Vivir

La Navidad más triste de los últimos años. Los mayoristas prevén que la compra de marisco fresco caerá un 50% y la de cava, un 30%

No serán unas buenas navidades para el sector marisquero ni para el de los productores de cava. De cara a las fiestas navideñas se esperan fuertes caídas en la demanda de estos productos, típicamente navideños, debido a la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores.

“Esperamos que la venta a particulares caiga incluso hasta el 50 por ciento”, asegura el gerente de una empresa de distribución de marisco fresco a nivel nacional consultado por El Confidencial Digital. “Nuestro único refugio son los restaurantes, tenemos clientes fijos que no fallarán ya que sus clientes no son de los que sufren la crisis”, indica.

Los grandes beneficiados de la caída en la demanda del marisco fresco serán los comerciantes de marisco congelado. Desde una de las mayores empresas del sector se apunta a que “los precios de los congelados son mucho más competitivos que los del marisco fresco, por lo que esperamos captar a todos los consumidores que no puedan permitirse el pescado fresco”.

Quienes también sufrirán la crisis estas navidades son los propios mariscadores. ECD ha podido contactar con varios de ellos para conocer sus impresiones al respecto. “Los precios de compra en la lonja caen para poder dar salida al producto, pero los que perdemos somos nosotros. Hay días que sería mejor no salir [a faenar] porque se gasta más trabajando de lo que ganas”, asegura uno de ellos.

Por otra parte, los pequeños y medianos productores de cava destacan que se enfrentan a uno de los momentos más complicados. “Esto va a ser peor que cuando lo del boicot por el Estatut”, asegura el gerente de una productora de cava de nivel medio.

En el sector, Freixenet y Codorniu copan la inmensa mayoría el mercado, “y son prácticamente los únicos que pueden permitirse grandes campañas publicitarias en fechas navideñas”, comentan empresarios.

En concreto, los datos que manejan dentro del sector apuntan a un descenso de entre el 25 y el 30 por ciento respecto a años anteriores. Además, muchas de estas empresas del cava comenzaron hace años a buscar un refugio seguro en Estados Unidos y “ahora las cosas también están complicadas allí”, puntualizan.

En lo que coinciden marisqueros y productores de cava es que bajar los precios no es una opción. “Nuestra apuesta es la calidad, no el precio”, sentencian.

Imágenes de la zona de la erupción en La Palma tomadas por la Guardia Civil

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?