Vivir

La atención en casa a mayores con Covid-19 dispara un 30% la demanda a empresas especializadas en cuidado de ancianos

Protocolo de las asistencias a domicilio: quitarse los zapatos, batas desechables, guantes, mascarillas de alta protección, pantallas en la cara...

Las residencias de ancianos han sido las grandes castigadas por el coronavirus. Los centros llegaron a reconocer en plena crisis que estaban “desbordados” por la situación. La Unidad Militar de Emergencia (UME) tuvo que intervenir en varias ocasiones para labores de desinfección en los centros dirigidas a evitar más contagios entre los residentes, y también recogiendo a algunas personas que habían fallecido y seguían en sus habitaciones.

En las más de cinco mil residencias para mayores que existen en España, el número de víctimas mortales proporcionado por las comunidades autónomas se sitúa alrededor de las 19.588, lo que supone un 69% del total de las víctimas.

Con estos datos, y considerando que las residencias se han convertido en focos de contagio, son muchos los familiares que se han planteado sacar de allí a los mayores y hacerse ellos cargo de su atención directamente.

Servicios a mayores con coronavirus

Las empresas especializadas en el cuidado de mayores sufrieron grandes pérdidas durante los meses del confinamiento. Sin embargo, desde finales de mayo y ahora a principios de junio, han empezado a ver cómo se están recuperando gracias a que están ofreciendo servicios a personas contagiadas de COVID.

“A la vista de la demanda de presupuestos para el mes de junio, hemos recuperado actividad y, más aún, la hemos incrementado un 70% aproximadamente,” afirman desde la firma Felizvita.

En Mayores Vida, por su parte, la subida de peticiones de servicios a personas afectadas por COVID se sitúa en torno al 50% respecto a la actividad que registró durante el estado de alarma.

Tu Mayor Amigo ofrece igualmente sus servicios de atención a gente con COVID. “Los únicos servicios que se han producido durante estos tres meses han tenido que ver con el problema del COVID, por aquellos que buscaban ayuda externa para prestar atención directa a sus familiares”.

A través de estos servicios para mayores con COVID, las empresas están viendo como cada vez se demanda más esa atención en casa. Las compañías son conscientes de que la enfermedad va a seguir presente durante un tiempo: “Vamos a tener que convivir con el COVID-19 y aprender a convivir con él. Esto va a ser fundamental en la demanda de este tipo de servicios”, afirman desde Felizvita.

No obstante, señalan que se tardará “entre seis meses y un año en volver a tener las demandas habituales que existían antes” de que se produjera la pandemia.

Medidas de seguridad en los domicilios

Al ofrecer sus servicios a personas con coronavirus, las empresas han tenido que extremar todas las precauciones a la hora de asistir a los domicilios de los usuarios.

Entre las medidas de seguridad más comunes para su personal especializado están: utilización de mascarillas de alta protección y quirúrgicas, uso de guantes, pantallas en la cara y batas desechables.

Además, algunas de las empresas como Gerosol, donde las ventas subieron de media un 100% en los meses de marzo y abril, han creado protocolos de protección para desarrollar una vez se llega al domicilio: quitarse los zapatos, ir directamente al baño para desinfectarse, cambiarse el uniforme, ponerse guantes, mascarilla y pantallas, y además, permanecer menos horas en la estancia.

En otros casos, hay empresas que disponen de test serológicos o PCR, para comprobar que los auxiliares que van a prestar servicio no están infectados antes de entrar al domicilio.

Sufrieron por el COVID

Con la llegada del coronavirus, las empresas que cuentan con personal para el cuidado de personas mayores en hogares sufrieron una bajada de la demanda: “Más o menos desde la entrada del COVID en el mes de marzo, un 25% de clientes nos comunicaron que ellos mismos se iban a hacerse cargo”, afirman desde la empresa de cuidados a mayores Felizvita.

Explican que las familias optaron por cerrar sus puertas y aislarse con el fin de evitar posibles contagios. Es decir, que las personas mayores que hasta entonces requerían servicios como limpieza, o acompañamiento, no han tenido mayor problema en prescindir de esas empresas.

Sin embargo, ancianos que requieren más atención como, por ejemplo, darles de comer, llevarles al aseo, o proporcionarles la medicación, dependen bastante más del servicio de este tipo de empresas. “Estos servicios han tenido que seguir a pesar de la pandemia, porque eran de vida o muerte,” aseguran desde Tu Mayor Amigo

Ha habido reducción en la demanda

La demanda durante los meses de confinamiento ha sido, pues, muy baja. En empresas con servicio en toda España, se ha reducido entre un 30 y un 40%.

Los servicios más afectados han sido los que plantean menor necesidad de atención: acompañamiento y limpieza.

En ese campo, para compañías de la Comunidad de Madrid la actividad ha sido prácticamente nula, con una cancelación de los servicios de en torno al 90%.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?