Vivir

Ceuta, un mes después de la avalancha: dos mil inmigrantes sin techo disparan la conflictividad en las calles

No hay infraestructuras para acogerlos, duermen en las playas, en dos cárceles abandonadas y se resisten a ser trasladados a una nave habilitada en El Tarajal

Personas migrantes caminan por la playa del Tarajal, a 17 de mayo de 2021, en Ceuta (España).
photo_camera Personas migrantes caminan por la playa del Tarajal, a 17 de mayo de 2021, en Ceuta (España).

Hace un mes, miles de inmigrantes sin documentación lograron entrar en Ceuta. Casi 1.500 de ellos eran menores de edad. Nunca habían entrado tantas personas de forma ilegal en esta ciudad en un mismo día. Era un hecho sin precedentes. Ahora, un mes después, la situación no ha mejorado mucho.

Fuentes del ayuntamiento de Ceuta confiesan a El Confidencial Digital que, a día de hoy, dos mil inmigrantes duermen y viven en las calles de la ciudad.

Ceuta “no tiene la capacidad para acogerlos a todos, no hay infraestructuras”, indican desde el consistorio. Estas personas viven en diferentes asentamientos por toda la ciudad y eligen dormir en la playa o en espacios abandonados. “Se les está atendiendo en la medida de las posibilidades”, subrayan.

Según fuentes policiales consultadas por ECD, muchos inmigrantes han decidido ocupar la antigua cárcel de mujeres de Ceuta -actualmente en ruinas- y La Rosaleda (otra prisión abandonada).

Sin embargo, no podrán quedarse mucho tiempo en esta última cárcel. Según fuentes del ayuntamiento, los inmigrantes deberán abandonar este lugar muy pronto porque quieren hacer obras en este edificio.

El consistorio está preparando y habilitando naves en la zona de El Tarajal, donde se encuentran los menores ubicados, para que puedan dormir allí. Sin embargo, esta noticia no ha sido recibida con mucho entusiasmo.

“Nosotros estamos patrullando y les preguntamos si quieren ir a la nave a dormir y nos dicen que no, que prefieren estar por ahí”, indican fuentes policiales.

“Todos los días llama alguien al 112”

La situación de precariedad y pobreza en la que viven los inmigrantes es evidente. Tanto así, que han aumentado los conflictos en la ciudad.  “No para de haber robos y peleas. Esto es horroroso”, lamentan policías nacionales a ECD.

“Han tenido que aumentar la seguridad y las patrullas por las playas ante el aumento de robos. Esto es insostenible”, explican los agentes. La Consejería de Medio Ambiente aumentó el número de vigilantes en las playas de la ciudad para prevenir estos incidentes.

 

Un servicio que comienza a mediodía y se mantiene hasta las 20.00 horas. Los policías están desde las 12.30 de la mañana hasta las 19.30 de la tarde.

Fuentes del Ayuntamiento de la Ceuta aseguran a este digital que “hay mucha intranquilidad en la población”. Y no sólo por los robos, sino por los conflictos que se viven en el día a día. “Hay reyertas sobre todo entre los propios inmigrantes”, aclaran desde el consistorio.

“Se apuñalan entre ellos. Hay peleas a todas horas”, confirman los agentes de la policía nacional.  “Todos los días llama alguien al 112. La gente tiene miedo”, añaden.

Cientos y cientos de inmigrantes no tienen donde dormir ni qué comer. Es por eso que tratan de salir de Ceuta y llegar a la península escondidos en camiones. La Guardia Civil del control del puerto ya ha interceptado a decenas de hombres ocultos en estos vehículos.

Una nueva boca del volcán de La Palma genera una colada que arrasa el cementerio de Las Manchas

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?