estaba dentro". Estas personas convivían en el momento de los hechos con la acusada en una zona del Monte Tossal, donde ocurrieron los hechos, un sitio donde habitualmente pernoctan personas sin hogar.

En concreto, una antigua amiga de la acusada ha señalado que el presunto asesinato se produjo porque un grupo de personas "malmetían" a la acusada debido a varios acercamientos entre su expareja y la víctima. Además, ha confirmado que la encausada, que se hacía llamar "la Pastori", había agredido a otra mujer con "una piedra" por causas similares días antes de los hechos.

Además, ha detallado a preguntas de Fiscalía que la víctima estaba durmiendo sola en un colchón dentro de una chabola "a medio hacer" y que, después de que personas "malmetieran" por esta situación, la acusada dijo: "¿Queréis ver cómo le prendo fuego?. Así, ha añadido que la mujer reconoció la autoría de los hechos cuando la zona estaba en llamas y que se alejó a un parque a beber alcohol con otros indigentes.

Además, ha agregado que "la Pastori" consumía "porros, pastillas y alcohol". "Si ella no hubiera dicho lo que dijo después del incendio, no la hubieran detenido", ha asegurado la testigo ante el tribunal popular. Asimismo, también han declarado como testigos la expareja de la amiga y la expareja de la acusada, dos hombres que convivían en la zona.

Por su parte, el primer testigo ha señalado que estaba en un parque del barrio de Altozano cuando vio venir a "la Pastori" alardeando del presunto crimen y que "estaba contenta" aunque ha matizado que era una persona "que no estaba bien de la cabeza porque a veces hablaba sola".

"No le hice caso porque a veces se le iba la pinza pero cuando empecé a oler a humo fue a ver qué pasaba y ella se quedó bebiendo cerveza", ha añadido. Por otro lado, el segundo testigo ha ratificado que la acusada "agredió con una pedrada" a otra chica cuando estaba con él y que éste ofreció ayuda a la víctima porque vio que estaba "mal".

"La dejé durmiendo y me fui a aparcar coches; cuando vi pasar coches patrulla y bomberos me imaginé que algo había pasado. Al llegar me vio y me dijo: Ahí la tienes", ha aseverado el hombre.

CALCINADA

Por último, los agentes de la Policía Nacional han asegurado en el juicio que hallaron el cuerpo en posición semiflexionada y que la víctima falleció cuando trató de salir de la chabola. También han confirmado que el cuerpo estaba totalmente calcinado y que las llamas se originaron en la puerta, por lo que la mujer intentó huir por detrás, pero le fue imposible porque las vallas estaban atadas.

 

Sobre la detención, han indicado que se produjo momentos después de los hechos debido a las declaraciones de los testigos y que la acusada en el momento del arresto aseguró que "no había hecho nada". Además, se pudo identificar a la víctima porque las personas sin hogar explicaron los supuestos motivos de los hechos, junto con las pruebas de ADN.

Fiscalía y acusación particular, ejercida por la madre de la víctima, considera que la mujer es autora de un delito de asesinato y piden una pena de 25 años de prisión y una indemnización para la familia en concepto de responsabilidad civil de 90.000 y 150.000 euros, respectivamente.

Durante la primera sesión, la acusada reconoció parcialmente los hechos aunque matizó que desconocía que la víctima estaba dentro de la chabola. Las acusaciones insistieron en que la encausada "sabía lo que hacía y quiso hacerlo tras llevar a cabo su amenaza".

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?