Vivir

Así cuidará el Estado de los jardines del Pazo de Meirás: césped a 5 centímetros, siega cada 7 días

La Dirección General del Patrimonio busca trabajadores que se encarguen de la vegetación en la residencia veraniega de Franco

El Pazo de Meirás pertenece al Estado desde diciembre de 2020. Un juzgado de primera instancia de La Coruña declaró nula la donación que autoridades de esa provincia hicieron a Francisco Franco en 1938 de ese pazo señorial del municipio de Sada que había sido propiedad de Emilia Pardo Bazán.

Otra decisión judicial reciente ha determinado que todos los bienes del Pazo son también propiedad del Estado, salvo unas alfombras de los pasillos, que podrán ser retiradas por la familia Franco.

Mientras tanto, el Gobierno se tiene que encargar de gestionar el edificio del pazo y los más de 90.000 metros cuadrados de finca rústica que lo rodean.

La Dirección General del Patrimonio del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda, está buscando actualmente una empresa a la que encargar el “Servicio de mantenimiento de los jardines y zonas verdes del inmueble patrimonial denominado Pazo de Meirás sito en la localidad Sada (A Coruña)”, según ha podido comprobar Confidencial Digital.

No hay jardineros funcionarios

En los documentos de la licitación se justifica que “el mantenimiento del jardín precisa de una actuación global sobre el conjunto de elementos que lo conforman consistentes en labores propias de jardinería en el arbolado, arbustos, praderas, riego de parques y jardines, poda y cuidado de la zona de bosque, así como la limpieza y gestión medioambiental de residuos”.

Siendo el inmueble propiedad del Patrimonio del Estado, la dirección general ha constatado “la falta de personal de oficios para realizar los trabajos que constituyen el objeto del contrato, ya que se carece de funcionarios especializados en jardinería o incluso personal no funcionario que pueda realizar estos trabajos adecuadamente”.

De ahí que haya decidido lanzar una licitación, con 59.133,56 euros de presupuesto base, para “contratar a una empresa que preste este servicio con objeto de mantener los jardines y zonas verdes en buen estado de conservación y presencia.

Césped cortado a 5-10 cm

El plan de Patrimonio es que en los jardines del Pazo de Meirás trabajen de forma permanente dos personas -un jardinero y un peón jardinero- “durante todos los días laborables del periodo de ejecución a jornada completa”.

En la documentación se concreta con detalle qué trabajos deberán realizar los jardineros. Por ejemplo, se indica cómo debe cuidarse el césped de los jardines de la residencia veraniega de Franco.

 

La siega del césped “se realizará con la frecuencia precisa para que la hierba no alcance una altura tal que estética o fisiológicamente suponga un perjuicio para el césped, entendiéndose una altura no superior a 5-10 cm, en la zona ajardinada noble”.

También indica la frecuencia con la que deberán cortar el césped: “En los meses de parada vegetativa, será suficiente una siega cada mes, mientras que, en los meses de actividad vegetativa, la siega se hará cada 7-10 días aproximadamente”.

En las “zonas ajardinadas de pradera” la siega se hará con menor frecuencia: un corte trimestral en los meses de invierno y un corte mensual entre los meses de verano.

Atención constante y meticulosa

Otra tarea importante de los jardineros será la “limpieza de caminos, paseos, taludes y demás zonas verdes”. Patrimonio establece que “se dedicará una atención constante y meticulosa a la limpieza de todas las superficies incluidas dentro de las zonas ajardinadas en el Pazo de Meirás”.

Eso incluye la eliminación tanto de la vegetación de crecimiento espontáneo (malas hierbas, malezas...), hojas caídas, restos de labores de siega, recortes de podas, desperdicios y basuras que lleguen a las zonas verdes y jardines del pazo.

En los macizos y parterres también se realizarán con frecuencia labores de escarda “de forma que éstos estén libres de malas hierbas”. La eliminación de las malas hierbas “podrá realizarse manualmente, por medios mecánicos o químicos”.

Riego y podas

El riego se realizará mediante sistemas automáticos, así como con mangueras y aspersores. Hacienda establece que “el agua consumida en esta atención será por cuenta de la Administración, debiendo el adjudicatario no utilizar más agua de la estrictamente necesaria para el riego, cuidando que no se produzcan pérdidas de agua por bocas de riego mal cerradas o cualquier otro motivo, y avisando inmediatamente cuando se produjese cualquier avería”.

Los distintos elementos vegetales del pazo “se regarán esporádica o diariamente en las épocas que fuese necesario, de forma que todos los elementos vegetales encuentren en el suelo el porcentaje de agua útil necesario para su normal crecimiento y desarrollo”.

También se contempla la poda y recorte de de arbustos y árboles ornamentales “con la frecuencia necesaria para mantener un buen estado sanitario, forma adecuada y floración en el caso de arbustos con flor”, y el de setos “en la época adecuada, evitando las condiciones de calor o frío intensos”, con la frecuencia necesaria “para favorecer los brotes y conseguir la geometría y tamaño esperados del seto”.

Desbroce del boque

La finca del Pazo de Meirás incluye una zona de bosque, en la que se deberán realizar trabajos de desbroce para “eliminar los restos de maleza y materia inerte con objeto de disminuir el riesgo de incendios y facilitar la accesibilidad”.

Los jardineros también se encargarán de retirar los más rápidamente posible árboles y ramas en caso de caídas por causas meteorológicas, para evitar problemas de seguridad y accesibilidad. Además, “deberán apearse todos los árboles secos o que, por su estado ofrezcan peligro o sea previsible su pérdida”.

El Govern pende de un hilo tras cesar Pere Aragonès a su vicepresidente Jordi Puigneró

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?