Vivir

Aumentan un 40% los abortos desde el inicio del confinamiento

Durante los primeros meses de la pandemia cayeron las interrupciones voluntarias de embarazos, pero las aperturas de las clínicas privadas dispararon los casos

Mujer embarazada haciéndose pruebas en un hospital.
photo_camera Mujer embarazada haciéndose pruebas en un hospital.

Los españoles se vieron obligados a permanecer en casa durante meses debido a la pandemia de la Covid-19 y, por aquel entonces, se predijo que se produciría un “baby boom”. Sin embargo, no fue así.

Muchas mujeres se quedaron embarazadas durante el confinamiento de 2020, pero no todas decidieron dar a luz.  Fuentes de la Fundación Madrina aseguran a El Confidencial Digital, que los abortos han aumentado un 40% desde que las clínicas abortivas reabrieron sus puertas en junio y septiembre.

“Durante el confinamiento, recibimos más de 250.000 llamadas de muchísimas familias pidiendo ayuda. Muchas de ellas eran de mujeres que estaban embarazadas y querían abortar”, indican fuentes de la Fundación. Una de cada dos madres se planteó durante el confinamiento estival interrumpir el embarazo.

Y así lo hicieron. Cuando abrieron las clínicas abortivas, muchas mujeres acudieron a estos centros. Unos hechos que sorprendieron a la Fundación. “Cuando comenzó el confinamiento, se hicieron más de 2.000 ecografías y analíticas a mujeres embarazadas. Nosotros creíamos que, por un momento, estas madres seguirían adelante”, confiesan desde la organización.

Sin embargo, no fue así. La crisis económica y social generada por la pandemia de la Covid-19 forzó a muchas mujeres a acudir a estas clínicas abortivas para no traer hijos al mundo. “Las familias acuden a nosotros porque tienen unas expectativas muy negras de sacar a sus hijos adelante”, sostienen.

El abandono de niños

La interrupción de embarazos no es lo único que preocupa a la Fundación. Y es que esta institución también está tratando de evitar que algunas madres abandonen a sus hijos. “Suelen ser mujeres jóvenes que esperan hasta el último momento para tomar una decisión y, por miedo a sus padres, terminan abandonando a su bebé”, explican fuentes de la Fundación Madrina a ECD.

“Son mujeres que no se sienten amparadas ni por sus familias, ni por sus parejas ni por las instituciones”, puntualizan. En abril, un recién nacido de apenas 4 o 5 días de vida fue encontrado en una bolsa de cartón en la zona de Fuencarral-Pardo. Apenas un mes antes, apareció otro bebé abandonado en una caja en Toledo.

La ONG critica la falta de formación por parte de los servicios sociales y sanitarios sobre las múltiples ayudas que puede recibir una mujer embarazada. “¿Sabes por qué no dan los niños en adopción estas madres? Porque muchas de ellas no quieren dar su identidad y prefieren permanecer en el anonimato. Eso, a día de hoy, está prohibido. Tienen que dar sus datos. Por eso prefieren abandonar a los niños o abortar”, ratifican fuentes de la Fundación.

Se avecina un baby crack

La Fundación Madrina ha pedido al Gobierno que ponga en marcha un plan de medidas urgente para proteger a las familias más vulnerables y evitar así el “baby crack” que se está generando y fomentar la natalidad.

Esta crisis sanitaria derivada de la Covid-19 ha generado una “nueva pobreza” que se está convirtiendo en una “pobreza estructural” en España. En otras palabras, familias que antes tenían un trabajo y un hogar, ahora están en paro y no reciben apenas ayudas sociales.

Ante esta situación, las parejas no se sienten motivadas a formar una familia ante la falta de ingresos para mantener a sus hijos.

El vídeo del día

Así se construye el avión supersónico silencioso X-59 de la NASA
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable