Vivir

AENA instalará detectores de mascarillas en todos los aeropuertos

Un sistema de reconocimiento facial comprobará si los pasajeros utilizan ese elemento de protección

AENA invertirá 17 millones de euros en extender por la red de aeropuertos de toda España los equipamientos biométricos con los que facilita el acceso y el embarque a los pasajeros que aceptan ser identificados facialmente. En este plan se contempla instalar puertas y accesos que, con motivo de la epidemia de coronavirus, podrán detectar si un pasajero lleva a no mascarilla.

Así se indica en la documentación del contrato que ha consultado Confidencial Digital. La emprsa pública que gestiona los aeropuertos españoles explica que ha iniciado “un proceso de renovación del control de flujo de pasajeros de salida mediante tecnología biométrica de reconocimiento facial”.

A través del llamado “enrolamiento” (o enrollment) se recogen datos biométricos de los pasajeros, para con ellos verificar su derecho a volar con la compañía aérea correspondiente. Además, se facilitan los procesos en el filtro de seguridad y en el embarque.

Es decir, a través de cámaras de seguridad y otros aparatos tecnológicos, el pasajero no tiene necesidad de mostrar algunos documentos: el sistema reconoce su rostro, y comprueba que tiene un pasaje comprado para un vuelo de una determinada compañía.

De esta forma “se facilitarán los procesos en el filtro de seguridad y en el embarque” y “el pasajero enrolado no tendrá que presentar ningún documento desde su entrada a la terminal hasta el mismo avión”, lo que redundaría en una mejorar de la seguridad, la rapidez, la comodidad y la experiencia de usuario de los pasajeros, según AENA.

Pues bien: el contrato que ha puesto en marcha la compañía incluye medidas específicas vinculadas a la epidemia de coronavirus que ha afectado a España, y que especialmente hundió al sector de los viajes en avión, con una caída del 99% de vuelos en abril.

Puertas con termómetro y detector de mascarilla

El contrato detalla distintos modelos de sistema de validación biométrica del acceso de los pasajeros por los distintos puntos del aeropuerto. Tres de ellos hacen referencia directa al coronavirus.

AENA incorporará en los aeropuertos españoles puertas automáticas biométricas de acceso a filtro con cámara termográfica y detección de mascarilla, en primer lugar. Indica expresamente que se trata de “puertas con capacidad de supervisar el cumplimiento de medidas de protección tras la crisis del COVID-19”.

El sistema instalado en estas puertas será capaz de detectar, con una cámara, si el pasajero lleva o no puesta mascarilla, para así permitirle o no pasar. Además, incorporarán una unidad termográfica, con cámara termográfica con resolución térmica de al menos 160 x 120 pixeles, capaz de tomar la temperatura a los pasajeros a una distancia de entre 1 y 2,5 metros.

De esta forma se detectarían pasajeros con fiebre, uno de los síntomas que pueden indicar un positivo por coronavirus. Eso se añadiría al detector de mascarilla.

También se instalarán puertas automáticas biométricas de autoembarque, de nuevo dotadas con con cámara termográfica y detección de mascarilla, con las mismas características de las anteriores. Estas puertas se situarían en la zona de embarque al avión.

En tercer lugar, se citan unos dispositivos de validación biométrica con cámara termográfica y detección de mascarilla.

Pruebas en Menorca y Madrid

Los sistemas biométricos de reconocimiento facial ya se empezaron a probar hace más de un año, en proyectos piloto. Por ejemplo, se instalaron en el aeropuerto de Menorca, así como en el mayor aeropuerto español: el Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

También se había anunciado para el aeropuerto de Sevilla, y por su parte Iberia también está desarrollando su propio sistema. Ahora AENA pretende extenderlo y reforzarlo con nuevos elementos.

El enrolamiento se basa en todo momento en que es el pasajero el que voluntariamente se “enrola” en el sistema, a través de una app móvil, de un “kiosko” que se instalaría en los aeropuertos... Con su DNI o pasaporte, se registra y se le toma una fotografía del rostro.

Una vez dado de alta en el sistema, ya sería reconocido por los nuevos sistemas biométricos, y no tendría ni que sacar su DNI o pasaporte ni otros documentos para pasar los filtros y embarcar, ya que sería reconocido y además se comprobaría que tiene billete para ese vuelo.

La lava sigue emergiendo del volcán un mes después

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?